Inicio La Pampa "La respuesta de la gente fue muy buena"

«La respuesta de la gente fue muy buena»

LOS DUEÑOS DE EMEKA AGRADECIERON EL APOYO DE CLIENTES Y VECINOS

Luego de varios días cerrada, tras haberse contagiado de Covid 19, Miriam y Quique, los propietarios de la verdulería Emeka, volvieron a abrir sus puertas. «Recibimos muchísimas muestras de afecto, los mensajes positivos fueron muchos más que los negativos», señaló la mujer recientemente recuperada, y agregó que «en redes sociales publiqué que hoy (por ayer) volvíamos a abrir, y más de mil personas lo compartieron».
Quique señaló que la reapertura fue como «empezar de cero, después de tantos días cerrado y el daño económico que eso produjo». Asimismo señaló que «tenemos clientes, porque ya hace un tiempo que veníamos trabajando, pero desde lo económico es volver a cero. La verdad que la respuesta de la gente en este primer día fue muy buena».
Miriam, por su parte, agregó que «sobre todo hemos recibido muchísimos pedidos para entregar a domicilio, porque no hay mucho movimiento de gente en la calle, en un día sábado normal habría más movimiento. Pero estamos contentos con todos los pedidos que tenemos ahora por entregar».

Sin resultados.
Por otra parte, los comerciantes señalaron que «quedamos un poco mal, porque no tenemos nuestros resultados».
Miriam dijo que fueron «bastante pésimos los protocolos. Nos dijeron que Quique era positivo pero no hay ningún papel que así lo indique», dijo y agregó que «el médico que nos atendió en el hotel mientras estuvimos aislados llama a Epidemiología para consultar, pero no saben decirle, respecto de dónde están los resultados de nuestros estudios, ni los del chofer, o sea que desde ese punto de vista, estamos un poco decepcionados».
«En el hotel mientras estuvimos aislados estuvimos bien, pero bastante desinformados. Veíamos en las redes sociales cómo nos insultaban y discriminaban, pero también es cierto que no fueron la mayoría, fue mucha más la gente que nos apoyó, y nos mandó buenas energías», dijo. Quique agregó que «los primeros días fueron duros, pero después fue todo apoyo por parte de la sociedad».

«Que nos lo anticiparan».
Respecto de la mediatización del nombre del negocio, como medida preventiva, Miriam dijo que «entendimos que se mencionara nuestro negocio por la cantidad de clientes que naturalmente debían saber. Pero nos tendrían que haber avisado antes, porque nos quedamos un poco shockeados viendo la televisión, cuando el gobernador dio la dirección y el nombre del negocio».
«Entendemos que lo tenía que hacer, pero nos hubiese gustado que nos lo anticiparan», agregó Quique.
Asimismo, dijo: «Creo que hubo problemas de comunicación, porque dieron información antes de tiempo. Es decir, me tomaron como caso cero a mí, y lo dieron por hecho sin haberme realizado el hisopado ni ningún otro examen».
En ese sentido, agregó que «a mí y al chofer, el sábado 18 de julio, nos sacaron dos tubos de sangre para hacer el análisis de anticuerpos, y nos dijeron que iba a tardar entre siete y diez días en estar el resultado. El 20 me dijeron que había dado positivo de anticuerpos, pero que faltaba una muestra que había ido a Buenos Aires».

Ningún papel.
«A mí no me dieron ningún papel con los resultados de esos resultados, y mucho menos de lo que mandaron a analizar en Buenos Aires. Incluso, el último día que estuvimos en el hotel, a Miriam le daban el alta, pero a mí no, porque el médico que nos controlaba en el hotel no tenía ningún papel que dijera que yo había estado enfermo y estaba curado. Es decir que para él yo solo era contacto estrecho de Miriam», dijo, y agregó que «sus superiores le tuvieron que dar el okey para que me dieran el alta. Hubo manejos horribles desde el primero hasta el último día».