miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio La Pampa La economía provincial, en el podio

La economía provincial, en el podio

A pesar de la crisis, que se agravó en estos dos últimos años de la gestión de Cambiemos, La Pampa fue una de las tres economías provinciales que logró sortear los vaivenes coyunturales y posicionarse mejor que cuatro años atrás. Así lo reveló un informe del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que informó que nuestra provincia creció en un 5 %, liderando así un ranking donde 18 distritos dieron guarismos negativos.
Acorde al Monitor de Provincias, llevado adelante por el Ieral, a mitad de 2019 unas pocas terminan mejor que hace cuatro años, siendo la economía pampeana la que lidera con un 5%. Córdoba (+2%) y Santa Fe (+1%), completan el podio de la lista que tiene a 18 provincias con números negativos que oscilan entre el -2% (como Buenos Aires y Entre Ríos) y el -19% (Catamarca). En términos generales, la región Pampeana ha tenido una mejor performance, mientras que han estado más complicados el NOA y buena parte de la región Patagónica, exceptuando Neuquén (0%).
¿Cómo llegó el Ieral a esta conclusión? Para comprender el porqué de este desempeño, se tomaron en cuenta tres indicadores, que representan los impulsos que han tenido las distintas provincias: el sector privado, el impulso fiscal y las exportaciones. La Pampa dio positivo en los últimos dos y negativo en el primero, aunque fue una de las provincias donde el impacto de la crisis influyó menos.

Lo privado y lo público.
Según explica el Ieral, en esta categoría se tomó en cuenta «si hay más personas empleadas o mejora el poder de compra de sus salarios, la población comprará más, e impulsará la actividad económica, especialmente a través del comercio. En este punto, sólo se considerará sólo la masa salarial privada, puesto que la pública será tenida en cuenta en otro de los vectores de impulso».
«En estos últimos años, el estancamiento y las diferentes devaluaciones terminaron generando una significativa caída en el poder de compra de la población en todas las provincias argentinas, que explica la abrupta caída en las ventas comerciales, especialmente en aquellas de bienes de consumo postergable, como los autos. Es decir, hablamos de un impulso privado negativo», detalló.
Sin embargo, «la masa salarial privada experimentó una caída significativa en el período, con guarismos de todos modos más moderados en La Pampa (-5%), Jujuy (-5%) y Tucumán (-6%), pero muy marcados en Tierra del Fuego (-32%), Catamarca (-31%) y Santa Cruz (-22%)», completó el informe.