Inicio La Pampa La firma Enresa dejaría de producir en agosto

La firma Enresa dejaría de producir en agosto

BIODIESEL

El vicepresidente de Energía Renovable SA (Enresa), Tomás Lorda, sostuvo que la crisis en el sector de los biocombustibles se inició en la gestión de Cambiemos, que fue un enemigo del sector desde el «día uno», y advirtió que si el escenario no se modifica, en agosto paralizarán la producción.
El empresario de la firma radicada en Catriló explicó que actualmente tienen «dos problemáticas, una de corto plazo y otra de mediano». El primero de ellos está relacionado a la fórmula de fijación de precios que dejó el gobierno macrista, que está «por debajo de los costos y no nos permite trabajar».
«Tuvimos un gran enemigo de los biocombustibles desde el día uno, que fue Gustavo Lopetegui. Arrancó en Jefatura de Gabinete poniendo muchísimos palos en la rueda para el desarrollo del sector, y después justo lo sientan en el sillón de la Secretaría de Energía, que era la autoridad de aplicación», sostuvo el empresario durante su participación en el programa «La Parte y el Todo», que esta noche se emitirá por CPEtv.
-En la pelea de los grandes y de los chicos, Lopetegui estaba del lado de los grandes…
-Sí, sin duda. Estaba a favor del libre mercado, pero en un mercado totalmente imperfecto con una concentración de los proveedores.
-No era libre mercado, porque el Estado legislaba a favor de los grandes…
-Independientemente de esto, que era una utopía poner libre mercado en un mercado totalmente concentrado, nos terminamos dando cuenta que era la principal contra de la industria del biodiesel en el Gobierno nacional. Y terminó con una fórmula donde él mismo nos reconocía que no nos permitía trabajar, pero que en ese momento el país necesitaba controlar la inflación y que las prioridades eran otras.
-Querían reducir los precios de combustibles presionando sobre el biodiesel y no sobre las petroleras, que eran responsables del 90 % de los precios…
-Así fue. Y así terminamos… Nos terminó dejando una fórmula que él mismo sabía que nos dejaba totalmente fuera de juego. Después empieza la nueva gestión, y como ocurre cada vez que hay una nueva gestión, tenemos que arrancar con un proceso de explicar lo que es la particularidad de la industria de los biocombustibles en la Argentina.

Terreno propicio.
Lorda comentó que en una primera instancia lograron tener una entrevista, en enero, con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. «Ahí empezamos a tener las primeras conversaciones y vimos que estábamos en un terreno más propicio, porque él claramente manifestó estar a favor de los biocombustibles, del federalismo, el regionalismo y el sector pyme», indicó.
Por estos motivos, consideraron que «había terreno para poder cultivar el desarrollo de las plantas», debido a que no era Lopetegui, que «el primer día nos dijo que estaba en contra».
«La verdad que parecía fértil, pero nos dijo que la prioridad en enero estaba en arreglar la deuda. Entendimos la situación, pero desde ahí hasta ahora todavía no está arreglado el tema de la deuda y tenemos el coronavirus», agregó.
La pandemia afectó «terriblemente» al sector, sumado a que el precio está congelado desde diciembre «con lo cual es imposible trabajar». Sin embargo, «el coronavirus hizo bajar terriblemente el valor del aceite de soja, que es el 80 % de nuestros costos, durante cuatro meses, porque bajó el consumo en China y eso bajó el valor del commodities».
De esta manera, a pesar del precio congelado tuvieron «un veranito». Pero, el escenario volvió a cambiar. » No hubo más publicación de precios y lo que pasa hoy es que el aceite volvió a subir, y subió el dólar también», precisó.

Paralización.
Lorda advirtió que este mes «ya estamos trabajando a un 20 % de producción de la planta» y que tuvieron que «asumir directamente todos los costos fijos porque la política nuestra es no tomar de rehén a las personas en los conflictos que tenemos».
«Es un problema de corto plazo en un contexto terriblemente difícil de pelear, porque nosotros vamos a ir al gobierno diciendo que vamos a parar, que va a haber suspensiones, pero es un problema más dentro de todos los que hay en la Argentina», afirmó.
En esa línea, sostuvo que si las condiciones no se modifican, en agosto «no vamos a poder entregar». De esta manera, la planta que emplea de manera directa e indirecta a unas 70 personas quedaría paralizada. «Dejaron de cerrar los números», señaló.

Carrera desigual.
En este contexto, las empresas mantienen una «carrera desigual» con el sector petrolero y con el sector aceitero. «Cada vez que hay un aumento del bio las petroleras dicen que tienen que aumentar el surtidor por el biocombustible. Ahora cuando hay baja, que ocurrido cantidad de veces, nunca bajan el precio», dijo.
«Tenemos claro que el precio lo podría fijar un gobierno y claramente las petroleras tienen margen para absorberlo. Ese es el problema de corto plazo que tenemos hoy», amplió.
Lorda manifestó que son «intrusos» tanto en el sector aceitero como en el petrolero. Por estos motivos, «si no nos protege la legislación y el Estado desaparecemos automáticamente. Vivimos porque hay una ley de combustibles»
-Acá hay un costo oculto que paga la provincia… Estos vaivenes de la industria, lo que hacen desalentar a aquel que teniendo capital y habiendo visto la posibilidad de hacer una tercera planta en La Pampa, o en otra provincia, ante estas vicisitudes dice que no. Tal vez esté detrás la intención de que no aparezcan nuevas pymes de biodiesel que fomenten las economías regionales…
-Lo que creo es esto, nuestro proveedores y nuestros clientes quieren integrarse. Si te referís a que haya una política deliberada para eso por parte del lobby de los sectores petroleros o aceiteros, sin dudas. Van a ser grandes y van a producir en el puerto, por eso es tan importante el agregado de valor en la provincia, porque sino nos transformarnos en productores de granos y se transforma todo afuera de la provincia. El tema de mediano plazo es que la ley tiene vencimiento en mayo de 2021, ahí estamos con un problema bastante más serio. Hay todo un sector petrolero y aceitero que está pujando por hacer un cambio de ley y meterse dentro de la industria para mercado interno. Del otro lado, está el sector pyme que estamos apoyando que haya una prórroga o que haya una reforma, pero siempre contemplando la originalidad y el sector pyme. Esa es la batalla importantísima que se nos viene para los próximos meses.