Inicio La Pampa La pandemia deja al norte sin las fiestas populares

La pandemia deja al norte sin las fiestas populares

DIRIGENTES DE INSTITUCIONES SE LAMENTAN POR LA PERDIDA ECONOMICA

(Eduardo Castex) – Durante los meses de verano habitualmente se desarrollan las fiestas populares donde se presentan destacados artistas de renombre nacional en el norte de La Pampa, pero la pandemia de Covid-19 provocó que los organizadores actualmente se debatan entre alguna sencilla actividad para cumplir con algunos protocolos y la suspensión del evento.
Los dirigentes Claudio Dall’asta (Racing Club de Eduardo Castex) y Verónica Alvarez (Ferro Carril Oeste de Intendente Alvear) coincidieron que la situación epidemiológica provocó importantes perdidas económicas para las instituciones, pero también resulta dificultoso acercar a los simpatizantes a los clubes.
«Cuando hay fútbol, cuando hay actividades deportivas y los clubes están en movimiento, es más fácil que la gente colabore y se acerque, pero con todo esto que estamos atravesando nos damos cuenta que la situación es difícil para todos, no solo para los clubes», dijo Alvarez.

Televisión y evaluación.
Los dirigentes de Racing Club de Castex tuvieron que resolver con celeridad qué harían con la Fiesta del Trigo, porque deben definir la joven que representará a La Pampa en la Fiesta Nacional del Trigo, que se realizará el sábado 13 de febrero. Así fue que acordaron realizar un programa televisivo, que se emitirá por las redes sociales de la institución alba, con entrevistas, recuerdos, concursos y se presentará la joven postulante pampeana que viajará a la ciudad cordobesa.
Los organizadores del Festival Nacional de Doma y Folclore «entre noviembre y diciembre» resolvieron que en febrero tomarán una decisión, de acuerdo a la situación epidemiológica y las restricciones vigentes en La Pampa.
«Tenemos que tomar una decisión muy fuerte porque tenemos que evaluar si postergamos el festival para otra fecha del año o directamente suspendemos el evento para 2022. Pero, a nuestro festival no lo podemos trasladar al streaming porque más allá que todos los años tenemos artistas destacadísimos en el escenario, también tenemos la jineteada con la clasificación para Jesús María», explicó Alvarez. Y suspiró porque esta edición de Jesús María se suspendió, por lo cual no se constituye en una «presión extra» para definir la delegación pampeana para el año próximo.
En el caso de Racing Club, sí tuvieron que tomar decisiones más rápidas. «Leones realiza la fiesta nacional y nos pidieron que enviemos una postulante, así que irá Miss Castex o una princesa de la edición anterior, pero este año no habrá elección de nuevas reinas. Y la representante se presentará en el programa televisivo del canal de circuito cerrado local y las redes sociales de la institución», explicó Dall’asta.

Marchas.
Dall’asta relató que la pandemia «nos hizo cambiar de rumbo varias veces en un montón de cosas, y cuando se acercó la fecha de la Fiesta del Trigo tuvimos que tomar decisiones en base a la nueva situación epidemiológica».
«El objetivo era hacer una edición con 400 personas al aire libre, con espectáculos artísticos sin baile, pero después se prorrogaron los decretos de restricciones de circulación y encuentros sociales, entonces no pudimos avanzar con ese objetivo inicial», explicó.
Por su parte, la alvearense se lamentó porque «teníamos programada una edición muy interesante que seguramente iba a tener mucha concurrencia de público, porque además este festival cada año tiene mayor relevancia y convocatoria», aseguró.
La primera presidenta de la entidad alvearense indicó que «todos especulamos con la vacuna» como esperanza para regresar a la «nueva normalidad», pero admite que si continúa limitada la cantidad de público en eventos sociales «se nos dificulta la organización porque siempre tenemos aportes, pero el festival se solventa mayoritariamente con la concurrencia del público, porque son muy elevados los costos de organización».
«No perdemos las esperanzas que la vacuna pueda facilitar que traslademos la fecha de realización para más adelante y no perder la edición 2021», agregó.

Perjuicios económicos.
Los organizadores de la Fiesta del Trigo reconocieron que la suspensión del evento los perjudica «totalmente» en la situación económica institucional. «Desde que planteamos hacer una fiesta para 400 personas ya te pone un techo económico, porque tengo algunos costos de logística que te genera los mismos costos que si pudieran concurrir 1.000 ó 2.000 personas», detalló Dall’asta.
«Ahora con esta actividad no sabemos como serán los números, pero algo teníamos que hacer y deseamos que salga de la mejor manera posible porque no queríamos dejar sin hacer nada en esta edición», cerró.
La situación de la institución verde alvearense es más complicada. Alvarez recordó que tuvieron que devolver dinero a vecinos que habían alquilado los salones de eventos, y se limitaron las actividades para recaudar fondos económicos. Pero, el festival tiene una preventa de entradas o rifa con premios mensuales, y cada bono está acompañado por dos entradas para el festival.
«Vamos a realizar los sorteos mensuales y el sorteo final de la rifa y nunca vamos a dejar de cumplir con la gente, más allá que todo esto perjudicará tremendamente al club
porque tendríamos que arrancar la organización del festival 2022 sin fondos o cómo reestructuramos la parte económica para poder realizar un festival de la magnitud que venimos teniendo», explicó.
«Si estamos limitados -continuó- en la concurrencia de público se nos hace imposible realizar esta edición porque tenemos vendidas más de 1.500 entradas anticipadas, porque son casi 3.000 personas que tienen entradas porque compraron la rifa que trae dos entradas, y no podríamos permitir ni siquiera el ingreso de gente que ya tiene compradas las entradas».
Resaltó que los integrantes de la CD «hemos trabajado mucho para tener estabilidad económica» en el club. «Amo esta institución, hay un grupo de trabajo muy fuerte, pero nunca pensé que me iba a tocar afrontar esta situación en un club totalmente social, donde vivimos de la cuota del socio y no se cobra casi ninguna actividad», resaltó.