Inicio La Pampa La Pampa triplicó su producción de oxígeno medicinal

La Pampa triplicó su producción de oxígeno medicinal

ZILIOTTO ANUNCIO LA PUESTA EN MARCHA DE LA SEXTA PLANTA DE LA PROVINCIA

El gobernador Sergio Ziliotto informó ayer por la tarde que se está por poner en marcha la sexta planta productora de oxígeno medicinal en la provincia. Lo hizo en Twitter donde escribió un texto bajo el título «Soberanía». «En La Pampa producimos nuestro propio oxígeno. En 2004, a partir de una decisión tan ideológica como estratégica @VernaOficial (Carlos Verna) decidió no depender de ningún proveedor privado para el aprovisionamiento. Ahora vamos a poner en marcha la sexta planta productora», dijo.
El mensaje fue acompañado por una foto del edificio ubicado en el predio del hospital Molas donde funcionan las dos plantas actuales (hay dos más en Pico y una más en Acha) y se sumará la nueva. De hecho, fuentes oficiales confirmaron a este diario que hoy mismo se solicitará cotización a las cinco empresas que proveen los equipos.
«Estamos reforzando producción y capacidad para repartir en el interior. Mañana salen los pedidos de cotización a cinco empresas. Eso marca lo avanzado que está todo, porque nos tenemos que preparar para que no nos pase lo que está pasando a otros», explicaron.
En la provincia saben que el mercado del oxígeno medicinal está concentrado y cartelizado, situación que llevó a las autoridades nacionales a prohibir las exportaciones del gas de uso medicinal y a ponerle un precio tope. Ese cuello de botella que atraviesan algunos distritos del país, es el que La Pampa eludió con la decisión, adoptada hace 16 años, de autoabastecerse a partir de la construcción de plantas de producción propia.
En 2007 cuando comenzaron a funcionar las primeras plantas del Estado provincial, se producían 50.400 m3 por mes. Entre 2019 y 2020 se llevaron adelante acciones que permitieron aumentar la capacidad de producción de las plantas llevándolas a 72.000 m3 mensuales, se informó desde el Gobierno Provincial. La nueva planta incrementará la producción un 40 por ciento.
Actualmente, Salud Pública abastece con este gas medicinal a 135 puestos, incluidos los hospitales.

Hay cinco plantas
La provincia cuenta con cinco plantas productoras de oxígeno medicinal. Dos están en el Lucio Molas, en Santa Rosa; otras dos en el Centeno, en General Pico; y la restante en General Acha. Laborde explicó que el oxígeno que se produce en La Pampa no puede venderse porque no lo autoriza la Anmat. “El sistema PSA –NdR: Pressure Swing Adsorption (adsorción por cambio de presión)– se desarrolló en EE.UU, también en Francia y en Canadá, pero el Anmat todavía sigue con el sistema de la famacopea, donde el oxígeno que aprueban es el criogénico”, indicó.
¿Qué es el sistema PSA? “Es una forma distinta de producir el oxígeno –dijo Laborde–. El sistema criogénico le saca el oxígeno al aire de una forma, es otro método de ingeniería, y nosotros se lo sacamos a través de un mecanismo circular. Son sistemas distintos. El que estuvo aprobado siempre en el país por el Anmat, por su farmacopea del año cero, por decirlo de alguna manera, es el criogénico, que lo distribuyen tres grandes multinacionales que manejan prácticamente el oxígeno de toda Latinoamérica”.
El funcionario destacó que en 2005, por decisión de Carlos Verna y los ex titulares de la cartera de Salud, Rubén Ojuez y Gustavo Vera, la provincia decidió producir su propio oxígeno. En su momento, LA ARENA reveló los fuertes lobbys de las proveedoras tradicionales para que esa decisión no prosperara.
Laborde reveló que ahora la Provincia está trabajando en el plano legal para poder, si existe la posibilidad, abastecer también a otras provincias. “El sistema PSA se usa en otros países del mundo, como EE.UU, que tiene la farmacopea más avanzada, y nosotros llevamos muchos años y nunca tuvimos un problema. Entonces, si lo usa EE.UU puede usarlo cualquier provincia, solo necesitamos que se animen, como hizo La Pampa”, concluyó.

Salud triplicó su producción de oxígeno
Las plantas de oxígeno medicinal de la provincia de La Pampa aumentaron al triple la distribución del insumo médico durante el presente año, si se compara con la producción que tenían en 2019, es decir, previo a la llegada de la pandemia de coronavirus al país. Así lo reveló ayer el jefe del Departamento de Oxígeno Medicinal, Julio Horacio Laborde. El funcionario aclaró que no hay faltante de oxígeno en la provincia, pero destacó que es un bien finito y que se lo cuida como tal.
“La provincia de La Pampa desde el año 2007 es la única provincia de Sudamérica que realiza la producción, envasado y distribución de su propio oxígeno medicinal. Después, plantas de oxígenos PSA como la que tenemos nosotros están disponible en algunas clínicas porque se está extendiendo, porque es seguro”, dijo en diálogo con El Aire de la Mañana, en Radio Noticias 99.5.

Del doble al triple.
“Tenemos unos cuantos años de experiencia y el año pasado por la pandemia se mejoró el equipamiento, se actualizó. El año pasado habíamos aumentado el consumo al doble y este año se sigue trabajando, mejorando la distribución y realizando algunas actualizaciones porque respecto de 2019 el consumo se triplicó”, informó Laborde.
“El año pasado teníamos el 80% más de consumo que en años normales, pero con la pandemia se duplicó y ahora estamos cerca de triplicarlo. Por eso hemos ido actualizando el equipamiento y mejorando el sistema de distribución”, añadió.
Desde 2015 la provincia está trabajando en la ampliación de su capacidad de producción de oxígeno medicinal, con la mirada puesta en la inauguración del nuevo hospital de Santa Rosa. “Estamos a un año y medio de tener una planta de casi el doble de tamaño que tenemos ahora. Pero llegó la pandemia y tuvimos que reactualizar nuestros equipos. La Pampa se autoabastece de oxígeno y no necesita contratar al sector privado”, sostuvo.
–¿También se abastece a las clínicas y sanatorios privados de la provincia?
–Cuando podemos, sí. En algún momento lo hicimos con la Clínica Regional de General Pico, que tuvo un problema con una salida de servicio de un equipo, como ha pasado alguna vez también en el Faerac. Y cuando podemos ayudamos a los privados, porque el oxígeno no lo podemos vender, pero incluimos a las municipalidades, a los hogares de ancianos y si hace falta a alguna clínica privada también.
–¿Cuánto dinero se ahorra La Pampa gracias a este sistema?
–En criollo, en un año normal como fue 2019, con los picos de consumo invernal, se ahorran 600 millones de pesos. Ahora el consumo se triplicó. A valores de hoy, La Pampa está consumiendo en una semana 13 mil metros cúbicos por semana. Esto llevaría a una cifra promedio de 9 hasta 11 millones de pesos por semana.
–Además hay una ventaja que tiene que ver con la disponibilidad.
–La Pampa es totalmente independiente del movimiento del mercado privado de oxígeno y de las multinacionales del oxígeno, que son tres.
–¿Se está previendo ampliar la capacidad?
–Está a punto de comenzar la construcción de una nueva planta anexa a la que tenemos en el Hospital Molas para equiparla con tres máquinas de última generación, mucho más grandes en capacidad de producción, para el proyecto de alimentar al hospital nuevo, que tiene 365 bocas, respecto de las 180 del molas, es decir, que lo dobla en tamaño. Y a su vez para hacer buenos trabajos para cambios de prestaciones con las clínicas privadas.
–¿Hoy por hoy lo que se produce alcanza para la necesidad que se tiene?
–Exacto, pero siempre cuidando el recurso, porque se trabaja mucho y hay compromiso de los médicos y de los centros de salud de los pueblos, para trabajar en la dosificación porque es un recurso finito, aun cuando lo podemos producir.
–¿Cómo se trabaja en la distribución?
–En los períodos normales se trabaja con tres vehículos que cada quince días recorren todos los centros de salud pública de los pueblos, ahora se trabaja más contra demanda, porque en un pueblo ingresa un paciente con una elevada dosificación de oxígeno y pasa de gastar dos cilindros de oxígeno diarios a gastar seis. Eso depende de la dosificación que le dé el médico en ese momento. Ya si la dosificación que necesita el paciente es más alta, se decide su traslado al CEAR o a un hospital modular. Ahora estamos en trámites de adquirir un nuevo vehículo, que está previsto pero se adelantará el proceso para tenerlo disponible antes de la temporada invernal.