Inicio La Pampa La energía del metal

La energía del metal

Marcelo Faruelo es el responsable de «GP Metalización», una empresa que desde el Parque Industrial de General Pico se encarga de la reparación y la fabricación de maquinaria para el mercado del petróleo y también minero y agropecuario. Da empleo a 37 personas.

La Toyota modelo ’81 avanzaba a 70 kilómetros por hora hasta llegar a Cutral Có, Picún Leufú y algunas otras localidades donde la Patagonia comienza a ser profunda. Marcelo hacía algún trabajo chico para alguna petrolera y enseguida emprendía el regreso. Eran épocas «de sembrar» como lo recuerda hoy mientras muestra las instalaciones de su fábrica en un enorme predio del Parque Industrial de General Pico.

«Era un parto llegar, cada viaje era una odisea, la verdad que nos hicimos bien de abajo. Me acuerdo de que mi viejo tenía una combi y con un amigo que estudiaba Ingeniería nos fuimos para la zona de Cutral Có. Habíamos llevado chorizo y queso así que comíamos y dormíamos en la combi. Eran trabajos pequeños en las petroleras neuquinas y así fuimos abriéndonos camino, bien de a poco».

Marcelo Feruelo tiene 45 años, nació y creció en Pico y a los 15 ya estaba en contacto diario con el trabajo metalúrgico. Su padre tenía una fábrica de bulones y gracias a ello comenzó a tener sus propios ahorros para pensar en un camino con su sello.

«Hice la Tecnicatura en Ingeniería y también en Administración de Empresas y arranqué hace 15 años. Con mi papá aprendí a manejar el torno, la fresadora, a reparar distintas cosas hasta que pude comprar algunas máquinas para mí y empecé. Lo que iba ganando lo reinvertía enseguida y así compré unas máquinas de rociado térmico.

Hicimos la diferencia con máquinas que no había en la zona», recordó Marcelo.
Ese fue el inicio de «GP Metalización» cuando en un pequeño galpón de la calle 106 se acumulaban maquinarias que claramente excedían el espacio del lugar. «Se convirtió en un dolor de cabeza porque cada vez que venía maquinaria pesada había que cerrar la calle y generábamos malestar en los vecinos, no daba para estar ahí», contó Marcelo en lo que fue el salto previo al Parque Industrial, en la calle Viscardi, donde funcionan el galpón, las oficinas, distintas dependencias y las enormes estructuras de trabajo.

«En la primera gestión de Carlos Verna se llamó a todas las empresas pampeanas a una reunión en 25 de Mayo y plantearon cuáles eran las que tenían posibilidades de trabajar en la industria del petróleo. Nosotros teníamos un equipo de rociado térmico y después rectificábamos, así que nos preguntaron si nos animábamos a reparar las bombas. Estudiamos todo el mecanismo y empezamos con las más chiquitas.

Comenzamos en el galpón de la 106 hasta que nos salió un crédito de Promoción Industrial que estábamos esperando desde hacía mucho tiempo y con eso adquirimos mucha maquinaria. Ahí dimos un salto muy importante porque además empezamos con la reparación de las AIB (Aparatos Individuales de Bombeo), las conocidas cigüeñas del petróleo que ves cuando andas en la ruta».

Expansión

El crecimiento de «GP» fue de la mano del avance petrolero en el país, con Vaca Muerta como cabeza de lanza. «Hace ocho años compramos el predio en el Parque Industrial: estaba todo abandonado, tenía piso de tierra. Ya habíamos pagado todo el crédito anterior así que luchamos un año y medio para instalarnos acá. Fueron dos años seguidos de mucho trabajo y gracias a eso incorporamos más equipos. Nos fortalecimos en el trabajo de ingeniería, sobre todo con muchos chicos de la Facultad que funciona en Pico y que trabajan con nosotros», resaltó Marcelo.

Hoy «GP» es un empresa dedicada a la fabricación y recuperación dimensional de piezas tanto en frío como en caliente. Las principales aplicaciones del metalizado en frío se realizan para la recuperación de cigüeñales, ejes de pequeño y gran tamaño, revestimientos antidesgaste en émbolos, vástagos, contravástagos y piezas sometidas a la abrasión, ataques químicos, etc.

Los recubrimientos metálicos en caliente se aplican principalmente para endurecimiento superficial de herramientas especiales de corte, recubrimientos antidesgaste de implementos agrícolas, recuperación de trenes rodantes de máquinas viales, implementos de minería, exploración de petróleo, entre otros.

Empresa hermana

La expansión de la pyme le permitió a Feruelo conformar «una empresa hermana» en 25 de Mayo: «GP Servicios Petroleros S.A.». Desde 2016 la firma realiza trabajos de campo, mantenimiento y reparaciones en el yacimiento que se ubica en esa localidad de la provincia.

«Hace tres años armamos una base en 25 de Mayo, tenemos toda la flota de vehículos con camiones y grúas. La idea es que todo se haga acá en La Pampa, que podamos ofrecer el servicio completo», dice quien junto a Sabina (44) comparte el trabajo diario en la empresa y también la crianza de cuatro hijos.

La firma da empleo a casi 40 personas y en breve comenzará la construcción de una nueva nave en el Parque Industrial. Las perspectivas son las mejores porque Feruelo avanza en tratativas con YPF para trabajar en conjunto.

«La idea es que nosotros les brindemos un taller genérico de reparaciones. En lugar de dárselo a gente de afuera que seamos nosotros los que nos encargamos. Estamos capacitados con la ingeniería, con la matricería, con todo el equipamiento necesario, por eso necesitamos ampliarnos y disponer de nuevos espacios de trabajo», explica Marcelo quien está a punto de incorporar el Compre Pampeano del Banco de La Pampa, «una herramienta que nos va a abrir más puertas porque posibilita que el cliente obtenga beneficios directos».

La diversidad de servicios también le permitió a «GP» realizar «desde cero» toda la infraestructura eléctrica de la planta de gas de Gobernador Ayala, en la zona de 25 de Mayo. «Hicimos toda la instalación eléctrica, de automatización y control, el tendido de línea y a los tableros los fabricamos, los llevamos y los instalamos. Se realizó toda la señalización. Es una hectárea completa en la que también pusimos las antenas de iluminación, los pararrayos, es decir; todo de cero, no había nada ahí y el trabajo fue completo».

Marcelo muestra cada máquina, multiplica los términos técnicos y las explicaciones de todos los detalles de una industria, la del petróleo, que está en pleno desarrollo y expansión, una industria que tiene un pie firme en La Pampa y «GP» es la mejor muestra de ello.