Inicio La Pampa La venta de camionetas cayó 40% y es la peor en cinco...

La venta de camionetas cayó 40% y es la peor en cinco años

NI EL CAMPO SE SALVA

En el primer bimestre del presente año 2019 las ventas de camionetas rurales se derrumbaron un 40 por ciento en relación al mismo periodo del año pasado, según datos brindados por la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) y difundidos ayer por el sitio La Política Online (LPO).
La caída acompaña un declive similar de toda la industria, pero es una señal de alerta ya que el campo es de los pocos sectores a los que el Gobierno nacional de Cambiemos apuesta para empujar una reactivación que se demora.
La fuerte caída se debe principalmente al encarecimiento de las tasas de interés en el sistema bancario que desincentivaron el acceso al crédito y a la falta de liquidez en el sector agropecuario producto de la sequía que azotó a gran parte del país durante la campaña 2017/18.
Estos datos demuestran, contrariamente a lo que planteó el presidente Mauricio Macri el viernes último en la apertura de las sesiones del Congreso, que la economía lejos de reapuntar está transitando una fuerte recesión que ni el campo parece escapar, según resaltó el informe periodístico.

Caída.
Partiendo de lo consignado por el documento de Acara, durante enero y febrero de este año se patentaron un total de 12.400 unidades de las seis camionetas de mayor uso en el ámbito rural versus 20.540 y 19.329 vehículos en los mismos meses de 2018 y 2017, respectivamente. La baja es notable.
El dato es que la caída de ventas de camionetas rurales en el primer bimestre de este año es incluso mayor al registrado en igual periodo de 2015 (17.289 vehículos), 2014 (14.658) y 2013 (13.978) y similar a lo alcanzado en 2016 (11.856).

Desalentador.
El presidente de Acara, Dante Alvarez, trazó un panorama desalentador para el corto plazo y de incertidumbre para el mediano: «Estamos transitando meses con números negativos, situación que seguramente seguirá hasta junio», precisó a LPO.
Y agregó: «La caída de ventas se debe a un mercado con financiación prácticamente inexistente, algo que para nuestro sector siempre ha sido clave. Habrá que ver en la segunda mitad del año con qué realidad nos encontramos».
En la actualidad una camioneta rural cero kilómetro no cuesta menos de $ 1.200.000 con un dólar en torno a los $ 40 (unos 30 mil dólares), aunque las empresas tienen la posibilidad de adquirirlas como bien de trabajo y deducir impuestos.
En 2017 se dio el récord histórico de ventas de camionetas con 107.724 unidades vendidas (un 30% más que en 2016). Esa tendencia se ratificó en el primer trimestre de 2018 pero enseguida se cortó por la devaluación y la suba de tasas de interés.
La industria automotriz fue una de las grandes beneficiadas por la eliminación de retenciones que rigió desde diciembre de 2015 hasta septiembre de 2018. Luego volvieron a implementar el esquema de derechos de exportación y cayeron las ventas.

Camionetas.
Como sea, la Toyota Hilux sigue liderando el segmento rural con una participación de mercado del orden del 40 por ciento, mientras que en segundo lugar se encontró la Volkswagen Amarok con un 22,5 por ciento, según un artículo publicado en valorsoja.com
La Ford Ranger, en tanto, se ubicó en el tercer lugar de ventas en el primer bimestre del año con una participación del 18,2 por ciento, al tiempo que la Fiat Toro capturó un 6,8 % del mercado, la Chevrolet S-10 un 9,3 % y la Nissan Frontier un 3,3 por ciento.

Automotrices en crisis.
La fuerte baja en la venta de los vehículos rurales es un reflejo de la crisis que vive el sector automotriz desde el año pasado y que, a dos meses de este 2019, aún parece prolongarse. Días atrás, la propia Acara había detallado que en 2018 se produjo una retracción de patentamientos del 10,9%, y en febrero la caída llegó al 42,8% (2,8% más que la venta de camionetas). En el bimestre la baja acumula un histórico 47,5%.
Con estos números, en lo que respecta al sector en general, se trata del octavo mes consecutivo a la baja, con el agravante que en los últimos cinco meses el descenso superó el 40%, un nivel de contracción de ventas que no se observaba desde la crisis del 2002.
En este caso, los peores resultados se vieron en los comerciales pesados -camiones- que bajaron sus ventas un 52,8%, siguiendo por los automóviles que lo hicieron en un 44,6%. Ahora, tal como dio a conocer LPO, observamos que las camionetas rurales registraron un desplome del 40%.