Inicio La Pampa "La Pampa no necesita una reforma judicial"

«La Pampa no necesita una reforma judicial»

JOSE SAPPA

«En nuestra provincia el sistema judicial es austero y funciona muy bien», y además «La Pampa tiene un proceso penal que no tiene Nación», expresó José Sappa, presidente del Superior Tribunal de Justicia. El titular del máximo organismo judicial contestó de esa manera a la consulta de LA ARENA sobre si en La Pampa también debiera proyectarse una reforma judicial, como se está proponiendo en la Justicia Federal.
Razonó que «a nivel nacional se plantea por el mal funcionamiento varias instituciones; porque hay muchos cargos vacantes y eso produce una complejidad de causas que no avanzan. Lo que se ve o se escucha es que hay mucha influencia de otros poderes del Estado sobre el Poder Judicial. Lo cierto es que no sé en qué consiste la reforma que parece ser la anunciará el Presidente (Alberto Fernández) el próximo domingo. Y habrá que ver de qué manera se cubren esos cargos y se agiliza el Poder Judicial».
-¿Y cuál es la diferencia con nuestra Justicia?
-En principio sucede que el proceso Penal como lo tiene La Pampa no lo tiene Nación.
Ahora se dio la disputa entre fiscales y jueces sobre la prisión preventiva; pero en nuestra provincia esa colisión no existe. Porque como el trámite es más rápido las resoluciones son ejecutivas, y un proceso puede durar un año, tal vez un año y medio. Lo cierto es que nuestro sistema es muy dinámico.
-Entonces no es necesario modificar el sistema judicial en La Pampa.
-En realidad estamos actualizando todo, con una impronta de dinámica, y trabajamos en la modificación del procedimiento Civil, creando la Oficina Judicial Civil. Además apuntamos a la inteligencia artificial en los juzgados civiles de ejecución, lo que nos va a dar más velocidad en la tramitación de expedientes, con una tecnología y dinámica totalmente diferente. Vamos a utilizar el programa «Prometea», para optimizar tiempos de los trámites: por ejemplo, un proveído que puede demandar 15 minutos, con el nuevo sistema demandará 2 segundos… eso nos permitirá reacomodar todo para con los mismos empleados conseguir una gestión más eficaz. Lo mismo sucedió con la digitalización de expedientes, que nos permite una mayor agilidad.
-Se discuten hoy las jubilaciones de privilegio en la Justicia. ¿Qué sucede en La Pampa?
-La realidad es que nacemos de una concepción distinta, porque La Pampa nunca entregó la caja jubilatoria. Y se tramitan por el Instituto de Seguridad Social, con lo que no hay aquí jubilaciones de privilegio. Pero además en nuestra provincia se publican los sueldos de los funcionarios judiciales; se sabe cuánto ganan y dónde se invierte lo que cobran. Porque se presentan las declaraciones juradas en la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, y se publican. Antes de que se modificara y se presentaran en la FIA se hacían y se entregaban en sobres cerrados en la Procuración y allí quedaban.
-Hay quienes cuestionan el monto de los sueldos, y que los jueces no pagan el Impuesto a las Ganancias.
-Hay que tener en cuenta que se trata de que es una función que también es diferente, y por una raíz constitucional existe la inmunidad de las remuneraciones judiciales. Pero además, sobre el tema Ganancias hay que decir que desde 2017, cada funcionario que accede a un cargo paga el impuesto. Es decir, que todos los que ingresan a partir de ese momento pagan Ganancias.
-¿Cree que está bien la cantidad de ministros del STJ?
-En mi opinión no es necesaria la ampliación. Tenemos un STJ con una buena dinámica, con las salas penales y civiles, y se interactúa en los contencioso administrativo. Considero que así se cubren perfectamente las necesidades, y no hay demoras salvo en alguna cuestión penal muy chiquita.
-¿Cómo está el tema de la cantidad de presos pampeanos de los que el Servicio Penitenciario Federal no se hace cargo?
-Ese sí es un tema que nos preocupa. Y tenemos algunas cifras alarmantes: hay 254 presos en comisarías, y 224 en unidades carcelarias… nos estarían adeudando, de acuerdo al convenio oportunamente firmado, unas 70 plazas. Por eso estuvimos gestionando con el ministro de Gobierno (Juan Pablo Bensusán) alguna plaza más de esas 70 que nos están adeudando. Es verdad que el SPF está en emergencia, porque las cárceles están superpobladas en todo el país y veremos si se logra alguna variante que nos permita aliviar esta situación.

Sistema prometea.
La Justicia procura con tecnología agilizar los procesos a través de la implementación del software Prometea, un sistema de inteligencia artificial (IA). Prometea comenzó en 2017 como una aplicación de IA en el Ministerio Público porteño. Permite realizar un dictamen jurídico de manera íntegra a través de la detección de patrones, lo que se traduce en una agilización de los tiempos procesales. Puede realizar la predicción, asistencia y automatización de la mayoría de los documentos de la administración pública, para de esta manera resolverlo mucho más rápido, como por ejemplo, pliegos, resoluciones, sentencias o dictámenes.

«Yo desayuné con asfalto».
«En algunos casos es cierto, y coincido», respondió el presidente del STJ, José Sappa, cuando se le consultó por expresiones de un abogado que litiga en el foro local, quien había manifestado que hay jueces que si bien deben tener gabinete y libros tienen que «desayunar con asfalto».
Concretamente José Mario Aguerrido dijo, y se publicó el domingo 23 en este diario, que «el abogado pelea todo el tiempo contra el sistema, con sus clientes, con sus colegas… Pero además luchamos contra un sistema donde otros abogados -los jueces- tienen todo servido: empleados, papel, teléfono, etc… y aún así muchas veces no hacen las cosas bien».
Apuntando a la carencia de sentido común de algunos magistrados, el mismo Aguerrido dijo que está bien que para ser jueces «concursen, estudien… pero desayunen con asfalto durante un tiempo, porque no todo es gabinete y libro. Y para peor en algunos casos sólo hay gabinete», reprochó.
Sappa no eludió la respuesta, y en algún punto le dio la razón al letrado. «Particularmente desayuné con asfalto mucho tiempo, porque en la profesión tengo 20 años en lo privado, y recién ingresé al sistema judicial hace 4 años», devolvió.
No obstante reconoció que lo que dice Aguerrido «en algunos casos es cierto… A veces a algunos el cumplimiento de la función les hace que no puedan percibir la realidad en su conjunto», y suele ocurrir que «falta el sentido común. Pero hay otros (jueces) que también tienen una vida social que les permite estar en contacto con la realidad», resguardó a «la mayoría» de los magistrados.
El abogado Aguerrido había sostenido que «hay jueces que desconocen la calle y la interacción con los judicializados».