Inicio La Pampa La familia Calamari vendió concesionaria

La familia Calamari vendió concesionaria

La familia Calamari, propietaria de la concesionaria oficial de Renault en Santa Rosa, decidió vender su paquete de acciones en las últimas horas. Según trascendió, el comprador es un empresario oriundo de la localidad bonaerense de Trenque Lauquen y, según se afirmó, no se perderá ninguno de los 50 puestos de trabajo.
De acuerdo a lo que explicaron fuentes allegadas a la empresa, este lunes se inició el proceso de transición de la concesionaria oficial de Renault, Calamari S.A., que tiene su sede central en la ciudad de Santa Rosa y con sucursales en Trenque Lauquen y 9 de Julio, ambas localidades de la provincia de Buenos Aires.
El comprador es un propietario de una agencia multimarca oriundo de Trenque Lauquen que ya contaba con acciones dentro de la firma y que, ante la decisión adoptada por los Calamari, adquirió la mayoría. «Lo único que hay es un cambio de directorio y de paquete accionario», precisaron ayer ante una consulta de LA ARENA.
En ese sentido, afirmaron que se mantendrán todas las fuentes de trabajo, que son alrededor de 50 puestos, y que seguirá siendo concesionaria oficial de Renault. A su vez, sostuvieron que continuará llamándose «Calamari S.A.».

Concurso al día.
En septiembre de 2015, la empresa había pedido el concurso preventivo, el cual fue abierto días después por decisión de la jueza Cuarzo, debido al difícil momento financiero que atravesaba la concesionaria Renault, con deudas con una decena de bancos que operan en la provincia; y también con acreedores privados. En aquel momento, el Banco Central en su página web mostraba una deuda por cheques sin fondos que supera los 21 millones de pesos.
Sin embargo, en el expediente se presentaron 49 acreedores que reclamaron un monto total de 80 millones de pesos.
Con la decisión de la vender la concesionaria, este escenario no cambiará y se continuará cumpliendo con el pago en cuotas a los acreedores determinado por la Justicia. «El concurso se viene abonando al día», indicaron.

Una familia «desgastada».
Según pudo saber este diario, la familia Calamari no va a seguir trabajando y no va a estar más ligada a la empresa. De esta manera, dejan atrás los 26 años de trayectoria al frente de la concesionaria.
Por otra parte, y según la versión que se les dijo a los empleados, uno de los factores que influyó fue la crítica situación económica que atraviesa el país producto de las políticas que implementó el gobierno nacional de Mauricio Macri, lo cual afectó fuertemente al sector y llevó a una importante caída de ventas. «La familia se quedó sin fuerza para poder seguir afrontando la crisis y están muy desgastados». Por estos motivos, «decidieron dar un paso al costado».
«Se quedaron sin ganas, están cansados. El rumor es que se van a seguir ligado al rubro, pero no van a seguir trabajando en la empresa», completaron.