Inicio La Pampa "La estrategia es que no funcione el Congreso"

«La estrategia es que no funcione el Congreso»

RAUSCHEMBERGER CUESTIONO A OPOSITORES

La sesión del martes pasado en la Cámara de Diputados de la Nación finalizó «a las 5,15 del miércoles», recordó el pampeano Ariel Rauschemberger. La exagerada duración de la jornada fue consecuencia de «la actitud de del bloque de juntos por el Cambio, que se encaprichó con la reunión presencial como única forma de sesionar». Al final, resultaron «los únicos diputados que no acompañaron el protocolo de funcionamiento» de la cámara baja.
En diálogo con Radio Noticias, el legislador consideró que esa conducta «sería inexplicable, si no fuera porque forma parte de una estrategia para impedir el funcionamiento del Congreso» y recordó que «lo mismo que hicieron cuando fueron oficialismo ahora lo llevan a la práctica como oposición».
Sin embargo, con el acompañamiento de «todos los bloques restantes», la cámara pudo funcionar y aprobar, entre otras iniciativas, la ley de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística. «Eso fue lo más importante del día: a los sectores más castigados por la pandemia, turismo, gastronomía, hotelería, que permanecieron todo este tiempo sin poder funcionar, pudimos ofrecerle una herramienta con medidas de alivio; un desahogo con la prórroga de impuestos nacionales (Ganancias y Patrimonio), créditos a tasa cero por un año y después con un interés máximo del 20 por ciento, además de un programa de turismo para adultos mayores, una promoción para turismo estudiantil y la continuidad de los ATP para completar salarios hasta el 31 de diciembre».

Reactivar consumo.
Rauschemberger destacó que esta normativa fue redactada «desde la perspectiva del consumidor que adquirió un paquete turístico y no pudo utilizarlo». Para eso, escucharon a los empresarios del sector y determinaron «tres opciones: que puedan hacer el viaje en otro momento, que puedan transferir el plan a otra persona o que se reintegre el monto».
El turismo es una actividad «que sostiene más de un millón de puestos de trabajo» y por eso requerirá también de «un programa de apoyo al turismo nacional, mediante un bono vacacional y una promoción especial a la venta anticipada con importantes descuentos para el turista». La idea es «poner dinero en el bolsillo de los argentinos para que hagan turismo dentro del país», afirmó.
El ex ministro de Hacienda y Finanzas consideró que será necesario «reconstruir la economía argentina», una misión que sólo será posible «con el aporte de todos». En ese sentido «quienes más tienen pueden ayudar mucho con muy poco» y por eso el viernes los diputados del Frente de Todos presentaron «un proyecto de aporte solidario de las grandes fortunas». Esta colaboración «extraordinaria y por única vez» alcanzará a poco más de 12.000 personas físicas con un patrimonio superior a los 200 millones de pesos. «Estos recursos servirán para atender gastos de la pandemia (vacunas, insumos, equipos, medicamentos), mejorar la infraestructura, sostener empleo en Pymes, atender barrios populares, aumentar la producción y distribución de gas, y relanzar el programa Progresar para jóvenes estudiantes», enumeró.

Intensa agenda.
Esta iniciativa (conocida como «impuesto a las grandes fortunas») junto a la reforma judicial, el Presupuesto «y el proyecto para defender los activos del Fondo de Garantía y Sustentabilidad de la Anses» resultan los temas más importantes para «una agenda legislativa muy cargada».
Estas discusiones enfrentarán «la negativa a debatir del bloque de Juntos por el Cambio». Según Rauschemberger, la derecha exhibe «distintos voceros, pero carece de unidad de criterio». «En lo único que parecen estar de acuerdo es en sesionar por las redes sociales, alejados de las necesidades de la gente. En un momento tan difícil ellos eligen dar una discusión mediática, colocando sus mezquindades políticas por encima de los intereses del país».
«Creo que todavía no asimilaron el resultado electoral del año pasado», dijo. Y agregó «lo que más molesta a la oposición es que el Estado argentino lanzó con éxito un satélite en medio de la pandemia, volviendo a poner en valor la ciencia». «Les molesta el arreglo con el 99 por ciento de los bonistas, esfuerzo que servirá para despejar el horizonte y posicionarnos con buenas perspectivas de reconstrucción económica. Es lo que más les molesta», concluyó.