“La gente está mal”

COMEDOR ASISTE A MAS DE 200 FAMILIAS

El merendero y comedor Los Amigos Solidarios funciona en el barrio Nelson Mandela, en la ciudad de Santa Rosa, y en la actualidad le da de comer a más de 200 familias del sudeste de la capital provincial.
En ese contexto, Mario del Río -integrante del grupo impulsor de la iniciativa solidaria- sostuvo que cuando empezaron con la “misión”, hace seis meses, cocinaban con 20 paquetes de fideos y ocho kilos de carne, no obstante hoy necesitan más del doble de insumos.
“La gente está mal. Tenemos la obligación moral de seguir. Concurren adultos que se largan a llorar y nos cuentan que hace tres días que no tiene nada para darle de comer a sus hijos”, manifestó Del Río en diálogo con Radio Noticias.
“Arrancamos hace seis meses, tengo un amigo que vive ahí el barrio, da fútbol y contiene a los nenes todas las tardes. Me contaba la situación y no se podía creer, los chicos se morían por un pedazo de pan y pasaban hambre. Se nos ocurrió ver qué podíamos hacer y nació brindar una comida los sábados, empezamos con eso. Nos pusimos de acuerdo con los amigos de siempre y arrancamos de esa manera”, contó.
“Cuando empezamos cocinábamos para 100 personas, con 20 paquetes de fideos y ocho kilos de carne nos alcanzaba. Ahora estamos pasando las 200 porciones y por cada comida necesitamos 45 paquetes de fideos y casi 20 kilos de carne. La gente se sigue arrimando y cada vez recibimos menos ayuda. Entendemos que la gente la está pasando mal y cada vez nos ha ido ayudando menos, pero nosotros tenemos la obligación de seguir”, añadió.
-¿Los comensales son chicos y grandes?
-Hacemos como un comedor, va la gente con el tupper y le entregamos la comida para toda la familia. Que coman papá, mamá y los hermanitos; lo manejamos de esa manera. Tenemos colaboradores puntuales, tenemos la presión que cada vez se suma más gente y no le podés de decir que no.
-¿Por qué no le podés decir no?
-Porque se paran enfrente, se largan a llorar y te dicen que hace tres días que no tienen qué darle de comer a sus hijos.