Inicio La Pampa La Pampa ya pasó el peor trimestre y esperan un rebote

La Pampa ya pasó el peor trimestre y esperan un rebote

INFORME DEL CEPAM REVELA EL IMPACTO ECONOMICO DE LA PANDEMIA EN LA PROVINCIA

El informe de coyuntura económica pampeana, elaborado por el Cepam, pronosticó que el segundo trimestre será el peor del año y para el resto del año se espera que la flexibilización de cuarentena derive en el comienzo de la recuperación económica. «El único dato positivo de lo que va del año y lo esperable para lo que resta es la drástica reducción de la inflación hasta niveles cercanos al 30%», destaca.
Los licenciados Sebastián Lastiri y Mercedes Rodríguez elaboraron un documento, en el marco del convenio de colaboración entre la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam y el Centro de Estudios Pampeanos (Cepam), donde analizaron el primer trimestre del 2020 y las perspectivas para lo que resta del año. En ese sentido, advirtieron que se vislumbraron «los primeros efectos de la pandemia en la economía local» y recordaron que durante los últimos veinte días del trimestre se produjo «un brusco parate provocado por la cuarentena dispuesta como medida sanitaria preventiva para combatir el Covid-19».
De esta manera, el nivel de actividad que ya traía «un fuerte efecto de arrastre por la recesión del último año» se vio profundizado por los efectos de la pandemia a nivel mundial desde principios de 2020, «con la caída en los precios de commodities y el impacto económico de la cuarentena de China». A este escenario se le sumó el freno de la economía Argentina sobre el final del trimestre que dio como saldo una caída de 5,4% i.a. del PBI.
A su vez, los autores precisaron que «los datos de empleo aún no muestran la magnitud del impacto de la cuarentena, sin embargo, sí puede apreciarse el deterioro del mercado laboral producto de la debilidad estructural con la que llegó el país a esta pandemia». Por estos motivos, los indicadores de empleo, tanto a nivel nacional como provincial, sufrieron un deterioro de «algo más de 1p.p. con respecto al trimestre anterior».
«Si bien la inflación mostró una leve desaceleración, pasando de 57,6% en el 2019 a 54,6% i.a. en este trimestre, continuó por encima del aumento de los salarios. Así, los salarios reales perdieron 2,0 % i.a. en el período de referencia», agregaron.

Una novedad.
En el informe de coyuntura, destacaron que el consumo privado en los supermercados «fue la novedad del trimestre», registrando variaciones positivas a nivel nacional (+5,1% i.a.) y provincial (+3,4% i.a.) después de dos años consecutivos de caída continuada.
En relación al sector agropecuario, sostuvieron que hubo «un contexto climático menos favorable que la campaña anterior que produjo una reducción de la superficie sembrada de -4,5% i.a. para la siembra de la gruesa». Esta leve caída, precisaron, contrastó «con lo ocurrido en los despachos de gas oil que cayeron un 6,4% i.a. en la sumatoria de todo el trimestre, pero que alcanzaron al 75% i.a. en naftas cuando se consideran los últimos quince días del mes de marzo».
La construcción también vio profundizada la fuerte crisis que viene atravesando durante los últimos dos años. Según los datos del informe, «los despachos de cemento cayeron en torno al 30% i.a. y se perdieron el 20% i.a. de los puestos de trabajo privado registrado del sector».

Se espera el rebote.
El pronóstico económico para lo que resta del año muestra algunos puntos favorables, que estarán marcadas por la evolución de la pandemia y de las medidas sanitarias. También será relevante el avance de la reestructuración de la deuda, acuerdos que podrán facilitar «el acceso al crédito del sector público y privada para la reconstrucción post Covid».
En ese marco, los autores sostuvieron que el segundo trimestre «será el peor del año», aunque se espera, para el tercer y cuarto trimestre, que la flexibilización progresiva de la cuarentena derive en «el comienzo de la recuperación económica».
Por otro lado, rescataron «la drástica reducción de la inflación hasta niveles cercanos al 30%» como «único dato positivo de lo que va del año y lo esperable para lo que resta». De todas maneras, señalaron que «el empleo sufrirá un fuerte incremento en lo que resta del año», pero «los salarios en este contexto de extrema recesión tendrán grandes dificultades para mantener su alicaída capacidad de compra».
«El sector agropecuario, eximido de la cuarentena y con buenas perspectivas en términos climáticos y de producción será un contrapeso importante en este contexto. Aunque estará sujeto a las presiones bajistas del precio de los commodities», añadieron.
También anticiparon que «el probable acuerdo (al menos parcial) con los acreedores, y las políticas activas del gobierno para reconstruir y reactivar el tejido productivo, marcarán el ritmo de la lenta y trabajosa recuperación en la segunda mitad del año».

Supermercados, la novedad
Un párrafo aparte merecen los supermercados, debido a que el informe destaca que el consumo privado en este aspecto «fue la novedad del trimestre y mostró variaciones positivas tanto a nivel país como provincial después de varios años de caída continuada».
El incremento en las ventas durante el primer trimestre de 2020, según sostiene el informe, llega al 3,4 % en La Pampa, mientras que a nivel país el incremento es mayor: 5,1%.
En el análisis desagregado, dentro de «los rubros que se vieron más afectados en este primer trimestre de 2020 en nuestra provincia se encuentra indumentaria, calzados y textiles (-11,3% i.a.), alimentos preparados y rotisería (-6,7% i.a.), bebidas (-5,2% i.a) y carnes (-4,8% i.a.)». Sin embargo, hubo otros «que experimentaron una variación positiva después de varios meses, creciendo muy por encima del resto de los rubros como son verdulería y frutería (15,1% i.a.), almacén (11,8% i.a.) y lácteos (11% i.a.)».
Otro sector muy golpeado es el de la construcción, que continúa con la tendencia decreciente iniciada en 2018. «Este sector, que venía en baja durante 2019, se vio particularmente afectado por las restricciones a la movilidad, acelerando la caída», indica el informe. En ese sentido, revela que «los despachos de cemento en el primer trimestre de 2020 mostraron una contracción de -34,8% i.a. y -29,3% i.a. a nivel provincial y país, respectivamente».
La crisis que enfrenta el sector también se vio reflejada en la cantidad de puestos de trabajo registrado. Según el informe, en La Pampa «alcanzan a 2.031, significando 534 empleos menos que el año anterior, es decir, el empleo en el sector se contrajo 20,8% i.a. Esta cifra, continúa siendo uno de los valores más bajos registrados desde 2005».
«En lo que respecto al total país, se registra una caída interanual que duplica a la que tuvo lugar a fines de 2019», sostiene y precisa que esta vez «los puestos de trabajo caen 19,2% i.a», con una pérdida de 79.204 empleos.