Inicio La Pampa La Policía molesta por las juntadas ilegales

La Policía molesta por las juntadas ilegales

AUMENTO DE CASOS POSITIVOS EN CATRILO

La Policía local mostró su preocupación porque las fiestas clandestinas en Catriló no cesan, al igual que la circulación de personas en horario no permitido, y también por la presencia de vecinos y vecinas que asisten a las juntadas y luego se presentan en su ámbito laboral con el riesgo que ello implica. Estos incumplimientos a las medidas restrictivas dispuestas por Nación y Provincia se dan, pese a que en los últimos días la localidad viene registrando otro aumento de casos positivos de Covid-19. Ayer lunes se registraron 11 nuevos casos positivos, y los activos llegaban a 46.
«Es preocupante ver y notificar a personas que participan de las reuniones clandestinas, y a las pocas horas están en su trabajo. Algunos de los infractores trabajan en locales comerciales o están en alguna institución en contacto con mucha gente», dijo -visiblemente molesto- un vocero policial al ser consultado por los casos de infracción al artículo 205 del Código Penal que se repiten cada fin de semana en la localidad.
El domingo a la madrugada, como viene sucediendo desde que comenzó la pandemia, personal de la comisaría intervino en una reunión social muy concurrida. Había alrededor de 50 jóvenes. Lo curioso en este caso fue que la organizadora de la juntada es una adolescente de 15 años, que vive con su madre, quien en la madrugada del domingo no se encontraba en la localidad.
Además, los uniformados intervinieron en otra juntada en una vivienda, con cuatro asistentes, y se notificaron a diez personas -mayores de edad- que circulaban en horario no permitido por decreto provincial, medida dispuesta para atenuar los contagios en La Pampa. Se da por sentado que estos individuos que vuelven a sus casas en horario que está prohibido circular participaron de alguna reunión con familiares o amigos.

Organizados.
El vocero consultado indicó que la mayoría de las reuniones clandestinas se hacen en lugares donde no se observan desde la calle o alejados de la zona urbana. Asimismo, en su mayoría los concurrentes a esas juntadas llegan caminando y no en vehículos, para no levantar sospechas.
Además, marcó la importancia que tienen los vecinos en dar aviso a la comisaría cuando tiene conocimiento de reuniones ilegales en algún domicilio cercano.