Inicio La Pampa "La industria pampeana está funcionando en su totalidad"

«La industria pampeana está funcionando en su totalidad»

PRESIDENTE DE UNILPA, DE ACUERDO CON LA INTERVENCION DE VICENTIN

«Ahora la industria pampeana está funcionando en su totalidad». Así lo destacó el presidente de la Unión Industrial de La Pampa (Unilpa), Rubén Gorordo, quien sostuvo que -tras la flexibilización de la cuarentena en la provincia- el sector «empezó a caminar» sin que se perdiera «ningún puesto de trabajo».
En diálogo con LA ARENA, el dirigente analizó cómo se encuentra el sector industrial tras la paulatina flexibilización de la cuarentena. En ese sentido, Gorordo detalló que «si bien la situación en general es compleja, La Pampa está mejor comparándola con otras provincias».
«En primer lugar, las industrias son más pequeñas, con menos carga de personal y por eso acá se pudo paliar esta crisis. Algunos tuvimos más dificultades que otros pero hubo que lamentar ninguna pérdida de puesto de trabajo», precisó el dirigente, quien remarcó que uno de los principales objetivos fue la elaboración de los protocolos sanitarios.
«Después con el tema económico y financiero, creo que la provincia despacito empezó a caminar. Muchas empresas disponen del Compre Pampeano, las operaciones que se concretaron en la Expo Agro que están saliendo y los créditos que también se están dando», amplió Gorordo.
«Ahora la industria pampeana está funcionando en su totalidad. La parte metal-mecánica salió directamente rápido, traccionando, está trabajando bien y la parte agropecuaria nunca paró, se pudo cosechar sin problemas. Hay un sector más pequeño que puede estar un poco más afectado, pero todo está en funcionamiento», subrayó.
Consultado sobre cuáles fueron los obstáculos que encontró el sector luego de retomar las actividades, Gorordo señaló que la principal problemática recayó a la hora de «conseguir los permisos» y de «elaborar los protocolos sanitarios» para «salir de la provincia para enviar los productos a algunos mercados, que son negocios que costaron que se concreten».
El dirigente vaticinó que estos seis meses que le quedan al 2020 van a ser «duros, difíciles y complejos».

Intervención, sí.
El titular de Unilpa también es director de la empresa El Campo S.A, de Ingeniero Luiggi, una de las doce firmas agrícolas pampeanas con las que Vicentin registra una importante deuda: más de 23 millones de pesos. Como uno de los damnificados, Gorordo se mostró a favor de la intervención de la empresa cerealera, sin embargo advirtió: «No creo en la expropiación».
El dirigente sostuvo que «hay una responsabilidad de Vicentin, por eso estoy de acuerdo con la intervención de la empresa, se necesita ahora un control. No con la expropiación, por una cuestión de que una industria puede tener sus momentos buenos y sus momentos malos».
Y agregó: «Es una empresa de muchos años, toda la vida hemos hecho operaciones con ellos, de hacer negocios a futuro como es mi caso. Por ahí, la parte comercial no estaba anoticiada de cómo estaba la parte financiera de la empresa y por eso quedaron involucradas -como acreedores- tantas empresas o productores».

Una posibilidad.
La firma El Campo S.A quedó damnificada en un monto que superó los 23 millones de pesos. «Son dos contratos grandes de tonelaje de soja, así que esperamos cobrar algo de eso y creo que con la intervención del Estado, los productores, que yo pensaba que íbamos a perder todo si dejaban sola a la firma, vamos a conseguir algo», precisó.
Respecto a las negociaciones que tuvo con Vicentin, previo a que el Estado nacional se involucre en la firma, Gorordo recordó que «primero nos hicieron dos acuerdos para arreglar: en uno pagaban el 30% enseguida y el resto a una sola cuota a 8 años, y eso lo rechazamos. En el otro era un solo pago, pero el 50% de lo que te debían. Al principio estábamos todos enojados y lo rechazamos, al mes ya queríamos un arreglo y a los dos meses ya aceptábamos el 50%. Pero dijeron que tenían que tener la mayoría de los acreedores y ahí informaron que iban a concurso». Ahora, reiteró, «vemos posible un pago»

«Te duele».
Por otro lado, deslizó una crítica al funcionamiento del sistema bancario que «hace diferencia entre las pymes y las industrias grandes» a la hora del acceso a la financiación. «Cuando escucho los problemas con el Banco Nación, llego a una reflexión que siempre hago: a una pyme tanto nos cuesta para llegar a tener un crédito, los papeles que nos piden son muchos y con muchas garantías. Ahora, con los problemas de Vicentin me imagino que deben haber problemas con personas del banco por la parte crediticia que ha llegado», planteó en ese sentido.
Gorordo admitió que hay «cosas que te duelen» porque «veíamos que a nosotros no nos pagaban y después vemos que en plena cuarentena lo agarran a (Gustavo) Nardelli, uno de los directivos de Vicentin, navegando en su yate, y a los diez días lo detienen de nuevo en un auto de alta gama». Y concluyó: «Esto le hace un mal a la industria, porque por un lado no les pagan a los productores, algunos que pueden ir a la quiebra si no cobran, y ves cómo estas personas ostentaban su riqueza».