Inicio La Pampa La FIA apunta a operarios por las sospechas de sabotaje

La FIA apunta a operarios por las sospechas de sabotaje

DIVISADEROS PARADA

«Estamos en una etapa preliminar para determinar si hubo presuntos responsables» de que la central hidroeléctrica Los Divisaderos quedara fuera de servicio, sostuvo Juan Carlos Carola.
El Fiscal de Investigaciones Administrativas confirmó la información de LA ARENA en su edición de ayer, y dijo que la investigación «comenzó la semana pasada. Matías Toso vino personalmente a hablar conmigo (la Secretaría de Energía funciona a pocos metros de la F.I.A., sobre avenida San Martín), y me expresó su preocupación por la situación».
Luego se efectuó la denuncia correspondiente, «y, ahora estamos en una etapa preliminar de la investigación. ¿Qué se investiga? Un posible sabotaje, aunque por ahora es una presunción. Sé que en Divisaderos se empezaba a trabajar en los arreglos, obviamente no con la gente que es objeto de la investigación. Veremos si surgen responsables de nuestra investigación».
Sobre cuántas personas podrían estar relacionadas con la investigación el fiscal dijo que «son 6 ó 7 personas. En principio estamos pensando en tomar declaraciones vía Zoom, ante esta cuestión de los problemas de desplazamiento por el tema del Covid-19; y para eso vamos a pedir la colaboración de la Policía del lugar, o de algún organismo para ese trabajo virtual».
«En principio vamos a investigar a todas las personas que trabajaron en el lugar, que son 6 ó 7, y después veremos si se pueden asignar responsabilidades», completó.
Hace algunas semanas desde el Gobierno provincial se había mostrado beneplácito porque la central iba a empezar a generar después de no hacerlo desde 2008. El Ejecutivo había anunciado que estaban superadas las dificultades que impedían que Los Divisaderos generara energía, y que la central hidroeléctrica estaba «ya totalmente operativa».
La decisión política expresada por el gobernador Sergio Ziliotto era concentrar esfuerzos para conseguir la autarquía energética de nuestra provincia, por lo que Divisaderos estaba en línea con el Plan Estratégico de Energía pampeano.

Firmes sospechas.
Pero, después de sólo algunas semanas, ocurrieron algunos hechos -entre mayo y junio de este año- que hacen sospechar de «un accionar negligente o malintencionado en torno a la Central», por lo que las autoridades presentaron la denuncia.
En la presentación ante la FIA, se dejó constancia que las autoridades de la Central dieron aviso al Gobierno provincial de la existencia de «situaciones anormales».
Puntualizaron en un escrito que se encontraron «con válvulas de agua de enfriamiento cerradas, provocando alarma de alta temperatura en el aceite de cojinete, cable desconectado de relé de señalización de falta de aceite de cojinete, cable desconectado en motobomba de desagote de cámara de carga, impidiendo su arranque, y documentación faltante en los manuales de mantenimiento de la central».
Ayer Matías Toso le ratificó a este diario que fue el día viernes 12 de junio que formuló la denuncia ante la FIA, después que se hizo «la parada de mantenimiento» y se constataron las anomalías. Preguntado si había cámaras de videovigilancia que pudieran arrojar algún tipo de información sobre lo que puede haber sucedido en Los Divisaderos, el funcionario expresó que «algunas hay, pero no sabemos si precisamente en el sector donde se produjeron los problemas». Finalmente explicó que se armó un equipo interdisciplinario que comenzó a trabajar el 16 de junio para superar la situación.

«Extraña la desaparición»
«Para mí existen dos posibilidades, dos alternativas: una es que podría tratarse de una confusión; y la otra que puede ser un delito», dijo ayer Walter Cazenave sobre la salida de funcionamiento de Los Divisaderos. Integrante de la Fundación Chadileuvú, el docente mostró su preocupación ante la noticia publicada ayer en LA ARENA: «Realmente me llamó la atención, ya se trate de un sabotaje o de una causa azarosa», explicó. Y dijo que «lo que puede abonar las sospechas es la desaparición de parte del manual de funcionamiento».
El manual contiene «las reglas del manejo, lo que tiene que hacer el profesional al margen de sus conocimientos, y según dice la información de LA ARENA le faltan páginas».
Cazenave recordó que conoce el lugar donde está emplazada la central desde 1969, cuando se desempeñaba en el desaparecido diario «Zona Norte». En aquel momento el Ente Provincial del Río Colorado invitó a los medios, y allí estuvo: «En esa época en Colonia Chica sólo estaba la casa de huéspedes. Es decir que alcancé a ver el salto en estado natural, porque tampoco estaba el canal matriz, ni nada… Por eso, como iba allí desde hace tanto tiempo, para mí fue una gran noticia que empezara a generar», cerró.