Inicio La Pampa La Pampa pide un nuevo tratado

La Pampa pide un nuevo tratado

PRESENTAN AMPARO LA SEMANA QUE VIENE POR PORTEZUELO DEL VIENTO

La semana entrante, ni bien se reactive la actividad judicial en todo el país, el gobierno pampeano presentará a la Corte Suprema de Justicia un nuevo amparo para evitar que Nación siga enviando partidas dinerarias a Mendoza para construir la represa Portezuelo del Viento. Exigirá que no haya más dinero hasta contar con un nuevo estudio de impacto ambiental de la cuenca, más serio que los actuales, y que cuente con el apoyo de todas las provincias condóminas. La polémica trae a debate un tema más profundo: la necesidad de rediscutir el Tratado del Río Colorado del año 1976, una acuerdo que ha quedado obsoleto desde lo legal, lo ambiental y lo fáctico.
«Nosotros tenemos presentado desde el año pasado un amparo ambiental, donde solicitamos que antes de avanzar con la construcción de Portezuelo del Viento se haga un estudio de impacto ambiental, regional, sobre toda la cuenca», sostuvo ayer la fiscala de Estado pampeana, Romina Schmidt, al brindar precisiones en Radio Noticias sobre la acción judicial que promoverá La Pampa para evitar que Nación siga girando dinero a Mendoza. «El que se hizo es deficiente e incluso fue observado y cuestionado por los técnicos de nuestra universidad (v.g., la Universidad Nacional de La Pampa), no es regional, no estudia toda la cuenca y no tiene en cuenta las condiciones actuales».
«Si a eso ahora le sumamos que tenemos una crisis hídrica en la cuenca sin precedentes, una de las más importantes, tenemos que ver que para hacer Portezuelo tenemos que analizarlo bajo las situaciones actuales del caudal real que tiene el río, algo que no se ha hecho en todo este proceso», detalló.
El caudal actual del río Colorado «es la mitad o menos de lo que fue el modelo (para la distribución de agua del río) que se hizo en el ’76, cuando se desarrolló el Tratado del Colorado», recordó la fiscala. «Hoy en día hay que empezar a estudiar el río conforme a la oferta hídrica real, y lo que en realidad tiene el Colorado. Ni hablar que ese modelo matemático se hizo bajo unos parámetros ambientales diferentes a los que tenemos hoy en día; el paradigma cambió, y no solo tenemos que tener en cuenta la producción sino que también el ambiente, a las personas, a no alterar el medio ambiente».
«Se ha ampliado el radio de cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión; no podemos tomar una decisión basada solo en el agua y en la producción», reiteró.

Otro estudio.
El reclamo judicial que se presentará en unos días «sigue siendo el mismo, porque lo que pedimos es que se realice el amparo ambiental sobre toda la cuenca antes de continuar», puntualizó Schmidt. «Entonces pedimos que antes de continuar y seguir adelante, se realice un estudio de impacto ambiental sobre toda la cuenca que tenga en cuenta y le dé participación a la ciudadanía y a su vez cumpla con la Ley de Obras Hidráulicas, que establece que se debe hacer una audiencia pública en el Senado antes de tomar cualquier decisión».
La idea de La Pampa, remarcó, es ir un paso adelante teniendo en cuenta que el proceso de construir la represa recién está en etapa administrativa y aún no hay obras en el sitio.
Consultada por el estudio ambiental que contrató Coirco y que fue fuertemente criticado por la UNLPam, Schmidt recordó que el trabajo realizado por las universidades de La Plata y del Litoral establece «que deberían hacerse primero los estudios que ellos no hicieron, dan una factibilidad ambiental condicionada» a favor de la obra.
«En más de un apartado (las universidades) dicen que les faltó tiempo para estudiar ciertos aspectos; no se estudió por ejemplo el aspecto sismológico, la cuestión de la fauna ictícola; no tiene casi estudios de campo, y en muchas cosas se basaron en lo que había dicho el estudio de Mendoza», enumeró. «Dan esa factibilidad ambiental pero condicionada a que se hagan el resto de los estudios y demás. Eso ya nos damos cuenta de la poca seriedad que tiene este estudio».
El estudio de aquellas dos universidades también estableció «que debería reverse el Tratado del Colorado, dándonos la razón en esto de que no podemos pensar la obra que se planeó en el ’76 hoy en día, traerla directamente sin analizarla bajo los parámetros actuales», subrayó.

Cambios alentadores.
El presidente de la Asamblea en Defensa de los Ríos, Roberto «Taragüí» Rodríguez, saludó el acercamiento que tuvo la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, con el pampeano Sergio Ziliotto, y destacó que el gobernador bonaerense Axel Kicillof decidiera reemplazar a los representantes de su provincia en el Coirco, en reemplazo de los que estuvieron hasta ahora, que siempre tuvieron una postura «pro-Mendoza» en el manejo de la cuenca. «Eso ha generado que se avizore un camino… aunque no se puede ser demasiado optimista tampoco porque la historia demuestra que Mendoza siempre hizo lo que quiso», sostuvo.