Inicio La Pampa "La economía oligárquica de Macri"

«La economía oligárquica de Macri»

EL LIBRO DE BRUNO SUSANI QUE CRITICA UN PLAN ECONOMICO DESPIADADO

La primera impresión que provoca la lectura del libro es que el proceso económico impuesto por el macrismo en el período 2015 -2019 fue deliberadamente intencional.
Por Armando Luis Zapata
En 191 páginas, el autor analiza y cuestiona minuciosamente ese plan neoliberal. El que concentró críticas de todo calibre, provenientes de sectores de diversa extracción política e ideológica enfrentados con un gobierno representativo de la derecha ortodoxa, conservadora y ultra especuladora.
Susani lo hace desde su pertenencia al peronismo -ya plasmada en su primer libro «El peronismo de Perón a Kirchner», editado en Francia en 2014 y en Argentina en 2015 -, al que se vinculó luego de su paso por el Partido Socialista de Vanguardia, una ramificación del Partido Socialista Argentino. En su trabajo, es dable reconocer un valioso y profuso bagaje académico que pone distancia con el dogma de los tecnócratas de la economía y fundamentalmente de los enrolados en el «monetarismo» (los acólitos de Milton Friedman). En cada uno de los seis capítulos del libro prevalece como línea de pensamiento y análisis la Economía Política, aviesamente apartada de la centralidad del debate de ideas y suprimida en la gran mayoría de los espacios periodísticos de la Argentina.
Los conceptos de Alfredo Zaiat en el prólogo exaltan el cometido de Susani, quien fue diputado regional por el Partido Socialista de Francia en el período 2004 -2010. Dice el columnista económico del diario Página 12: «El rostro despiadado del neoliberalismo empezó a emerger detrás de la inmensa propaganda y marketing de la Alianza Cambiemos. La base de la pirámide social empezó a enfrentar una situación desesperante, reflejada en el crecimiento de comedores escolares que comenzaban a registrar un aumento considerable de personas que atienden. Las clases medias comenzaron a sufrir con tarifazos, caída de ingresos, cierre de comercios y caída industrial. La crisis de la economía macrista es la peor desde la debacle de 2002. Es un fiasco en términos del resultado de casi todas las variables macroeconómicas relevantes. El mundo de la ortodoxia cuenta con un imprescindible blindaje mediático, político y académico para disimular sus fiascos, pasados y presentes. Por eso mismo resulta tan importante libros como los de Susani, que colaboran en la valiosa tarea de dejarlos en evidencia.

Sin rodeos
Susani, afirma que «los equilibrios entre las variables económicas son siempre precarios y la economía argentina es de una extrema fragilidad ya que su base, constituida en particular por la articulación del mercado interno, el presupuesto del Estado y la balanza de pagos, es endeble. Los equilibrios entre el crecimiento, la paridad cambiaria y el gasto público son extremadamente delicados y frágiles. La Gran Recesión de 2008 había mostrado que, moderando su exposición al exterior, la Argentina había en parte escapado del poderoso choque impuesto a la economía mundial. El gobierno peronista no solo había logrado sacar a la Argentina de la crisis económica del 2001 sino que había elaborado difíciles y delicados equilibrios por medio de los cuales había logrado disminuir la deuda pública y afianzar la independencia económica, incrementar el PIB per cápita, corregir la distribución del ingreso para mejorar la justicia social. Al contrario, las medidas económicas que Macri puso en práctica al iniciar su gobierno produjeron consecuencias similares al desplazamiento de un elefante en una exposición de porcelanas. Los desequilibrios provocados condujeron muy rápidamente a una nueva crisis.»
Sostiene el autor que «la genésis de la crisis económica macrista comenzó durante el primer año de mandato, 2016, cuando desfinanció el Estado a través de la baja de los impuestos a los más ricos.() Durante 2016, la supresión y la baja de las retenciones a las exportaciones, la devaluación del peso (53% en el primer mes de gobierno), el incremento de la tasa de interés, el aumento de las tarifas de los servicios públicos fueron los indicadores avanzados de una recesión anunciada, a la cual se sumó una inflación que alcanzó los niveles más elevados desde 1991. Las medidas económicas provocaron una estanflación, vale decir, estancamiento económico con inflación. En el segundo año, 2017, la pérdida de la recaudación impositiva llevó al gobierno a pedir préstamos a los bancos extranjeros para compensar los recursos resignados y financiar el presupuesto. Esto permitió sostener la actividad de la construcción y provocó un «fuego de paja mojada», efímero, para ganar las elecciones legislativas. Las clases más pudientes relevaron la debilidad de la política económica y se lanzaron a salvar lo que se podía comprando dólares mientras el complejo cerealero-sojero impulsaba la devaluación para compensar su «pérdida» por la inflación, lo que la aceleró. Acosado y aleccionado por sus amigos banqueros de Wall Street, Macri, ya sometido al Fondo Monetario Internacional (FMI), comenzó a esquilar a los argentinos con un plan de austeridad para pagar los préstamos contraídos. En 2018, la recesión económica alcanzó ribetes excepcionales que propulsaron la tasa de desempleo a más del 12 por ciento».
Postura.
Susani en este texto profundiza sobre los problemas de la restricción externa, sobre los precios relativos y los componentes de la demanda global (consumo, inversión, exportaciones y gasto público); sobre la desindustrialización del país; sobre el desempleo y la desigualdad y el manejo financiero asaz especulativo del gobierno macrista.
Sienta posición al no ahorrar críticas al «gorilaje» y a la dictadura militar de 1976-1983 con la que el grupo Macri mantuvo aceitados vínculos y obtuvo beneficios ; al gobierno de Menem y De la Rúa y a la Convertibilidad diseñada por Cavallo y sus efectos deletéreos. Y recalca elogios a las políticas implementadas por Néstor y Cristina Kirchner. También responsabiliza a la oposición colaboracionista (incluye un sector del peronismo). Esa oposición a la que define «de pompa y aparato» y que convalidó con votos favorables al gobierno (ej. El pago a los fondos buitres). Con respecto a ella, Susani afirma que «se enardecía en su vanidad y servilismo, colaborando al empobrecimiento nacional».
Finalmente, Susani no soslayó el «blindaje» que los medios periodísticos prodigaron a Macri y a su gobierno, «el que eligió favorecer una facción minoritaria que llamamos la plutocracia en vez de obrar a favor del interés federal».

Se presenta mañana
El libro de Bruno Susani será presentado mañana a las 18.30 en «Viejo Gómez», un reducto gastronómico de General Pico. Bruno pasó su infancia y adolescencia en esa ciudad pampeana. Hijo de inmigrantes, que llegaron a la Argentina por la Segunda Guerra Mundial, cursó estudios primarios y secundarios en Pico. Egresado de la Escuela Industrial, luego cursó estudios universitarios en la Universidad Nacional del Sur. Allí se graduó de Licenciado en Economía y fue secretario académico en el Departamento de Economía de esa casa de estudios. A consecuencia de la dictadura militar de 1976, él y toda su familia se afincaron en Francia -la tierra natal de Bruno y sus padres-.
El padre de Bruno estuvo al frente por décadas de una prestigiosa casa de fotografía en General Pico. En ese país, Bruno Susani se doctoró en Ciencias Económicas y fue diputado regional por el Partido Socialista de Francia entre 2004 y 2010.