Inicio La Pampa La vendimia en la provincia duplicó a la del año pasado

La vendimia en la provincia duplicó a la del año pasado

SE SEMBRARON DIEZ NUEVOS VARIETALES EN CASA DE PIEDRA

La vendimia pampeana de este año casi duplicó la de la temporada anterior: pasó 53.870 kilogramos de uva en 2020 a 98.420 kilos en 2021. Es producto de un trabajo minucioso y sistemático que, al cabo de varios años, ha logrado que la zona se caracterice por la calidad de sus uvas pero también por la productividad de sus tierras. Prueba de ello es que esta temporada el rendimiento de algunos varietales estuvo por encima del 200 por ciento. Bodegas de primeras marcas miran con creciente interés el desarrollo pampeano.
El trabajo desarrollado en los últimos años en pos de conocer las características agroecológicas de Casa de Piedra «está dando sus frutos» y ello se refleja en la consolidación de la vitivinicultura como una nueva producción, la olivicultura y otras más, en una zona que una década atrás no tenía ningún proyecto en desarrollo, fuera del turístico.
«Hoy podemos decir que Casa de Piedra es una zona productora de excelente calidad de uvas, para vinos de media y alta gama, con la posibilidad de producciones abundantes», destacó el Ente Provincial del Colorado en un reciente informe. Esta combinación «no la logra cualquier zona, ya que en general la cantidad es opuesta a la calidad», acotó.
Comprender esas condiciones y adaptar el manejo y las variedades del viñedo a las mismas han sido las claves que «permiten tener altas producciones y de alta calidad y sanidad», reza el informe. Son factores que «permiten asegurar rentabilidad a cualquier proyecto y aportarle una competitividad adicional frente a una actividad tan globalizada y prestigiosa como es la vitivinicultura».
En la actualidad en la chacra experimental de Casa de Piedra hay diez variedades de uva en producción, con las cuales se está elaborando vinos desde hace varias temporadas. Ellas son Chardonnay, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Tannat, Pinot Noir, Malbec, Bonarda, Petit Verdot, Syrah y Merlot.
En base a la experiencia desarrollada y buscando las variedades que mejor se adapten a nuestra zona, el año pasado el Ente plantó diez variedades más «que consideramos van a producir de manera excelente». Estas son Torrontés Riojano, Tannat, Tempranillo, Garnacha, Marselan, Monastrel, Pinot Gris, Cabernet Sauvignon, Carmenere y Montepulciano.
Entre la vendimia 2020 y la 2021, el crecimiento en productividad de la mayoría de los varietales fue significativo en casi todos ellos, con algunos casos sobresalientes: el varietal Pinot Noir, que mejoró en un 230,41 por ciento; el Tannat, un 114,37 por ciento; el Malbec, 116,34 por ciento, y el Bonarda, un 106,14 por ciento.

Más bodegas.
Desde que comenzó la experiencia vitícola en Casa de Piedra, los resultados «nos indican que estamos frente a una nueva región productiva que va a dar grandes vinos y tiene un gran potencial de crecimiento», sostuvo el EPRC. Prueba de ello son las empresas que ya se instalaron en Casa de Piedra y también las que tienen en estudio radicarse en la ribera pampeana. A la bodega Rutini -que visitó la zona y se llevó uva pampeana para vinificar en sus bodegas-, se suma otra etiqueta de alta gama que ya se ha puesto en contacto con el gobierno pampeano.
«Tenemos que acompañar con el empuje de políticas públicas que generen infraestructura y condiciones adecuadas para transformar el desierto y la pequeña Villa en un oasis productivo y un pueblo floreciente», convocó el Ente, que alentó la esperanza de que en poco tiempo «los pampeanos podamos probar nuestros distintos vinos y comprobar con sus sentidos, todo lo que estamos expresando y experimentando en el sur de la provincia».

También olivicultura.

La zona de Casa de Piedra también tiene condiciones óptimas para la producción de aceitunas para conservas y para elaboración de aceite extra virgen. Las condiciones agroecológicas de la zona son las apropiadas y permiten la producción de aceitunas con alto porcentaje de aceite, baja acidez y alta valoración organoléptica. La excelente sanidad y productividad de los olivos de Casa de Piedra, permiten cosechar aceitunas en su punto exacto de maduración y obtener aceites de altísima calidad.
Debido a este potencial, el Ente Provincial del Río Colorado tiene en estudio un buen número de variedades, entre las que se encuentra Picual, Manzanilla, Coratina, Hojiblanca, Arbosana, Changlot, Arbequina, Maurino y Koroneiki.
Este cultivo permite elaborar aceites varietales o de corte y también la preparación de aceitunas verdes o negras en salmuera y todas sus variantes descarozadas y rellenas, como también las aceitunas negras «tipo griego».
Actualmente en la chacra experimental del EPRC hay unas 410 plantas de esas 9 variedades, ocupando una superficie de 0,3 hectáreas, sumadas a las 10 hectáreas de viñedos, pistachos, avellanos, granada, lavanda y nogales.
La producción de olivos se complementa excelente con la vitivinicultura, debido a que una vez que concluye la vendimia, ese personal se dedica a la cosecha de olivos.