Inicio La Pampa "La recuerdo como mi hermana"

«La recuerdo como mi hermana»

SE CUMPLEN 9 AÑOS DEL FEMICIDIO DE CARLA FIGUEROA

(General Pico) – Paola Tarpín, sobrina de Carla Figueroa, recordó a su tía en el marco de noveno aniversario de su femicidio en manos de quien era su pareja, Marcelo Tomaselli, quien la mató de once puñaladas delante del pequeño hijo que tenían en común.
La agrupación feminista Tamboras del Viento, también recordó la triste fecha, y como cada año recordó las responsabilidades que tuvo la Justicia en el caso. Tomaselli la mató en la vivienda que compartían durante la madrugada del sábado 10 de diciembre de 2011, una semana después que saliera de la cárcel, beneficiado por la figura del avenimiento. Esto implicó el perdón de la víctima, quien la había denunciado por violación siete meses antes.
A raíz de esto, esta controvertida figura, luego fue eliminada del Código Penal Argentino.
Paola tiene 25 años, dos menos de los que tendría Carla en la actualidad, y aunque era su tía, ella recuerda que tenían el trato de dos hermanas. En diálogo con LA ARENA, destacó el acompañamiento que tuvieron en estos años de parte de los movimientos feministas de la ciudad.
«Como todos los años, este es un día que te lleva a revivir ese 10 de diciembre. Después de tantos años no podemos creer que sea ella, que nos haya tocado a nosotros vivir eso. Este año fue diferente, porque no nos pudimos juntar por el tema de la pandemia, como hacemos siempre. Pero siempre estuvimos muy acompañadas por los grupos feministas, que nos han ayudado con todo lo que hemos necesitado. Se acercaron de todos lados a ayudarnos con el tema del hijo de Carla, y a informarnos, porque todo esto te hace crecer alguna manera y hay mucha información que nosotros no tenemos y esta gente te lo hace llegar», dijo.

Hermano.
Tomaselli mató a Carla, delante de su pequeño hijo, el cual tras el hecho, quedó al cuidado de la hermana de la mujer, Melina Reynoso. En todos estos años, el pequeño, que ya es adolescente, vivió junto a la Melina, su esposo y sus cuatro hijos. Después de engorrosos trámites, lograron la adopción legal del menor y aún esperan por el nuevo DNI, que certifica su cambio de apellido, de identidad.
«El tema de la adopción era una tranquilidad para nosotros y la adopción completa fue algo que salió de él, que quiso llevar el apellido de mi papá (Tarpín), y eso nos puso muy contentos. Para él es muy importante despegarse de algo que ya no quiere, por lo que sentía rechazado cuando en la escuela le decían el apellido. Ahora estamos esperando el DNI. Fue la mejor noticia que tuvimos después de lo que nos pasó, y sirvió para que él se sienta realizado con su identidad. El es lo más preciado que ella nos dejó, y la misión nuestra es darle una vida feliz. Tenemos un rol muy importante en su vida y él en la nuestra. Si no hubiera estado, no sé que hubiese sido de nuestra familia, porque lo de Carla nos dejó devastados. Él es un ser de luz, nos ayuda a seguir y nos da la fuerza que necesitamos», manifestó.
Por último, Paola recordó que su tía Carla le llevaba apenas dos años de diferencia, y que esa cercanía en edad, hizo que tuvieron un vínculo personal muy fuerte. Por eso, a nueve años del femicidio que consternó a la ciudad y a la provincia, ella la recuerda como «una hermana».
«Carla tendría 27 años, se lleva dos años y un día conmigo. La recuerdo como mi hermana, porque nos criamos juntas. Ella era mi hermana, era una más de nuestra familia, era un ser de luz, como su hijo. El tiene su personalidad y nos hace recordarla todos los días. Ella puso todo lo que podía en él y gracias a ella, estamos acá», finalizó.

Justicia.
El grupo Tamboras del Viento, recordó que «hace nueve años, la comunidad de General Pico se conmocionaba ante el femicidio de Carla Figueroa, asesinada a puñaladas por su pareja, Marcelo Tomaselli, quien ya tenía denuncias por maltrato psicológico, físico, privación de la libertad y hasta violación».
También subrayaron que «la Justicia y el Estado le dieron la espalda a la víctima, dejando en evidencia la falta de compromiso con las mujeres». En este sentido, aseguraron que el «femicidio de Carla Figueroa fue la expresión más brutal de una larga cadena de violencia».
En otro tramo del comunicado que difundieron en el marco de un nuevo aniversario del triste hecho, sostuvieron que «es necesario que las políticas de Estado garanticen una vida digna y libre de violencia para las mujeres y las niñas, y que la Justicia comience a actuar a favor de nuestra seguridad. No debemos olvidar que la Justicia es responsable del crimen de Carla y que su femicidio pudo haberse evitado. Fue la Justicia quien le brindó la libertad a Tomaselli, quien permitió que se acercara a su víctima, y quien a través de una figura de avenimiento, dejó que Carla se casara con su violador».