Inicio La Pampa La pelea que enfrenta a la salud privada

La pelea que enfrenta a la salud privada

PREPAGAS VS MEDICOS

La crisis económica que vino de la mano con la pandemia del coronavirus puso en evidencia varios conflictos dentro del funcionamiento del sistema de salud en el país, siendo uno de ellos los honorarios de los médicos que han quedado sumamente desactualizados en comparación a los constantes aumentos de las empresas de medicina prepaga.
«Ocurre en todo el país, la situación es bastante similar y en este contexto de pandemia esto se luce más, cuando uno pone en juego su salud y ve que su trabajo no es valorado como se debería», indicaron referentes gremiales del sector a LA ARENA, que remarcaron que todas las especialidades están siendo afectadas por igual.
Mientras las diferentes obras prepagas han logrado actualizar el precio de su servicio durante todo el año pasado, en números que acompañaron a la inflación, esto no se vio reflejado en los honorarios que le dan a sus prestadores. Y, a raíz de la pandemia del coronavirus, esto se agravó ya que los costos de los insumos médicos y el nivel de las consultas han bajado.
«Las atenciones se hicieron mucho más costosas para nosotros porque tenemos que comprar un montón de material que sale de nuestro bolsillo y atendemos mucho menos gente para que no haya aglomeración en la sala de espera», sostuvieron fuentes consultadas por este diario.
Otro de los puntos del conflicto radica también en el pago que imponen las prepagas: en promedio las empresas tardan 60 días en abonar la consulta de un paciente al prestador. «Difiere mucho depende de la obra, hay desde 30 hasta 90 días. Son las reglas de juego que se adoptaron hace muchísimo tiempo», indicaron en este sentido.
«Lo peor de todo es que entre toda esta problemática el que termina perdiendo es en verdad el paciente porque la medicina se va empobreciendo, la atención se hace más rápida, a veces no se puede acceder a la tecnología para brindar un mejor servicio», precisaron.

Presentación de lista.
Esta problemática está generando inquietudes en La Pampa, donde un grupo de profesionales -en su mayoría jóvenes- ya se está organizando para presentar una lista opositora en las próximas elecciones dentro del Colegio Médico de La Pampa, presidido actualmente por el médico Marcelo Vassia. «La idea es sumar», aseguraron.
En este sentido, las fuentes consultadas indicaron que los profesionales «confiamos en la negociación del Colegio con las obras sociales, obviamente se hace lo que se puede pero las prepagas son muy fuertes. Y ese trabajo no es remunerado, por lo cual uno no puede quejarse porque es algo que se hace a pulmón. Como afiliados estamos agradecidos porque es gracias a la institución que hay trabajo».
No obstante, para poder mejorar -agregaron- es necesario involucrarse. «Lo que sí, que haya una lista opositora me parece que es lo más sano si uno pretende una institución democrática. La idea no es reprochar el trabajo sino sumar un grano de arena y ver qué se puede aportar», aseguraron.

Primer estallido.
La situación ya tuvo su estallido San Juan, donde las diferentes asociaciones médicas hicieron público su malestar. «Durante esta pandemia los costos de salud aumentaron considerablemente», publicaron a través de una solicitada en los medios de esa provincia, la cual titularon «Héroes devaluados», a la vez que indicaron que los honorarios no fueron actualizados.
«Para dar algunos ejemplos podemos decir y para algunos ejemplos podemos decir que el costo de un simple barbijo quirúrgico era de $4, $5, y hoy en día varían desde $30 a $45, los guantes descartables de latex de 100 unidades tenían un costo promedio de $230 y actualmente varían desde $600 a $800», detallaron en la solicitada.
Y agregaron: «Queremos decir con esto decir que estamos en contra de bajar la calidad de la salud y ser un número nada más para las financiadoras e intermediarias, y que el sistema de salud depende para su funcionamiento de los profesionales de la salud».
«Y como médicos no estamos dispuestos a que no se reconozca nuestra labor bien remunerada y exigimos valorizarnos como profesionales», concluyeron en el fuerte documento que refleja una realidad que no solo se reduce a la provincia cuyana sino que se replica -algunas con más fuerza- en todas las provincias del país.