Inicio La Pampa La médica que es precandidata del FPB

La médica que es precandidata del FPB

MONICA ELENA RODRIGUEZ, TRABAJO EN SALUD PUBLICA DESDE EL PRIMER DIA DE 1985 HASTA SU RETIRO

Llegó el último día del año 1984 procedente de la ciudad de La Plata -donde estaba realizando la residencia médica, después de haber cursado la carrera en la UBA-, para sumarse al equipo de Pediatría del Hospital Lucio Molas que empezaba a rearmarse, y se quedó para siempre en Santa Rosa. Elena Mónica Rodríguez, durante toda su trayectoria se desempeñó en el área de la Salud Pública, hasta la jubilación en 2015. Hoy, precandidata a concejala en la lista del Frente Peronista Barrial, que propone como intendenta a Nelita Battista, Mónica (la llaman siempre por su segundo nombre) desarrolló su tarea proselitista cara a cara y se pudo advertir -cuando concurrió a llevar la propuesta de su espacio- como era recibida con un bien ganado afecto en los distintos barrios de la ciudad. A pocos días de la elección del Partido Justicialista, en declaraciones a este diario fue prudente al manifestarse, pero dijo que están «convencidas que vamos a hacer una muy buena elección». No obstante planteó que «esta es sólo una primera instancia, porque el objetivo mayor es sumar hacia el futuro a personas que vean en nosotros un proyecto popular y de dignificación de la participación política».
Su papá «Nacio» Rodríguez fue obrero textil, y su mamá se llamaba igual que ella, Elena, y «era ayudante de modista». Tiene dos hermanos, Alejandro y Carlos. Es casada con Gustavo Rodríguez, ingeniero agrónomo también recibido en la UBA, y tienen dos hijas: Paloma, trabaja en la ciudad de La Plata, y Candela que está en Buenos Aires y es bailarina contemporánea.
-¿Qué recuerda de su llegada a La Pampa?
-Llegué el 31 de diciembre de 1984 a Santa Rosa, y pasé ese Año Nuevo en el Hospital Lucio Molas, con Pepe Lapera (estaba de guardia) y su familia, y otros médicos y enfermeras. Vine con mi valijita de cartón, que todavía conservo; y un colchón enrollado para quedarme en el mismo Lucio Molas… porque la verdad es que «me gustaba vivir dentro de un hospital».
Dos médicos pediatras que estaban aquí, Raúl Mata, y su esposa Adriana Gellemur (fallecida) nos avisaron que aquí necesitaban pediatras y me vine… y aquí estoy. Recuerdo que Eduardo Iglesias era el Subsecretario de Salud.
-Nos cuentan que la reciben con mucho afecto en los barrios.
-Es verdad que me conocen bastante porque trabajé siempre en el Hospital Lucio Molas, en el área de Terapia Intensiva Infantil, y por ejemplo en el Centro de Salud del Matadero también porque me desempeñé allí part time…
-¿Y la política?
-Vengo participando desde hace tiempo en diversos espacios… en Mujeres por la Solidaridad desde el año 2000; después constituimos el Foro Pampeano por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; y cuando asumió Mauricio Macri conformamos el Frente Ciudadano Pampeano, que no es un partido político sino un movimiento de resistencia y movilización en 2016.
-¿Cómo fue eso?
-Diría que desde el primer momento, desde el acto de asunción de Macri ya resistíamos las políticas del gobierno nacional. Nos contactamos con compañeras del humanismo, del PC, con peronistas, de Nuevo Encuentro e independientes… y cuando las compañeras arman el Frente Peronista Barrial fue fácil advertir que nosotros estábamos cercanos. Luego del llamado de Cristina Fernández de Kirchner, cuando desde Comodoro Py nos pide que nos organicemos conformamos el Frente Ciudadano.
-Ya nos ha dicho lo que piensa de Macri.
-Es el representante del poder económico neoliberal, y estamos viendo todos los días lo que está pasando; por eso es necesario enfrentarlo con un proyecto nacional y popular.
Tenemos que recuperar el poder político nacional para recuperar derechos.
-¿Y de la gestión de Leandro Altolaguirre en la ciudad qué dice?
-Es desfavorable para Santa Rosa… una gran frustración teniendo en cuenta que venía de un sector ambientalista, y aquí no hubo respeto por eso, pero tampoco respeto por el vecino, al que no se escucha ni se tiene en cuenta. Hay que considerar que el municipio es la piel y el latido de una ciudad, y para considerarlo hay que generar unidades de funcionamiento barrial, y eso está lejos de ocurrir hoy. ¿De la Provincia qué pienso? Que intenta cuidar a su gente ante esta enorme crisis nacional, frente a un gobierno que resulta a todas luces nefasto.
-Se viene la interna. ¿Qué piensa? ¿Por qué no acordaron con sectores afines en el fondo?
-No se pudo acordar. Si bien llamaron a Nelita (Battista) a otros compañeros peronistas y también no peronistas a conformar un frente bajo un proyecto nacional y popular, parece que cada grupo tenía pensado otro diagrama y no se pudo. Hubo dificultades para plantear un proyecto común, que no tuviera que ver con nombres y candidaturas.
-¿Y cómo se ven para el domingo?
-Creemos, estamos convencidos y convencidas en el Frente Peronista Barrial que crecimos mucho y estamos en la consideración social, y como dice Nela y los compañeros puede haber muchas sorpresas. Pero además esta es una instancia más, no se acaba con esta elección. Esto es hacia el futuro: tenemos que sumar a personas que vean en nosotros un proyecto popular y la dignificación de la participación política.
-Hay que recuperar derechos.
-Claro, necesitamos recuperar derechos, y sobre todo para las personas más vulnerables. Vamos a hacer una buena elección, pero lo definirá el santarroseño, la santarroseña…
-La idea va más allá del domingo.
-Sí, estoy convencida que este grupo político va a seguir creciendo. Pretendemos seguir teniendo un gobierno provincial que defienda a la gente, y a nivel nacional recuperar el poder político para seguir ganando y ampliando derechos.
-¿Qué rol deben cumplir las políticas de género?
-Tienen que ser absolutamente integrales. No solo implementar leyes o acciones concretas como el cupo laboral trans, o la aplicación de la ley Micaela García, y tener una casa para recuperación y fortalecimiento de mujeres y niños y niñas víctimas de violencia de género. Esas son puntuales, pero en realidad todas las políticas del municipio deben ser analizadas bajo una perspectiva de género.
-¿Qué lectura hace de los cuantiosos recursos que utilizaron algunos candidatos/as para esta elección?
-Nosotras tomamos una decisión: hacer la campaña con nuestros propios recursos, y puedo decir que la última cifra arroja que gastamos 110 mil pesos. Como afirma siempre Nelita y otras compañeras, ante nuestro pueblo viviendo tantas carencias lo más importante es dialogar cara a cara con la gente.