sábado, 18 septiembre 2021
Inicio La Pampa "La pandemia potenció la lectura de libros"

«La pandemia potenció la lectura de libros»

CRECIO EL INTERES POR EL PAPEL IMPRESO EN LOS MESES DE AISLAMIENTO

En un nuevo contexto mundial, afectados por la pandemia del coronavirus, los gobiernos tomaron como primera medida el aislamiento social y obligatorio para poder adaptar los sistemas de salud frente a una nueva enfermedad que crecía día a día. Las horas de confinamiento aumentaron proporcionalmente a las horas de ocio en cada hogar. La rutina cambió totalmente y el teletrabajo en algunos casos fue la nueva modalidad en los primeros meses.
La acumulación de horas generó mayor tiempo con la familia o en soledad, y esto, obligó una búsqueda constante de entretenimiento en pandemia. Los que tuvieron el acceso a las tecnologías optaron por el servicio de streaming, otra opción fueron los ejercicios en casa, las tareas hogareñas, los juegos virtuales o de mesa para jugar en familia. Y también la lectura de libros en papel impreso.
Gabriel Bardini es dueño de dos librerías de la ciudad y recordó que al principio de la pandemia notó la necesidad de la gente de comprar libros. «La gente tenía más tiempo y estaban necesitados de libros, sobre todo la mayor parte de clientes que ya estaban habituados a leer y tenían esta cosa cotidiana o semanal de buscar libros», contó.
Luego de la habilitación comercial, y la venta por redes sociales con envíos a domicilio, explicó que «los primeros 15 días fue solamente con delivery y trabajamos un montón desde la librería haciendo envíos, sacábamos 50,60, 80 envíos por día».
«La gente que anda, que viene a la librería, te das cuenta que viene a buscar un libro, no viene a pasear o a mirar, viene directamente a buscar». En este sentido, Bardini agregó: «creo que es uno de los pocos rubros junto con la ferretería o los viveros, o cosas que te proporcionan esparcimiento, que fueron los únicos rubros que más o menos se potenciaron con esto de la pandemia».

Nuevos lectores.
El librero habló con este diario y afirmó que «la pandemia ha potenciado el consumo de libros, porque contamos con mayor tiempo libre, hay mayor aburrimiento, menos cosas para hacer, y la lectura puede ser un momento de expansión», más allá que hoy la ciudad está en Fase 5 y se nota un movimiento casi normal en el día a día.
La mayor cantidad de horas libres generó que se acercaran nuevos interesados a la lectura. «Hubo gente que dijo: ‘yo no leo nada, quiero empezar a leer, decime algo que pueda arrancar a leer’, eso se notó bastante, hubo muchos casos y uno busca orientarlos para que arranquen con entusiasmo».
También afirmó que aumentó la búsqueda de libros para los más pequeños para poder alejarlos de tantas horas de exposición en las pantallas del hogar. «Se vio mucho la venta de libros infantiles con actividades, no libros escolares, sino libros para chicos de cinco, seis años para aprender a escribir, a leer, con práctica de trazos para hacer letras, números, con juegos, crucigramas, hacer dibujos punto por puntos, mandalas. Eso se empezó a buscar mucho, hubo mucha demanda de ese tipo de libros, que si bien se venden durante todo el año, no se venden tanto como en esta época, creo que era también la necesidad de darle a los chicos algo para hacer que no sea una pantalla o un teléfono», detalló.

Los pibes leen.
En la actualidad, ante el avance tecnológico y el mayor tiempo ocupado frente a las pantallas, se cree que los jóvenes, por ser nativos digitales, se olvidaron de la lectura de libros. Con años de experiencia en el rubro, Gabriel considera que esto es un mito, y se basa en el fenómeno mundial de Harry Potter, que motivó a los más jóvenes a devorarse toda la saga completa. «Hay como un mito de que la juventud no lee, yo creo que después del fenómeno Harry Potter, que debe tener 20 años, a partir de ahí hay una juventud, una adolescencia lectora, hay mucho material de adolescente, muchas novelas de vampiros, zombis, románticas, futuros distópicos. Hay mucho adolescente que lee, y mucho otro que no, que no llega nunca a un libro porque no le interesa, no le gusta, no tiene tiempo, o le gusta hacer otras cosas», analizó.
Según su mirada, «después de Harry Potter, empezó a haber este material que antes no existía el género juvenil, eso está muy bueno, ha acercado a chicos a la lectura que después que van creciendo se inclinan por otros libros, como género policiales, o Stephen King».
Y añadió que «hay muchos jóvenes que leen, es un mito que no leen los pibes, a parte que están todo el día con el teléfono. Hay un fenómeno que se llama Wattpad que es un blog, una página donde la gente sube sus libros, autores nuevos y los pibes los siguen. Leen por esta plataforma también, leen mucho PDF, porque un libro tiene un costo y no siempre lo podés comprar».