Inicio La Pampa "La ruta pavimentada nos cambió la vida"

«La ruta pavimentada nos cambió la vida»

FALUCHO ESTA EN CRECIMIENTO

El presidente de la Comisión de Fomento de Falucho, Oscar Canonero, aseguró que el paso casi por el medio del pueblo de la ruta provincial 101 pavimentada hace un par de años «nos cambió la vida» y afirmó que la población de unos 300 habitantes incluida la zona rural está en crecimiento.
Canonero reveló que además de las viviendas sociales, desde el paso de la ruta 101 pavimentada que los une en forma más directa con Realicó y General Pico, se han vendido terrenos a particulares donde ya se han construido casas y en estos momentos hay alrededor de cinco en construcción.
«Es gente de Realicó, de Pico y de otras localidades que viene a Falucho a buscar tranquilidad y seguridad», estimó. Agregó que otra prueba está en el uso del polideportivo de la localidad en época estival. «Hemos tenido fines de semana con la concurrencia de casi doscientas personas. Algunos acampan y se quedan el fin de semana, utilizan la pileta y las comodidades que tenemos», indicó.
En ese sentido dijo que entre los planes para lo que resta del año es dotar al lugar de mayores comodidades. Específicamente se construirán nuevos quinchos y parrillas para satisfacer esa demanda.

Otras obras.
El mandatario dijo que «estamos en crecimiento y si bien tenemos todos los servicios básicos, siempre queremos más para nuestro pueblo. Ahora ya está en marcha la instalación del cajero automático que tanto estuvimos gestionando, será otro servicio que nos permitirá mejorar aún más la calidad de vida porque nuestra gente ya no tendrá que ir a Realicó a hacer trámites bancarios y obtener dinero».
Reiteró, en declaraciones televisivas, que continúa adelante la obra de construcción de cordón cuneta y entoscado de varias cuadras en el ejido urbano. Es lo que la comuna lleva adelante con mayoría de fondos propios y algo de ayuda del gobierno provincial, que sí será luego el encargado de la pavimentación de cinco cuadras, cuatro alrededor de la plaza, más otras tres que llevan hasta el sitio donde se ubica la escuela primaria de la localidad.
«La plaza también es un proyecto que venimos desarrollando desde la gestión anterior. Todavía nos queda mejorar algunos sectores de veredas y agregar más iluminación», dijo y añadió la importancia que tendrán las primeras cuadras asfaltadas alrededor de la misma, sitio donde se ubican también las principales instituciones.
También en este momento se hace la obra de mejora de los badenes y desagües pluviales que forman parte de la ruta 101 en el tramo que pasa por la localidad. «Eso es algo que había que mejorar, tanto para que corra el agua como para la seguridad de todos los que transitan por el lugar», dijo Canonero y destacó que «eso corre por cuenta de Vialidad Provincial que licitó la obra que hoy hace una empresa privada».
El año pasado pudieron finalizar cuatro viviendas del plan «Mi Casa» y ahora estamos esperando el cupo que nos corresponde para este año, pero por el tema de la pandemia eso y muchas otras cosas están demoradas. Un entiende que el gobierno ha tenido gastos importantes y no previstos en esta emergencia».
Se mostró satisfecho con el movimiento que se ha generado y especialmente con el interés por construir en la localidad. «Hemos vendido terrenos y varios ya han construido y otros lo están haciendo. Acá hay tranquilidad y seguridad y los que vienen son gente de Realicó, que está muy cerca, y de Pico, y por suerte han elegido a Falucho»

El SUM.
El entrevistado sostuvo que su mayor aspiración «es poder hacer un SUM para Falucho. Es una obra importante que no se hace así nomás, pero la vamos a gestionar. Hoy tenemos el salón del club, pero eso ya no nos alcanza».
Además, mencionó que entre sus ambiciones está poder lograr más asfalto para el pueblo y también aumentar el número de viviendas para satisfacer la demanda y evitar que la gente decida irse.
Por último, dijo que espera que pronto se puedan poner en marcha todas las actividades deportivas en la localidad y además que se aclare el panorama respecto de la realización, en septiembre, de la décima edición del encuentro de jinetes, «una fiesta que empezó modestamente y que fue atrayendo cada vez más gente. El año pasado la concurrencia fue de unas mil cuatrocientas personas, para nosotros un número impresionante si tenemos en cuenta los pocos que somos en nuestro pueblo y su zona rural», finalizó.