Inicio La Pampa La policía desbarató una carrera en General Acha

La policía desbarató una carrera en General Acha

GALGUEROS FUERA DE LA LEY

La Policía de General Acha desbarató una carrera de galgos que iba a realizarse al suroeste de esa ciudad, en un camino de servicio que los trabajadores de Energía utilizan para el mantenimiento de una línea de electricidad. En total, fueron demoradas 39 personas, 34 de ellas de nuestra provincia y otras cinco foráneas: dos de la provincia de Buenos Aires, dos de Río Negro y una de Neuquén.
«A todos los involucrados se les iniciará una causa correspondiente al Artículo 205 del Código Penal, por violar el distanciamiento social preventivo y obligatorio. Además, se tomarán acciones legales pertinentes a la actividad que realizaban, ya que se encuentra prohibida en nuestra provincia», se informó en un parte oficial del Gobierno de La Pampa.

Falsedad ideológica.
Allí mismo reportaron que se encontraban en investigación, por presunta falsedad ideológica de documento público, los permisos que utilizaron las cinco personas provenientes de provincias limítrofes para ingresar a territorio pampeano. En esa línea, desde Provincia confirmaron en horas de la tarde que «la Justicia investiga, por el presunto delito de falsificación ideológica de documento público» a las personas que ingresaron para participar de la actividad.
Esto se debe a que, para ingresar, «habrían falseado datos en la declaración jurada de los permisos de circulación y podrían haber entrado por rutas no habilitadas. Asimismo se acreditó que violaron la ley 27.330 que prohíbe las carreras de galgos, y los artículos 205 y 239 del Código Penal que pena los delitos contra la salud pública».
«En este caso los involucrados habrían adulterado los datos que volcaron en la declaración jurada que se exige al momento de tramitar los permisos de circulación», remarcaron y anticiparon que el Ministerio Público Fiscal «intenta averiguar si el ingreso se produjo por caminos vecinales no habilitados».

Aislamiento preventivo.
Cabe recordar que los tres distritos tienen zonas de circulación comunitaria de Covid-19, situación por la cual se activaron las alarmas de las autoridades sanitarias de la provincia.
Desde el Gobierno informaron, por ahora, que estudiaban enviar a los pampeanos a un aislamiento preventivo, sometido a un estricto control diario de los equipos de salud, e ingresar al hotel Traful de General Acha a los restantes cinco, con controles diarios y presenciales. «En principio, permanecerán 72 horas en el hotel asignado, con evaluación a 14 días en cumplimiento de aislamiento obligatorio, donde deberán hacerse cargo de los gastos», aclararon las autoridades.
En un comunicado emitido por la tarde, desde el Gobierno sostuvieron que «la actitud temeraria e irresponsable de los implicados pone en riesgo la salud de todos los pampeanos, especialmente teniendo en cuenta que quienes ingresaron desde otros distritos, lo hicieron de lugares donde hay circulación del virus» y ratificaron que «todos los involucrados en esta actividad ilícita quedaron aislados preventivamente y bajo el estricto control de los equipos de salud pública de la provincia».

Libres pero aislados.
El operativo policial que desbarató la carrera de perros fue realizado por personal de la Comisaría de General Acha y de las patrullas de Seguridad Rural y de Toxicomanías que dependen de la Unidad Regional III. La tarea de los uniformados comenzó a las 10 y continuaba ayer en horas de la tarde.
Todos fueron notificados ante el Ministerio Público Fiscal y no irán a prisión, aunque, por razones sanitarias, deberán permanecer en aislamiento. Están acusados de violación a los decretos 205 y 239 (resistencia a la autoridad). El primero es el que establece las condiciones en que se realiza la cuarentena en la provincia de La Pampa, una medida sanitaria que rige desde el 20 de marzo, más allá de los cambios que llevaron a que nuestra provincia se encuentre actualmente en Fase 5, es decir, con medidas que tienen más al distanciamiento que al aislamiento social.

Actividad prohibida.
Los «galgueros» también serán investigados por violar la Ley Nacional 27330 que prohíbe la realización de carreras de perros, cualquiera sea la raza, en todo el territorio argentino. Esa normativa impone penas de tres meses a cuatro años de prisión para el que por cualquier título organizare, promoviere, facilitare o realizare una carrera de perros, cualquiera sea su raza. También se prevén multas que van desde los 4 mil hasta los 80 mil pesos.
Junto con las demoras de los participantes, la Policía secuestró más de una decena de vehículos y 19 perros. «Armaron unas instalaciones para hacer carreras de galgos, que están prohibidas por ley. El lugar no está lejos del casco urbano. Es un sitio muy lleno de jarillas, que hacen de barrera para que desde la ciudad no se vea. Se instalaron sobre un camino de servicio que se utiliza para los recorridos del personal de redes de energía, porque sigue una línea del tendido eléctrico», explicó una fuente de la URIII.

Fuerte rechazo.
La Asociación Galguera Pampeana difundió un documento en el que rechazó «toda actividad ilegal» luego que la Policía de La Pampa desbarató ayer una carrera ilegal de galgos en la zona de la localidad de General Acha. Por el episodio casi 40 personas fueron demoradas y se les iniciará una causa por infracción al Artículo 205.
«La Asociación Galguera Pampeana es una entidad civil que respeta la Ley 27.330 (de prohibición de carreras de perros) y su vigencia genera clandestinidad y por eso creemos en la regulación de las competencias de Greyhounds (Galgos)», sostiene el comunicado que llegó a la redacción de LA ARENA. Por eso, agregan, la Asociación «rechaza y se desliga de toda actividad ilegal, en el mismo sentido de respeto por la Ley es que acata el decreto 205/20 en el marco de la emergencia sanitaria».
Aseguran que la legislación se respeta al punto que debieron suspender la Asamblea anual prevista para fines de marzo «en cumplimiento de lo dictado por el Sr. Presidente Alberto Fernández». La Ley Nacional 27.330, sancionada en el año 2016, prohíbe en todo el país las carreras de perros y las sanciona con multas que van entre 4.000 y 80.000 pesos. Ayer, la Seccional de la Policía de La Pampa en General Acha desbarató una carrera que iba a realizarse al suroeste de esa ciudad, en un camino de servicio que los trabajadores de Energía utilizan para el mantenimiento de una línea de electricidad.

Preguntas razonables
Cuando en General Acha explotó la noticia de las carreras de galgos desbaratadas en forma conjunta por la Policía y por Salud, también lo hicieron los comentarios en redes sociales e, incluso, los intercambios entre las personalidades locales que forman parte del comité de crisis local.
Y como suele suceder, hubo algunos dichos disparatados y otros no tanto. Al parecer, muchos no han estado del todo de acuerdo con el levantamiento de algunos puestos de control en los accesos que, de permanecer, hubiesen detectado con mucha antelación de la presencia de personas de otras provincias, acompañados por sus perros de carrera.
“¿Quién los dejó pasar?”, preguntó un vecino e inmediatamente y dijo: “A nosotros nos controlan todo, no podemos juntarnos en ciertas horas”, y preguntó: ¿Cómo son los controles en las rutas?
Otro justificó que “conocen muy bien los caminos vecinales”, a lo que se le contrapuso “¿pero cómo pasaron el río con los perros incluidos?. La respuesta no se hizo esperar: “Hay sectores que el río se puede cruzar caminando, en muchos casos a través de propiedades privadas”.
Algunos consideran que no fue oportuno el levantamiento de los controles en la ruta nacional 152, uno a la altura del cruce con la ruta provincial 9, al oeste de la ciudad, el ubicado a la altura del frigorífico y la balanza pública para transporte y, hacia el otro cardinal, el situado “a la altura del Ceferino”.
Con el diario del lunes en la mano surgió el debate. Y, más allá de algunos razonamientos con poca razón, otras preguntas que quedaron en el aire parecen válidas. Por lo menos si se mira desde el ángulo de la falla permanente que padecemos en eso de la “conciencia social”.