Inicio La Pampa "La situación es muy crítica"

«La situación es muy crítica»

DEUDAS POR PROGRAMAS POAI Y LAS "ESCASAS" INFRAESTRUCTURAS

Días atrás, la titular de la cartera Educación provincial, María Cristina Garello, junto a otros trece ministros provinciales, firmó un duro documento en donde reclamaron a Nación una cuantiosa deuda que, para La Pampa, ascendía a más de 90 millones de pesos. Ante este escenario, la funcionaria alertó que para la Provincia «resulta muy difícil afrontar esto» ya que «los fondos son significativos».
«Esa es la deuda que Nación se comprometió con la Provincia a pagar, a principio de año para ciclo lectivo 2019, pero hubo un atraso. Los fondos son significativos y resulta muy difícil para La Pampa afrontar esto», señaló Garello, quien explicó que la intención del documento es lograr «que éstas cuentas estén saldadas a los efectos de que el próximo ministro tenga la suficiente flexibilidad para disponer los fondos de la provincia».
«De esos 92 millones de pesos, se componen fundamentalmente dos líneas. Una de ellas, es lo que no nosotros llamamos POAI (Plan Operativo Anual Integral), que es el proyecto anual que cada provincia convenía con Nación a fines del año anterior. Este es totalmente pedagógico. O sea, Nación pone las líneas de política educativa y a partir de allí, las provincias planificamos y llevamos adelantes las acciones pedagógicas» con fondos nacionales, explicó la funcionaria en una entrevista con Radio Noticias, quien detalló que el monto en este aspecto asciende a unos 42 millones de pesos.
«La otra parte son aproximadamente 50 millones de pesos, digo aproximadamente porque con los índices de inflación que tenemos, este monto va cambiando. Esta es la deuda que Nación tiene con las provincias por las escasas obras de infraestructura que financió. Acá hay certificados de pago atrasado y redeterminaciones de precios que se hacen de todos esos certificados. Esto hace esa que suma, cuando salga el nuevo índice que no sé cuánto será, aumente», completó.
Ante esta falta de recursos nacionales, el Gobierno Provincial debió hacerse cargo y destinar fondos para que algunos programas no quedaran totalmente estancados. «Todos los programas que se financian con esto están parados o afrontándolos con dinero propio», precisó al respecto.

-¿Hay obras paradas?
-No porque la Provincia, y en eso tengo que reconocerlo, tiene una relación con las empresas que son pampeanas y han terminado las obras. Se han hecho cargo de los atrasos. Esto obligó al señor gobernador Carlos Verna a pedirle autorización a la Cámara de Diputados para disponer de partidas extras para pagar las obras que se hicieron.

Situación crítica.
«La situación es muy crítica y en La Pampa, al ser una provincia bien administrada, se pudo hacer frente a todos estos vaivenes económicos», destacó la ministra, sin embargo alertó que «en las provincias del NOA y del NEA que reciben los fondos compensatorios para el pago de los sueldos docentes, están ahogadas y no pueden resistir esto».
«Por eso el enojo es muy grande y nos movió a los ministros a autoconvocarnos porque estas cuestiones se esgrimen en la Asamblea del Consejo Federal, pero la última reunión se hizo en junio cuando debe hacerse todos los meses», cuestionó, por lo cual los titulares provinciales de Educación «nos reunimos e hicimos llegar esa nota a Nación, por lo menos para que quede constancia de los reclamos de las provincias».

Nuevo ministro.
Por otro lado, Garello fue consultada sobre el avance de las discusiones con el equipo que continuará al mando del Ministerio en la próxima gestión. En ese sentido, afirmó que «la transición» se viene haciendo «hace dos meses» para «continuar con las líneas políticas» que se encararon hace cuatro años.

-¿Cómo se va a dar la transición con la próxima gestión? ¿Qué balance hace de estos cuatro años?
-En primer lugar, debo decirte que la transición la venimos haciendo hace dos meses. El equipo del ministerio estaba formado como para seguir, para continuar con las líneas políticas, por eso más allá que el cambio de nombres no van a haber cambios. En segundo lugar, si hago un balance sería muy necio decir que está todo hecho, en Educación nunca está todo hecho y los resultado están de un día para el otro. Sin embargo, lo que logramos estos cuatro años es instalar líneas de política educativa netamente pampeanas.
«Cuando llegamos nos encontramos con el cimbronazo de programas que se terminaban, de gente que quedaban afuera, de chicos que se quedaban sin tecnología. A partir de esta crisis pudimos lograr acciones provinciales, con fondos propios», remarcó la ministra y afirmó que de cara a los próximos cuatro años se buscará «reforzar lo que ya tenemos», apuntar a «la inclusión de todos los chicos, que significa completar la obligatoriedad, y seguir fortaleciendo la formación docente».
Por otro lado, Garello agradeció la relación que mantuvieron con los gremios docentes, quienes -a pesar de la crisis- «nos han acompañado, entendieron la situación del país, y la gestión del gobernador Verna ha ido acompañando la inflación con la recomposición del sueldo, por eso no tuvimos problemas con las paritarias. Esto no pasó en todas las provincias».

«Sostenido por mujeres».
Garello aseguró que el ministerio «está sostenido por funcionarias mujeres», aunque aclaró que «en este caso van a estar coordinadas por un hombre». Y deslizó: «Son decisiones del gobernador (Sergio) Ziliotto». De esta manera, la ministra habló sobre la polémica que surgió a partir de la falta de mujeres en la primera línea del gabinete del próximo gobernador. Desde su cartera, Garello reveló que «cuando comenzamos a hablar en esta transición nunca hablamos de nombres y finalmente creímos todos que la figura de Pablo Maccione era la que más se adecuaba a coordinar a todo el equipo».
«Lo que pasa es que un cambio de cabeza, cuando hay figuras muy fuertes como es mi caso, el cambio se siente. Entonces creímos que Pablo era la mejor figura para coordinar todo. Por eso le propusimos a Ziliotto que tenga el cargo», afirmó.