La Patagonia en guardia ante embates de Nación

ENCUENTRO REGIONAL EN COMODORO RIVADAVIA

Los legisladores nacionales pampeanos manifestaron su adhesión al encuentro “La Patagonia nos une”, que se está realizando en Comodoro Rivadavia, y donde se consolida “como mesa permanente de discusión y acción ante los embates sobre nuestra economía regional” que se promueve con el ajuste decretado por el Gobierno nacional.
Los senadores Norma Durango y Daniel Lovera, y los diiputados nacionales Melina Delú, Ariel Rauschenberger y Sergio Ziliotto -en una nota enviada a Carlos Linares, intendente de la ciudad chubuteña-, manifestaron su adhesión al encuentro de referentes de las provincias Patagónicas.

Respuestas creativas.
Coincidieron en señalar que “esta crisis es profunda y los cambios estructurales para revertirla exceden la competencia provincial y hacen necesaria una participación enérgica y armónica entre todos los actores de nuestras seis provincias, que deben estrechar esfuerzos para posibilitar la génesis de una posición y propuesta claras”. Agregan que esas propuestas no solo deben reflejar “los motivos del rechazo a los ajustes dispuestos por el Ejecutivo Nacional para con la región, sino además contemplar las necesidades de la gente y dar respuesta creativa a esas necesidades, y de cara al mediano y largo plazo”.
Recordaron los legisladores que “el Poder Ejecutivo Nacional, como parte del ajuste de $ 100.000 millones de pesos que pretende imponer a las provincias, para cumplir las metas del acuerdo con el FMI y como un nuevo ejemplo de su centralismo irritante, ha decidido mediante el Decreto 702/2018 -hoy en suspenso por 30 días-, reducir las compensaciones vigentes hacia la región patagónica por zona desfavorable de las asignaciones familiares”.

La vida en la Patagonia.
Señalan que “no sería necesario mencionar que en la Patagonia los precios de los alimentos, los gastos de calefacción y el transporte para recorrer largas distancias, son superiores a los que existen en otras zonas del país, sino fuera porque en la justificación del referido decreto se ignoran tales diferencias y especificidades.
El gobierno nacional, con rigidez dogmática, se ha limitado a suspender la aplicación de este avasallamiento de la dignidad de las familias patagónicas, en vez de diseñar e implementar con visión nacional las políticas y acciones que compensen y equilibren las oportunidades”.
Apuntan también que “la reducción de las cargas previsionales y la precarización del trabajo significan una transferencia o subsidio social al capital, sin que de su aplicación surja como consecuencia necesaria una mejoría en los índices de empleo, ni garantía para decidir inversiones de mediano y largo plazo”.

Brecha que se amplía.
Los senadores y diputados dicen que “esa actitud conducirá inexorablemente a profundizar la brecha histórica existente entre la zona central del país y las provincias periféricas, generando atraso y desesperanza y comprometiendo la cohesión nacional. Los esfuerzos de los gobiernos provinciales por respaldar la inversión y la producción para sostener el empleo, son de alcance necesariamente limitado porque no concuerdan con las políticas nacionales y se mueven en dirección contraria a ellas”.
Ante la profundidad de la crisis piden soluciones “que enfrenten la coyuntura pero que, además, aborden las deformidades estructurales que padece la Patagonia y contribuyan a superar las restricciones que nos han bloqueado la posibilidad de alcanzar un desarrollo armónico y equilibrado en lo social y territorial”.

Lo que se necesita.
Para eso abogan por políticas fiscales progresivas, políticas industriales activas para incrementar las oportunidades de trabajo, proveer la demanda interna y concurrir exitosamente a los mercados internacionales sobre la base de la puesta en marcha de corredores bioceánicos que potencien la oferta exportable regional, políticas regionales que compensen las inequidades que padece la región, políticas sociales inclusivas que reconozcan las externalidades negativas de la Patagonia”. Finalmente piden por políticas ambientales que contemplen el impacto de las actividades extractivas y avancen en el desarrollo de energías renovables.
Finalmente indicaron que entienden que “de lo que se trata no es de aplicar simplemente medidas paliativas de coyuntura que tratan de tapar las incongruencias y debilidades de las acciones del gobierno nacional, en vez de tomar las decisiones de política económica que impulsen e induzcan la dinámica económica orientada hacia un crecimiento armónico en lo social y en lo regional”, concluyen.