Inicio La Pampa "La situación es desesperante"

«La situación es desesperante»

PEÑA SOLIDARIA EN VILLA GERMINAL

El Desayunador de Villa Germinal realizó una actividad solidaria para recaudar fondos. «Todo el tiempo viene gente que la está pasando mal y necesita ayuda», indicaron desde la organización.

En el barrio Villa Germinal, la tarde del sábado tuvo otro color gracias a los y las integrantes del Desayunador que funciona en la esquina de Italia y Chaplin. Con la realización de una peña, además de buscar un objetivo recaudatorio, la organización se propuso brindarle una fiesta a los vecinos y vecinas, y buscó «acercar la cultura al barrio» para que la gente se sume para disfrutar.

Miki Fiol, integrante del Desayunador, dialogó con LA ARENA y manifestó que la actividad se llevó a cabo «para recaudar fondos» que permitan «la subsistencia» y sostener todas las actividades que impulsan en el desayunador, para las tareas del día a día. Por ello, resaltó la ayuda de «un montón de gente, las carnicerías y panaderías del barrio, las bandas y el sonido. De a poquito entre todos la fuimos armando».

A su vez, reconoció que en la organización «tuvimos un fin de año muy malo, el 2018 fue muy malo» y que muchas personas sufren la crisis y se les dificulta llegar a fin de mes debido a que «se ha encarecido» el nivel de vida, pero «sobre todo la comida».

En ese sentido, indicó que las familias «no dan abasto con los ingresos» y señaló que incluso con «una pensión, una asignación o un salario social, la verdad es que no les alcanza. Con el pan a 60 pesos el kilo y un montón de gastos que tienen en el día a día, no llegan…»

El referente social señaló que el desayunador «un poco ayuda a solventar los gastos de la familia con la comida de los sábados» y con la merienda que sirven tres veces durante la semana. Además, comentó que si una familia lo necesita, «los sábados se lleva una bolsa de alimentos». De todas maneras, reconoció que brindar este apoyo se les dificulta debido a que poseen «recursos limitados».

«Todo el tiempo viene gente, viejos conocidos que la están pasando mal y necesitan una ayuda. Pibes que ya tienen familia, que no aparecían hace rato y vienen para ver si los podemos ayudar», agregó.

Asistencia a familias.
Al Desayunador de Villa Germinal, que posee 16 años de trayectoria, asisten y participan actualmente más de 20 familias completas, incluyendo a los padres y madres de los niños. A su vez, se acercan personas que antes asistían al Desayunador, pero que ahora ya tiene su propia familia formada.

«El desayunador que nació inicialmente como una movida para niños, niñas y adolescentes hoy se encuentra con un montón de adultos que sostienen la organización pero la necesitan por la comida de los sábados o por el banco de laburos donde pasamos datos de puestos de trabajo», sostuvo.

«Algunos tienen su laburo pero no les alcanza, esa es la realidad», explicó Miki y añadió que incluso «algunos no tienen vivienda. Tenemos casos de chicos que no saben que hacer y se meten a una casa abandonada. La situación es desesperante».

Por otra parte, se refirió a la apertura de sesiones legislativas que se desarrolló en el Congreso el día viernes y manifestó que «tuvimos la amargura de escuchar al presidente y las pavadas que dice. No vive la realidad que vive la mayoría de la gente del barrio».

«Lo vemos y te cuentan, no tienen para morfar y tienen que vender su celular o la batería del auto. Otros salen a regalarse, cortar por cien mangos el pasto de un terreno», añadió.

Actividades.
Con respecto a las actividades que llevan a cabo, Miki explicó que están realizando «actividades de huerta, talleres artísticos, murga, tenemos un taller de género que empieza ahora en marzo y hay una chica que se va a sumar con un taller de artes visuales. Seguimos con las clases de apoyo y la cooperativa de panificación que tienen las mamás está arrancando otra vez».

En ese sentido, manifestó que no tuvieron vacaciones y resaltó que para el inicio de clases lograron conseguir zapatillas para los chicos y chicas. Sin embargo, están en campaña para recolectar útiles.
Miki destacó que el Desayunador es impulsado por «un grupo pequeño» pero que aún así intentan «dar respuesta en la medida de lo posible a toda la gente que se va acercando, pero está difícil».

El Desayunador abre sus puertas los días martes, miércoles y jueves de 18 a 20, y los días sábados durante la mañana. En relación a los aportes que pueda realizar la comunidad de la ciudad, Miki comentó que «siempre pedimos que se acerquen, que vengan un sábado a la mañana a compartir unos mates, a ver lo que hacemos, que vean cual es la realidad del barrio. Que charlen con las mamás y los papás del barrio y se van a dar cuenta cuáles son las necesidades».

Finalmente, subrayó que necesitan «aportes materiales y gente que quiera brindar algún taller, que se involucre con alguna actividad, tenemos biblioteca y necesitamos darle una vuelta a eso. Se pueden acercar, aportar y ayudar, porque la solidaridad que es uno de los pilares nuestros… «