Inicio La Pampa Cuando el arte sana

Cuando el arte sana

GENERAL PICO: EL TALLER DE "LAZOS FAMILIARES" PUSO UNA SALA DE GRABACION

Los alumnos del taller de música de «Lazos Familiares», que dicta el docente Jonathan Fernández, participaron de una jornada de grabación en un estudio de la ciudad y este año tocaron en diferentes escenarios. El grupo llamado «Sabalazos» funciona desde hace siete años en su sede de calles 16 y 21, y se presenta como una propuesta de expresión creativa para personas que afrontan algún tratamiento psiquiátrico.
El grupo se junta cada quince días, los sábados en horas de la mañana, y de ahí deviene el nombre que le asignaron. Hace unos días participaron de la jornada de cierre de talleres, en la que hicieron un poco de música y compartieron una merienda.
«El grupo siempre fue cambiando, y mientras se dan las reuniones de los familiares de los chicos, acá hacemos algo de música. Primero empezamos a cantar todos juntos y después sumamos diferentes instrumentos. Con este taller hemos hecho alguna tocada en los encuentros del área de Salud Mental», contó Fernández.
A su vez, el músico y docente a cargo de este espacio, manifestó que en los últimos meses surgió la posibilidad de ingresar a un estudio de grabación de la ciudad, para conocer «la cocina» de la música.
«Cuando escuchamos una canción, para aquel que no conoce, está todo ese misterio de cómo es que queda plasmado en un disco, o sea, la cocina de la grabación. Ellos tuvieron la posibilidad de estar tocando en un estudio de grabación y de escuchar después cómo sale la canción. Más que nada, lo importante es la experiencia para ellos», dijo.
Además, el músico contó que sus alumnos «tienen un objetivo, que es venir los sábados a hacer música», y marcó la «importante evolución» que nota en ellos, algunos de los cuales, hasta incorporaron el aprendizaje de la ejecución de algún instrumento.

Ayuda interdisciplinaria.
Lazos Familiares funciona en su sede de calles 16 y 21 de esta ciudad, y cuenta con un cuerpo interdisciplinario de psiquiatras, psicólogos y terapistas ocupacionales, que brindan herramientas y asesoramiento desde los diferentes campos, a los familiares de personas que afrontan tratamientos psiquiátricos. Mientras estas reuniones transcurren, en otra sala del edificio, se desarrolla el taller de música.
Guillermo, quien asiste al taller de música desde sus comienzos, contó sobre la experiencia que representó para ellos, haber tocado en escenarios tan significativos como los del Multiespacio del Arte del Norte (Médano) y del Cine y Teatro Pico, y de otras ocasiones en las que se presentaron en jornadas realizadas en Independiente y en el predio de la Sociedad Rural.
«La música siempre me ayuda mucho. Me sirve mucho porque yo estoy siempre en Ferro (forma parte de la hinchada de fútbol) con los bombos y tengo que hacer un tratamiento. Mientras esté en tratamiento, esto me sirve para poder tocar. Además me generó muchos amigos y me sirve para conocer más casos», contó.
También dio cuenta que si bien el grupo varía, siempre son cinco o seis personas las que asisten a cada jornada del taller.
Y por último, contó que al grupo se lo denominó con el nombre «Sabalazos», de la conjunción que surge de las juntadas de los días sábados, y de ser partícipes de la tarea de «Lazos Familiares».