Inicio La Pampa "La negociación está caída"

«La negociación está caída»

FRIGORIFICO GENERAL ACHA: EMPRESARIO NO CUMPLIO EL CONVENIO HOMOLOGADO POR LA JUSTICIA

Las negociaciones entre el empresario Eduardo de la Iglesia que se hizo cargo de la reapertura del Frigorífico General Acha, y los empleados despedidos que aún reclaman el pago del 50 por ciento de la indemnización que se les adeuda, están totalmente caídas. Así lo dijo el abogado del Sindicato de la Carne con sede en General Pico, Fernando Luis Savid Buteler.
En un contacto mantenido con LA ARENA el profesional informó que no se ha producido ninguna respuesta ni novedades sobre el plan de pago o la propuesta que posibilite activar la planta que la empresa posee a la vera de la ruta nacional 152, hacia el oeste de General Acha. Es un tema que se viene hablando desde abril, y la verdad que por el momento no hay indicios de solución.
No obstante ello, Savid Buteler indicó que recientemente estuvo en la ciudad y mantuvo una reunión con los trabajadores despedidos. Algunos optaron por hacer acuerdos de manera particular, en tanto que otros siguen nucleados bajo la representación del sindicato.

Convenio.
El abogado afirmó que desde el gremio se solicitó que proceda a la ejecución del convenio pactado con la firma y la sindicatura hace dos años, ante la Subsecretaría de Trabajo. El empresario ha prometido que pagará la deuda para evitar el juicio, pero no ha cumplido. «Lamentablemente algunos trabajadores creyeron», dijo.
Asimismo opinó que si la empresa a cargo de la reapertura de la planta no ha cumplido con los términos del acuerdo oportunamente homologado por el juez Gerardo Bonino, a cargo del Juzgado de primera instancia en lo Civil, Laboral, Comercial y de Minería de esta ciudad. Como así también, con la intimación efectuada por el tribunal para que cumpla, «es muy difícil sostener que pagará a los empleados despedidos lo que les corresponde».

Proceso.
Savid Buteler explicó que el proceso de negociación llevado a cabo por el sindicato ante la empresa, abarca a 57 trabajadores. De todas formas, algunos de ellos han optado por continuar con el reclamo de manera particular. A valores históricos, es decir sin aplicarse la actualización, son aproximadamente 10 millones de pesos lo que la firma les adeuda.
Respecto a este tema, el abogado recordó que aquellos trabajadores que siguen el reclamo de manera particular deben tener en cuenta que si aceptan la oferta que la empresa pueda hacerles, y después no cumple, corren el riesgo de poder sostener su reclamo laboral. «Si renuncian y la firma no paga, la demanda laboral puede prescribir, debido a que los plazos son dos años», sostuvo.

Reunión.
El profesional adelantó que la próxima semana tiene previsto visitar nuevamente la ciudad para proseguir con las reuniones con los trabajadores.
Aclaró que desde el sindicato siempre existe la voluntad de llegar a una solución razonable, que posibilite a los empleados despedidos cobrar lo que les corresponde. Sin embargo reiteró que «por ahora las conversaciones con la empresa se acabaron, y el arreglo de un eventual pago parcial o a cuenta directamente se cortó», finalizó Savid Buteler.