La Recova: una funcionaria renunció por “presiones”

ENCARGADA DE LAS HABILITACIONES COMERCIALES EN LA CIUDAD

Griselda Vicens, la directora de Sanidad y Control de Actividades Económicas, fue forzada a renunciar por negarse a firmar la habilitación del emblemático local comercial La Recova. Según denunciaron los trabajadores del área, la orden habría sido tomada por el Ejecutivo Municipal.
Es conocido -y de larga data- el conflicto que se desató alrededor del local comercial La Recova desde que cerró sus puertas a mediados del año 2016 a raíz de la disputa legal por la propiedad del inmueble, entre los herederos de Angel Ortiz y Corredera.
La novela parecía estar llegando a su fin cuando semanas atrás el propio intendente Leandro Altolaguirre confirmaba que el municipio aceptaba la reapertura de la icónica confitería ubicada en el centro santarroseño, gracias a una iniciativa que impulsó el edil Miguel Bravo para modificar los requisitos necesarios para la habilitación comercial.
Sin embargo, la polémica se reavivó ayer cuando la directora de Sanidad, Griselda Vicens, fue forzada a renunciar por negarse a firmar la habilitación de la confitería La Recova, según denunciaron los empleados municipales que estaban hasta ayer a su cargo.
“Es oficial, Griselda hoy (por ayer) se despidió de cada uno de nosotros, dejó su cargo por no ponerle la firma al documento que permitía la reapertura de un conocido local comercial”, confirmó un trabajador de dicha área municipal, quien confesó que “la decisión fue dolorosa para todos los que laburamos dentro de la Dirección” porque “se fue una de las mejores funcionarias que tuvo la municipalidad”.

“Es perjudicial”.
Según denunciaron los empleados, la dimisión de Vicens responde directamente a su negativa de firmar la habilitación de La Recova. “Desde acá adentro somos conscientes que hubo una fuerte presión desde arriba y que de ahí vino la orden de que sino firmaba debía irse”, explicó el trabajador a LA ARENA. “Ella afirmó que no iba a tomar una decisión que iba a ser dañina para todos los vecinos y, especialmente, para la municipalidad, y es por eso se fue”, agregó.
El justificativo en que se basó la ahora ex funcionaria para no permitir la habilitación de la confitería -el cual se comparte puertas adentro de la dirección- era que dentro del proceso de habilitación del local existen pasos legales que se debían respetar antes de permitir la reapertura.
“Jurídicamente hay puntos que no están para nada claros, si bien ahora hay una nueva ordenanza, eso no hace más que complicar las cosas, el trámite de La Recova es sumamente complejo y para nosotros no se debía permitir la reapertura”, aclaró el trabajador. Es así que el empleado municipal reconoció que dicha habilitación es “sumamente perjudicial para el municipio” ya que “va dejar el camino abierto para que la municipalidad se coma un juicio”.

“No lo esperábamos”.
La decisión de Vicens de abandonar su cargo tomó de sorpresa a los empleados dentro de la Dirección. “Si bien sabíamos que había un clima raro y de tensión, nunca pensábamos que iba a terminar con la renuncia de la directora, no lo esperábamos”, confió el trabajador municipal. “Mañana (por hoy) vamos a hablar entre todos los compañeros y ver que podemos hacer desde nuestro lugar. La idea es presentar en conjunto una nota en mesa de entrada para solicitar que se revea esta situación”, sentenció.