Inicio La Pampa "La Policía pampeana fue colaboracionista"

«La Policía pampeana fue colaboracionista»

NUEVA LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA

(Conhello) – El gobernador Sergio Ziliotto ayer miércoles se quebró emocionalmente en Conhello. No pudo mantener la habitual postura que muestra en los actos públicos, y sorpresivamente se lo observó lagrimear. Fue después que Fernando Pérez relató las torturas que sufrió con solamente ocho años, y tras revelar que su madre «Lila» Sotelo pretendía estar presente el año pasado en esta localidad, para entregarle personalmente el pañuelo de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo.
«Cuesta agregar palabras después de lo que hemos vivido», admitió Ziliotto, tras romper el protocolo porque ayer no estaba previsto que pronunciará un discurso.
«Ese pañuelo que Felisa me lo quería entregar personalmente, y por esas cosas del destino una pandemia impidió que hace un año atrás estuvieron acá, haciendo memoria, recordando y reivindicando», se lamentó. Y anticipó: «Ese pañuelo va a ser una guía para fijar políticas publicas y políticas de Estado fundamentalmente para tener memoria».
El mandatario pampeano criticó a quienes después de 45 años «siguen negando lo que pasó, que siguen diciendo que no son 30 mil los detenidos desaparecidos y que los derechos humanos son un curro».
«Ofenden a quienes dieron la vida para luchar por causas justas para que los trabajadores tuvieran una mejor vida y existiera la justicia social», reafirmó.
Y cerró su discurso con una fuerte frase, quizás no pronunciada aún por ningún mandatario desde la reinstauración de la democracia. Explicó que envió recientemente a la Cámara de Diputados una nueva Ley de Seguridad Ciudadana y Seguridad Pública que tiene «una profunda raigambre y respeto a los derechos humanos».
«Nos tenemos que hacer cargo en La Pampa, y por eso uno de los principales objetivos de este proyecto de ley es una reivindicación a nuestros detenidos desaparecidos, porque no podemos olvidar que la Policía de La Pampa fue colaboracionista del proceso de la noche oscura del 24 de marzo de 1976», concluyó.