“La pasión por bomberos no se pierde”, dijo Vicente

EL CUARTEL DE BOMBEROS DE MACACHIN CUMPLIO TRES DECADAS

La Asociación de Bomberos Voluntarios de Macachín arribó a sus 30 años el pasado 2 de junio, concordante con el día del Bombero en la República Argentina. Y lo festejaron austeramente pero con el corazón en la mano, como son ellos. El líder, Javier Vicente, el impulsor de la idea contagiada de su paso por la Marina Mercante, entidad que pone énfasis para evitar desastres provocados por incendios, dijo: “Esta pasión por bomberos no se pierde”.
A las 8 de la mañana se iniciaron los festejos con el tradicional izamiento de la bandera argentina en el cuartel. Estuvieron presentes integrantes de la comisión directiva, cuerpo activo, autoridades municipales, policiales y vecinos. Posteriormente, y para aplacar el frío reinante, se ofreció a los presentes chocolate caliente y facturas.
A las 10 los servidores expusieron todo su equipamiento en la plaza Independencia. Allí se montó una muestra que incluyó herramientas y accesorios que se utilizaron años atrás. Compartieron este momento bomberos de Miguel Riglos y de Jacinto Arauz quienes mostraron la nueva autobomba del Plan del Manejo del Fuego que les fue entregada hace poco. También estuvieron el director de Defensa Civil La Pampa, Luis Clara, y el presidente de la Federación Pampeana de Bomberos Voluntarios, Ariel Alejo.
Una multitud de macachinenses rodeó a sus bomberos y le dieron color al evento. La estrella y una de las sorpresas fue la presentación de la primera autobomba que tuvo el cuartel que fue recuperada y totalmente restaurada.

Primer autobomba.
“La 1”, como la llaman internamente, fue adquirida en su momento al señor Uribe de Miguel Riglos a través de las gestiones realizadas por Rodolfo “Fito” Alarcia. Es un Chevrolet modelo 57 y tiene “su historia”.
En la tarea de adecuación en aquellas épocas el tanque fue confeccionado en Santa Rosa, pero toda la parte mecánica y de estética fue hecho de forma artesanal por vecinos de Macachín, algunos integrantes en ese momento del cuerpo activo como Julio Ujhelyi. Chapa y pintura fueron trabajados por René Stefanazzi y Jorge Hevia. El fileteo a mano del escudo de la institución y demás inscripciones fue llevado a cabo por Rafael López.
Ahora, en la restauración de chapa y pintura trabajó “Pipo” Rojo y su gente. Mientras que el ploteo fue “un golazo” porque el encargado de esa tarea fue el del futbolista del Atlético Macachín Nicolás “Chapulín” López.
Esta unidad estuvo más de 10 años en Macachín, y luego fue pasando por los cuarteles que se iban conformando como el Toay, La Adela y finalizando en Parera. Desde noviembre del año pasado se fue gestionando el regreso a su lugar de nacimiento donde quedará como muestra del esfuerzo realizado en aquellos años pasados.

Reconocimientos.
Dentro de los festejos hubo una cena familiar en el cuartel donde no faltaron las emociones, las sorpresas y los reconocimientos. Se le entregaron seis estrellas a Javier Vicente, Odino Zabala y Miguel Rodríguez por su permanencia dentro del cuerpo activo. Tres pilares fundamentales que hoy, si bien están en pasivos, siguen estando permanentemente.
Hubo un reconocimiento a la labor que lleva adelante desde el inicio el señor René Garay, revisor de cuentas dentro de la comisión desde el primer día, entre otros homenajes.