La UNLPam recuerda Convención en papelería

El Consejo Superior de la UNLPam resolvió utilizar durante el primer semestre del año 2019 en toda la papelería oficial de la Universidad Nacional de La Pampa la inscripción “40 años de la Convención sobre la eliminación de todas formas de Discriminación contra la Mujer”. Durante el segundo semestre la inscripción en toda la papelería será “70 años de Gratuidad de la Enseñanza Universitaria”.
La Resolución que aprobó estas inscripciones es la 503/2018, que en sus considerandos establece que conmemorar la adopción de esta Convención sería “un honor y tener presente en la memoria el trabajo sostenido y constante de diversos grupos de mujeres organizadas en torno a la construcción, defensa y garantía de los Derechos Humanos de las mujeres luego de la II Guerra Mundial”.
La Convención fue aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1979 y entró en vigencia en 1981. En Argentina, fue ratificada por Ley Nacional N° 23.179 e incorporada al artículo 75 inciso 22 de la Constitución Nacional en 1994.
La “Cedaw”, como se conoce a la Convención por sus siglas en inglés, “constituye el principal instrumento internacional para la promoción y la defensa de los Derechos Humanos de las mujeres por parte de los Estados, y con su Protocolo Facultativo conforma el principal instrumento para la exigibilidad de los derechos de las mujeres en el mundo, y para develar el sesgo androcéntrico de la teoría y la práctica en los Derechos Humanos”.
La Cedaw se apoya sobre los principios de igualdad y no discriminación y principio de responsabilidad estatal, a fin de hacer realidad mediante acciones afirmativas, la promoción del cambio cultural y la creación de las condiciones para el ejercicio pleno de la ciudadanía y participación política de las mujeres.
En el segundo semestre de 2019, se utilizará el membrete “70 años de la Gratuidad de la Enseñanza Universitaria”. En torno a esta inscripción, la Resolución recuerda que por Decreto N° 29.337, firmado por el presidente Juan Domingo Perón el 22 de noviembre de 1949 se suspendió el cobro de aranceles en las universidades nacionales. “Se trató de una medida que impulsaba la inclusión de los sectores antes marginados del capital cultural más elevado del país, y permitió, además, considerar a la educación universitaria no como un privilegio, sino como un derecho social”, se destaca allí.