“La situación es insostenible”

TEMEN CIERRE DE CENTRO TERAPEUTICO POR DEUDA DE NACION

“Hace seis meses que no cobramos y la situación es insostenible. Tenemos cerca de 90 pacientes en tratamiento y 60 trabajadores, entre quienes atienden, administración, cocina y choferes. Estamos todos en riesgo”, señaló Mirtha Portalez, directora de Solar Centro Educativo Terapéutico.
La institución, ubicada en Luis Pasteur 1248 de la ciudad capital, no es ajena al ajuste presupuestario que lleva a cabo el gobierno nacional. Su situación financiera es cada vez más delicada debido a que el Programa Federal Incluir Salud, que depende de la Agencia Nacional de Discapacidad, hace seis meses que no le abona las prestaciones que brinda a niños, niñas, adolescentes y jóvenes con discapacidad.
Dicho programa, que antes de la gestión de Cambiemos se denominaba Profe, ofrece cobertura médico-asistencial a todas aquellas personas titulares de pensiones nacionales no contributivas.

Restricciones.
En diálogo con Radio Noticias, Portalez sostuvo ayer que muchas instituciones comenzaron a restringir algunas prestaciones a sus pacientes.
“Por ejemplo, en vez de atender cinco días atienden tres. Otras han empezado a endeudarse. Nosotros mismos ya estamos endeudados. Este mes no pudimos pagar algunas cosas. Esta es la realidad del país”, afirmó.
La psicóloga aclaró que la entidad todavía puede sostener una “prestación plena”. Sin embargo, se ha visto obligada a hacer “algunas restricciones”.
“En vez de ir a natación dos días a la semana iremos uno solo. La gente colabora y nos reduce algunos valores. Recibimos distintas respuestas de la comunidad. Nosotros mismos también estamos en una posición solidaria y de acompañamiento, tratando de garantizar totalmente la atención para que los chicos no sufran lo que está pasando, pero no sé hasta cuándo”, agregó.

Trabajo integral.
La especialista precisó que las personas con discapacidad que asisten a Solar tienen entre 4 y 32 años. Algunos pacientes más grandes, con edades que oscilan entre los 14 y los 18 años, por la gravedad de sus trastornos conductuales, acuden a la institución desde las 9 hasta las 16 horas. Lo mismo sucede con los chicos y las chicas que terminaron la escuela especial o realizaron una escolaridad común con integración.
“Tenemos un amplio espectro de terapias: kinesiología, sicología, psicopedagogía. Eso se determina de acuerdo a la necesidad de cada paciente. Hay chicos que van a escuela común con integración y necesitan determinada terapia. Entonces vienen algunos días a recibirlas de forma integral”, explicó la profesional.
Y destacó que esta modalidad de trabajo con los pacientes permitió sortear la dificultad que tiempo atrás acarreaba el hecho de tener que concurrir a una sucesión de consultorios de especialistas en diversas disciplinas. “El centro integral es superador porque le mejoró la calidad de vida al paciente y a su familia”, manifestó.
Además, las personas que asisten al centro educativo participan de salidas, paseos, natación, equinoterapia y otras actividades fuera de la sede. “Pero no sabemos hasta cuándo las vamos a poder sostener”, lamentó la directora.

“Panorama aterrador”.
Portalez no duda en calificar de “aterrador” el panorama que se avizora para las instituciones dedicadas a la atención y el tratamiento de personas con discapacidad.
“El tema es ajustar, vaya a saber para qué. Están todo el tiempo prometiendo. Ayer (por el miércoles) hubo una movilización muy importante en Rosario, donde hay instituciones a las que les deben 10 meses de prestaciones”, afirmó.
Luego de la protesta de los centros terapéuticos de la ciudad santafesina, el director de la Agencia Nacional de Discapacidad, Santiago Ibarzábal, les garantizó que el pago de los fondos adeudados se iba a efectivizar en los próximos días.
“Una respuesta que estamos escuchando desde hace un mes. Yo estuve en Buenos Aires hace 15 días y me dijeron lo mismo. Pero con las promesas no se come. Así que no sé qué va a pasar”, concluyó Portalez.

Pensiones y necesidades
Portalez cuestionó la disposición de la Agencia Nacional de Discapacidad que ordena dar de baja a quienes presenten una supuesta “incompatibilidad”.
“Van a suspender pensiones y van a mandar notificaciones para que las personas se acerquen a Anses a demostrar que reciben una pensión por su discapacidad”, indicó.
Para la psicóloga, “el problema es toda la documentación que deben presentar. Les exigen demostrar que por poco no tienen para comer, que dentro de su grupo familiar no tienen una persona que los pueda mantener”.
“De los chicos que tenemos, 47 tienen una pensión. No sabemos a cuántos se la van a sacar porque no sólo van a tener que demostrar su discapacidad sino que deberán probar que por poco no son indigentes”.
“Toda persona con discapacidad tiene necesidades independientemente de que sus familiares puedan mantenerla o no. Ese debe ser el criterio de la pensión porque se trata de un derecho”, reflexionó la directora de Solar.