Inicio La Pampa La Pampa adhirió a estrategia nacional

La Pampa adhirió a estrategia nacional

VACUNACIÓN CON LA PRIMERA DOSIS

La provincia de La Pampa adhirió este fin de semana a la estrategia dispuesta por el Ministerio de Salud de la Nación para vacunar a la mayor cantidad de personas con una sola dosis de la vacuna contra el coronavirus. Se trata de una decisión que había sido anticipada días atrás en LA ARENA por el ministro de Salud, Mario Kohan.
En sintonía con lo resuelto desde Nación, en La Pampa se comenzará a priorizar la aplicación del primer componente vacunatorio para la mayor cantidad de personas con el objetivo de tener mayor inmunidad ante la inminente segunda ola de contagios de coronavirus. Así, se pospondrá la aplicación de la segunda dosis.
La novedad se dio a conocer en la tarde de ayer a través de un parte oficial en el que adjuntaron fragmentos de un comunicado nacional firmado por Juan Manuel Castelli, subsecretario de Estrategias Sanitarias, y la doctora Sandra Tirado, secretaria de Acceso a la Salud, quienes mencionaron que el objetivo estratégico es disminuir las muertes y las internaciones.
«El objetivo es prevenir las muertes y reducir las hospitalizaciones para evitar el colapso de los sistemas sanitarios y mantener su capacidad para dar respuesta a las necesidades de salud de la población», indicaron. Y agregaron: «Al vacunar al mayor número posible de personas con una primera dosis, se pretende alcanzar una cobertura más amplia de la población objetivo en el menor tiempo posible y, de este modo, brindar protección a los grupos con riesgo elevado frente a un posible escenario de recrudecimiento de la pandemia en nuestro país».

Desafío.

La nueva estrategia comenzó a estudiarse hace varios meses y terminó de definirse en la última reunión del Consejo Federal de Salud. Ese día, el ministro Kohan anticipó la información a LA ARENA: «Lo trascendental (de la reunión) es algo que propusimos desde La Pampa en un primer momento, aplicar la primera dosis a la mayor cantidad de personas, sobretodo elegidas por el riesgo de morbimortalidad».
Además, el funcionario aclaró: «La estrategia no será no dar las dos dosis, sino que es postergar la segunda, algo que no perjudica sino que en algunas vacunas como AstraZeneca o Covishield se puede retrasar hasta 12 semanas con un resultado mejor».
Sin embargo, el comunicado firmado por las autoridades nacionales planteó que el principal desafío es implementar una estrategia para llegar a más personas con las dosis. «El desafío que plantea la implementación de una campaña de vacunación de esta envergadura requiere de estrategias adecuadas para maximizar el número de personas que puedan beneficiarse con la primera dosis, logrando una mayor equidad en el acceso», expresó el documento.

Equidad de acceso.

En tanto, el comunicado que fue planteado como un memorando no dejó pasar por alto el contexto de falta de vacunas que existe a nivel mundial. «El contexto global de elevada demanda de vacunas y producción limitada de estos insumos ha conducido a que los Estados busquen la mejor manera de distribuir las vacunas contra Covid-19 disponibles, de la forma más equitativa posible entre las personas de los grupos que forman parte de la población objetivo y que sufren mayores complicaciones por la enfermedad», indicaron.
Asimismo, añadieron: «Al igual que lo que ocurre en el resto del mundo, todas las recomendaciones que se realizan e implementan en el marco del manejo de la pandemia de Covid-19 tienen un carácter dinámico y son evaluadas de manera permanente en función de la aparición de nueva evidencia».

Recomendaciones.

Por último, en su parte final, el documento adjuntó una serie de recomendaciones básicas para emprender la nueva estrategia vacunatoria. La primera de ellas es priorizar la aplicación de la primera dosis de vacunas contra Covid-19 en la población objetivo, «difiriendo la segunda dosis de cualquiera de las vacunas actualmente disponibles en nuestro país (Sputnik V, Covishield/ChadOx-1 y Sinopharm vacuna SARS-CoV-2 inactivada) a un intervalo mínimo de 12 semanas (3 meses) desde la primera dosis».
Además, recomendaron «la aplicación de la segunda dosis en forma escalonada priorizando de manera secuencial la población de mayor riesgo de enfermedad grave (mayores de 60 y personas entre 18 y 59 años con factores de riesgo) para completar esquema» y que aquellas personas con diagnóstico positivo posterguen la aplicación de la primera dosis de vacuna contra entre 3 y 6 meses después del alta clínica.