Inicio La Pampa La intendenta castense echó a tres empleados de la Planta de Reciclado

La intendenta castense echó a tres empleados de la Planta de Reciclado

(Eduardo Castex) – Los trabajadores de la Planta de Reciclado ayer realizaron una panfleteada con críticas a la intendenta Mónica Curutchet, y la jefa comunal respondió con tres despidos de trabajadores precarizados que comenzaron -el miércoles 10 de este mes- una medida de fuerza porque las autoridades municipales los reubicaron, pero no les garantizaron que volverían a sus puestos laborales.
Los empleados fueron cesanteados en momentos que está vigente un decreto presidencial para evitar los despidos en medio de la crisis sanitaria y económica, y otro decreto de la Casa Rosada declara «actividad esencial» a la recolección de residuos y reciclado. (ver aparte)
Los trabajadores Julio Arias, Miguel Quiroga y Ezequiel Bazán ayer -a la tarde- recibieron la carta documento firmada por la intendenta Mónica Curutchet. La jefa comunal transmitió -en una de las cartas documentos a la que tuvo acceso esta corresponsalía- que quedaba «despedido con justa causa» y dejó a su disposición la liquidación final en la Secretaría de Finanzas municipal.
En el texto relata que el lunes 8 se les informó donde debían presentarse -el miércoles 10- a trabajar, dado que por resolución 214/2020 se resolvió la reubicación. Recordó que esa jornada los trabajadores no concurrieron «a cumplir con la tarea encomendada» y por el contrario procedió «en su lugar a la toma ilegal de la Planta de Reciclado de Residuos Domiciliarios municipal, dado lugar a una causa judicial que se tramita en la Fiscalía Temática contra la Propiedad, a cargo de Leticia Pordomingo, donde se constató su presencia ilegal en el lugar».
Curutchet destacó que las ausencias a los puestos laborales «implican la inobservancia de las obligaciones que le son propias y constituyen una injuria que por su gravedad no permite la persecución de la relación laboral, por lo tanto hago saber que queda despedido con justa causa».

Despido sin diálogo.
Los trabajadores de la Planta de Reciclado comenzaron el lunes la tercera semana de protestas contra la decisión de las autoridades municipales que dispusieron la reubicación laboral, pero no garantizaron que en el futuro podrán regresar a sus puestos laborales.
Curutchet ayer procedió a despedir a los tres trabajares, pero -¿extrañamente?- desde que se inició el conflicto laboral no hubo un encuentro entre ambas partes para acercar posiciones.
La decisión de la jefa comunal también llega en un momento donde está vigente un decreto presidencial para impedir el despido de los trabajadores en medio de la crisis sanitaria y económica que atraviesa el país por la pandemia de la Covid-19. También existe otro decreto de la administración de los Fernández que declara «actividad esencial» a la recolección de residuos y reciclado.
Entre los trabajadores de la Planta de Reciclado hay contratados y jornalizados, y próximamente se vencerían algunos convenios. «Están aplicando mano dura. Es una administración macrista. Nos despiden por protestar. Muchos de los que estamos protestando vamos camino a quedarnos sin trabajo», se resignó anoche un trabajador consultado por esta corresponsalía.
Algunos profesionales consultados indicaron que los despidos, desde el punto de vista político es un error, económicamente no son convenientes en estos momentos y legalmente quedan grandes interrogantes.
«El espíritu del decreto presidencial es que no haya despidos, no importa si es contratado, jornalizado o planta permanente. Y un despido por protesta no deja una sensación muy democrática», reconocieron.

Panfleteada callejera
El grupo de trabajadores de la Planta de Reciclado dejaron de lado los carteles, y priorizaron “socializar” sus reclamos. Así desde temprano realizaron una panfleteada frente al edificio de la municipalidad de Eduardo Castex.
En el texto expresan que el “malestar y descontento” se produjo “por el trato que hemos recibido por –parte– de la intendenta (Mónica Curutchet) a cargo de nuestro municipio”. Acusan a la jefa comunal de olvidar “los valores democráticos”, principalmente “la libertad y el dialogo”. “Necesitamos decirles que no somos tratados como el resto de los empleados, fuimos discriminados y perseguidos por nuestras supuestas ideas políticas”, destacaron en otro párrafo. Y después la acusan de aplicar “métodos de otras épocas”.
“La intendenta nos prometió y mintió diciendo que se iba a arreglar el reciclado y que volveríamos a nuestros puestos de trabajo terminada la obra. Esto no lo puso por escrito en la resolución y la nota elevada al gremio”, denuncian los trabajadores. E indican que esa actitud muestra “las miserias políticas en un momento donde más que nunca se supone que debe estar del lado de los trabajadores y no arreglando por los costados con gente que no representa nuestro espíritu de trabajo y no nos conoce”.
También se quejaron porque fueron desalojados de sus puestos laborales, donde se desempeñan desde hace 11 años. “Nunca fuimos atendidos formalmente por la intendenta, más allá de que se había comprometido públicamente”, recordaron.
“Hoy el reciclado está cerrado, se está quemando la basura a cielo abierto, lo que trae un grave daño ambiental y perjudica la vida diaria e inmediata del pueblo de Castex. Todas las tardes si viven en cercanías de la zona (sur) podrá ver a lo lejos (el) humo negro y oler en el ambiente todos sus desechos quemándose”, denunciaron.