“La gente no quiere depender del Sistema Financiero”

HERNAN BRIENZA Y UN ANALISIS DE LO QUE DEJO SOCIALMENTE EL 25 DE MAYO

El periodista (ex “678”), político e historiador comparó lo sucedido en 1810 y en la actualidad. “Antes se hablaba de Monarquía o República”, mientras que ahora se habla de “Democracia o Corporaciones”.
El escritor Hernán Brienza hizo un análisis de lo que dejó la jornada del viernes 25 de mayo, una fecha en la que se celebró un nuevo aniversario (el 208º) de la Revolución de Mayo. Pero esta vez no fue un día más. No sólo se llevaron a cabo los tradicionales actos alusivos a la fecha patria a lo largo de todo el país, sino que la jornada estuvo políticamente cargada de significaciones, entre las que se pudieron destacar la marcha del “25M”, encabezada por la oposición, que se manifestó masivamente en rechazo del regreso al Fondo Monetario Internacional dispuesto por el gobierno. También se hicieron múltiples homenajes al cumplirse 15 años de la asunción de Néstor Kirchner como presidente de la Nación.
En este sentido el político e historiador -entre otras profesiones que presenta su currículum- dialogó el sábado con El Aire de la Mañana (Radio Noticias 99.5) y se refirió en principio al tradicional Tedeum celebrado en Buenos Aires, donde el arzobispo Mario Poli brindó una dura homilía frente al presidente Mauricio Macri y su Gabinete, reclamando atención del Estado hacia los sectores “más débiles” y advirtió además una justicia distributiva largamente esperada”. En ese contexto surgió un error ¿Involuntario? de parte del presidente que se equivocó al momento se persignarse, acto que fue captado por las cámaras de los medios presentes: “me sigue impresionando la falta de respeto en la persignación de Macri”, deslizó el entrevistado y agregó que “no es obligatorio ser católico, podes no persignarte, pero me impresiona como él hace”. En este sentido indicó -siempre a modo personal- que “él quiere que los demás sepan que no le importa. Le parece que es canchero, ‘no me importa, pero la hago como se’. Pero es una falta de respeto a los creyentes”, argumentó. Haciendo hincapié en este gesto, Brienza lo relacionó con la manera en la que el mandatario lleva adelante sus políticas… “lo hago como qué… una falta de respeto pero no me importa”.

Marcha contra el FMI.
Dejando a un lado ya el exabrupto cometido por el presidente, el periodista (en su rol de entrevistado) pasó rápidamente a la multitudinaria marcha que llevó a cabo un sector que está identificado claramente con el peronismo, el kirchnerismo; con el amplio plano de la izquierda nacional; “un amplio movimiento nacional” -como él lo describió- y de la cual hizo una comparación histórica con el hecho de estar “atado” al Fondo, a la deuda externa, y a la Monarquía española: “así como el 25 de mayo de 1810 la discusión era entre República y Monarquía (aún la independencia estaba en veremos) y lo que se discutía era por la dependencia con España y el monopolio del comercio, creo que en el 2018 la discusión es entre Democracia y Corporaciones, y creo que la gente no quiere depender de la metrópolis de hoy que es el Sistema Financiero”.
Continuando con su análisis de la movilización, la cual demostró el descontento de la sociedad participante contra el “desmodelo económico del Macrismo”, y sostuvo que desde el Gobierno “estimulan a que no se sepa de historia, despolitizan un hecho tan político como el 25 de mayo, ¡Es una Revolución! Un hecho patriótico que abarca a todos”, dijo y sostuvo que “cuando un gobierno no quiere que su pueblo sepa de historia, no quiere que su pueblo se avive, que sea autónomo, autosuficiente e independiente, y que no sepa que el endeudamiento fue una repetición sistemática en la Argentina”. En este sentido enumeró las deudas externas de Mitre, de Juárez Celman, de la Revolución Libertadora, la de Martínez de Hoz, las de Caballo (1982, 1989, 2001) y la de Macri: “son síntoma del fracaso argentino”.

Arrepentido político.
Respecto de lo mencionado con anterioridad, el entrevistado expresó que “si el argentino supiera de historia, no hubiese votado como vota”. Aún así dejó claro que la falta de concientización no tiene que ver con las decisiones personales porque “se tiene derecho a votar lo que se quiera, pero el problema está cuando se vota sin saber qué se vota”.
“La gente votó más por bronca que por inteligencia, por escandalización de los medios que inteligencia… Ojo, no hablo de la totalidad del voto, sino de aquel que un día vota a uno y otro día vota a otro”, analizó Brienza y agregó que “hay una franja fluctuante en Argentina que vota por humor y no por conciencia”. A través de su percepción indicó que existe el “arrepentido político”, pero el tema en cuestión es como se lo aborda: “si al arrepentido político le decís ‘sos un pel…. que votaste mal’, se cierra. Uno a veces tiene tanta bronca que lo aborda agresivamente, así que hay que abordarse con respeto, porque la gente tiene derecho a equivocarse, entonces hay que comprender a aquel que reconoce que se equivocó”.
En este marco se atrevió a hablar también a la posibilidad de que Cristina Fernández de Kirchner pudiera “abordar” a aquel “arrepentido”. Cristina es “absolutamente auténtica”, dijo y la definió además como “la mejor actriz de sí misma”: “ella podría, y tendría que cambiar el escenario político y seguramente ella también tendría que cambiar algunas cosas, pero no creo que le falte el respeto de la misma manera que otros se lo faltamos a quienes se equivocaron… Lo que no se es si el ‘arrepentido’ pueda volcarse a votar a Cristina, porque sino la votó en 2015… Y también hay que ver si ella quiere convencer a los arrepentidos o si quiere acompañar otra fórmula”, dijo el ex integrante del programa “678”.