miércoles, 13 noviembre 2019
Inicio La Pampa El sueño de una joven emprendedora

El sueño de una joven emprendedora

Tania Castilla tiene 21 años y vive en La Humada. A pesar de ser muy joven, decidió desafiar sus miedos y llevar adelante uno de sus sueños: reabrir la panadería de sus padres.

Tania es hija de comerciantes. Vive con sus padres en La Humada, un pueblo de unos 700 habitantes ubicado en el oeste pampeano. «Es un lugar muy lindo y la gente es amable. Es chico pero es muy tranquilo y lo mejor: ¡acá nos conocemos todos!» afirmó la joven en diálogo con LA ARENA, describiendo así con entusiasmo y cariño, su lugar de residencia.

«La cotidianidad de mis días se resumen en compartir con amigos, familia, y trabajar en mi panadería», afirmó Tania. Resulta que la joven es dueña de su propia panadería. ¿Cómo surgió?, anteriormente ayudaba a sus padres en su comercio: una despensa. En el mismo terreno de su casa supo funcionar anexo al mercado, una panadería, en la cual sus padres producían el pan que allí vendían. Sin embargo, debieron cerrarla porque dejaron de contar con el tiempo suficiente para atender ambos comercios.

Fue así, que a Tania se le ocurrió la posibilidad de reabrir la panadería. Lo pensó por muchos días seguidos, tanto así que se había convertido en su sueño. «Un día pensé en reabrir la panadería… tenía miedo, ya que no sabía si era correcto hacerlo. Entonces, se lo conté a mis amigas. Ellas enseguida me apoyaron. Fue así que me animé a decirle a mis padres», contó la joven a este diario.

Afortunadamente la respuesta de Olga y Guillermo, sus padres fue positiva y alentadora. «Contar con el visto bueno de mis padres fue lo que me animó a tomar la decisión», expresó Tania.

Jóven emprendedora

«Abrí la panadería porque acá en el pueblo no hay demasiado trabajo y yo quería ir teniendo mis cosas, además tenía el plus de la satisfacción de continuar con el oficio de mis padres», destacó la joven.

El gran día fue el 28 de julio de este año. Anteriormente Tania recorrió su pueblo e indagó a cada comercio la posibilidad de proveerles de pan. La respuesta de los comerciantes locales fue excelente, y así fue como la primera producción salió.

Si bien actualmente vende galleta de campo, dos variedades de pan, pan de pancho y hamburguesa, sus expectativas son de aumentar aún más la oferta y así poder emplear a jóvenes de su localidad con ganas de trabajar. «Yo quisiera que mi panadería pueda crecer para poder dar trabajo a los jóvenes que lo necesiten. Acá es muy chico, no se vende mucha cantidad pero día a día la voy llevando», explicó Tania, feliz y esperanzada. ¿Lo curioso? Toda la producción está elaborada en el horno de leña, lo que le otorga un valor extra en tiempos de cocción eléctrica.

Asimismo, contó que «la profesión de la panadera es muy linda, pero no tengo tiempo para hacer otra cosa, debido a que suelo estar gran parte del día aquí. Sin embargo, no podría no decir que trabajar en una panadería está bueno. Lo hago con mucha pasión y lo que más me alegra es que la gente de mi localidad compra el pan y me felicita por el trabajo que hago, le gusta. Eso me da una satisfacción enorme».

La panadera más joven de la zona

La historia de Tania es un ejemplo para todos aquellos jóvenes que deseen emprender su propio rumbo, su propio proyecto o comercio. «Quisiera que mi historia pueda motivar a las personas y decirles que nada es imposible, que hay que ir detrás de los sueños. Cuesta, nada es fácil. A mi personalmente me ha costado lágrimas, miedos, pero siempre hay que seguir luchando, y hoy estoy feliz», narró emocionada.

Las expectativas de Tania son las de crecer y así en un futuro poder generar empleo en su localidad. «Hoy estoy emprendiendo porque me gusta, pero también por mi pueblo, La Humada, que lo quiero ver crecer», finalizó.

Tania junto a sus padres, Olga y Guillermo.
Parte de su producción.