Inicio La Pampa Un buen lugar para vivir

Un buen lugar para vivir

UN ESTUDIO DEL CONICET DESTACA EL DESARROLLO HUMANO PATAGONICO

La Pampa es una de las provincias argentinas con mayor calidad de vida. Así lo afirmó un estudio del Conicet, que llevó más de 20 años, y que fue publicado este lunes. El informe intenta definir, mediante una escala numérica que va del cero al diez, cuán bien viven las personas según su lugar de residencia.
De acuerdo a las últimas mediciones del Indice de Calidad de Vida (ICV), datos que se desprenden del estudio del Conicet encabezado por el investigador Guillermo Velásquez, la situación más favorable dentro del territorio nacional se da en la Patagonia, con un promedio 7,03 sobre 10. Le siguen la región pampeana (6,93), puesto donde está incluida La Pampa, la cuyana (6,91), la región metropolitana de Buenos Aires (6,77), el NOA (6,33) y en último lugar, el NEA (6,01).
Según explicó Velázquez, «para definir qué tan bien vive la gente que reside en un área determinada tomamos dos grandes grupos de indicadores: los socioeconómicos y los ambientales. En relación a los primeros tenemos en cuenta datos vinculados con dimensiones como la educación, la salud o la vivienda».
Mientras que en los denominados «ambientales», se atienden por un lado los «clásicos problemas que pueden tener impacto negativo sobre el bienestar de los residentes», como inundabilidad, sismicidad, asentamientos precarios o contaminación, y por otro los que se llaman «recursos recreativos», detalló el investigador.
Estos últimos «pueden ser ‘de base natural’, como las playas, relieves, balnearios o espacios verdes, o ‘socialmente construidos’, es decir, teatros, centros deportivos u otras actividades de esparcimiento como algo que favorece una mejor calidad de vida», precisó.

Composición.
Actualmente, la ecuación que utilizan los investigadores para calcular el índice de calidad de vida (ICV) en diferentes puntos del país atribuye un 60 por ciento del peso a los diversos componentes socioeconómicos y un 40 por ciento a los ambientales. No obstante, la importancia otorgada a los datos ambientales ha crecido -otrora, pesaban sólo un 20 por ciento- en virtud de la mayor y mejor disponibilidad de información y el mayor reconocimiento social de su valor respecto del bienestar de la población.
«La calidad de vida es un concepto relacionado con el bienestar de las personas. En ese sentido, depende de ciertas bases materiales, pero está lejos de reducirse a ellas. Si la calidad de vida se redujera meramente al consumo o a algunos indicadores socioeconómicos básicos, sería mucho más sencillo estimarla, pero sabemos que se trata de un fenómeno más complejo en el que también entran en juego variables de otro tipo, que tienen que ver con la escala de valores de la sociedad y las expectativas de progreso histórico», afirmó el investigador.

«Un desafío».
Este trabajo interdisciplinario viene acompañado de un mapa interactivo que permite conocer el nivel de calidad de vida en los más de 52 mil radios censales en lo que se divide la Argentina. Cuanto mayor es el índice en determinado lugar, más verde se lo verá el mapa (se acerca a 10), mientras que el rojo (se acerca a 0) indica lo contrario.
«El desarrollo de este software significó para nosotros un enorme desafío desde el punto de vista informático, dado que implica que en tiempo real se transfieran, a través de la red, una cantidad de datos y se permita, a su vez, un número y un tipo de operaciones -con alto grado de precisión y detalle- poco frecuentes en aplicaciones de mapeo por internet», explicó el investigador Alejandro Zunino.

Contrastes de ciudad
La interacción con la aplicación permite a los usuarios notar que existen provincias, regiones o ciudades de la Argentina en las que, bajo una primera mirada, parecería que la calidad de vida es homogéneamente buena o mala. Sin embargo, al hacer zoom se observa claramente que hay zonas dentro de esas áreas cuya realidad -en términos de calidad de vida- contrasta con la situación general que las rodea.
La ciudad de Santa Rosa no escapa a esta realidad. Según se puede observar en el mapa, hay sectores de la capital pampeana cuyo índice se encuentra por arriba del promedio de la región pampeana. El centro y barrios como Villa Santillán Oeste, Fitte, Nuestra Señora de Luján, Villa Martita, Villa Amalia, entre otros, que se encuentran con un promedio arriba de la calificación del 8.
Mientras tanto, la zona oeste y norte de la ciudad, como algunos barrios al sur de la avenida Circunvalación, las calificaciones se encuentran todas por debajo de los 6,5 puntos. Esto evidencia puntos de Santa Rosa que se encuentran con problemas estructurales como la falta de pavimentación, problemas sanitarios o espacios verdes en muy mal estado.