Inicio La Pampa La voz de una víctima de los agrotóxicos: "Cruzamos la calle y...

La voz de una víctima de los agrotóxicos: «Cruzamos la calle y nos están fumigando»

Las agrupaciones ambientalistas La Pampa Libre de Agrotóxicos y el Colectivo Sanitario concurrieron al Plenario de Comisiones para intervenir en el debate sobre la Ley de
Plaguicidas. En términos generales, denunciaron el “daño a la salud y al medio ambiente que provocan los agroquímicos”, y ratificaron su posición “innegociable” sobre la necesidad de cambiar el modelo productivo hacia uno agroecológico.

Ricardo Cheli, abogado y representante de La Pampa Libre de Agrotóxicos, minutos antes de la exposición en el Plenario habló con la prensa y dijo: “No se puede seguir con este sistema. Proponemos dos artículos para que se prevea ese tránsito y para que el Estado produzca en esos espacios con principios agroecológicos. Hay que pasar
a un modelo agroecológico”.

Sobre el rendimiento de la producción, expresó: “Es la misma, ya está
comprobado. Hay 1.500 productores que están con este sistema. Además,
es importante porque esto los exime a los productores de comprar en
dólares productos para plagas que se han hecho resistentes”.

Asimismo, desde su organización propuso una distancia de 1.000 y 800
metros “como en Chaco”.

“Pensamos dos años de transición, es irrenunciable esto, pero entendemos que hay lugares que pueden tardar más o tardar menos”, aseveró.

Según Prensa de la Legislatura, en el Plenario, el primer orador fue Carlos Ortellado, de La Pampa Libre de Agrotóxicos. “Los agrotóxicos matan”, dijo y siguió: “Hay pruebas elocuentes. No solo animales sino humanos. No es un capricho. No se puede seguir avanzando con premisas que suenan falsas, como es eso de que es para paliar el hambre del mundo, porque en realidad se
necesitan cientos de miles de tarjetas para paliar el hambre. Y la mayoría de estos alimentos se van a los chanchos de China”.

Sobre la Ley de Plaguicidas, manifestó: “Dicen que esta Ley viene a mejorar el tema de los residuos. Esta Ley tiene aspectos que son positivos. Pero cuando se trata de veneno lo mejor es no aplicarlo. Nos hablan de los bidones y aparecen tirados en todos lados”.

También, reflexionó que “nadie se propuso estudiar cómo aumenta la producción bajo un modelo agroecológico. Venimos por la prohibición”, insistió y propuso un período de transición “que nos tiene que permitir evolucionar en un proceso cultural distinto”.

Por último, alertó que “nuestra gente del norte está muy mal. No hay
ningún relevamiento sanitario en la provincia. ¿Cuantos millones de litros de veneno se han tirado sobre nuestra tierra?”, se preguntó.

LA PALABRA DE INES.

A continuación, fue el turno de Inés Strizzi, integrante de La Pampa Libre de Agrotóxicos y vecina de Realicó que padece una enfermedad oncológica, según denuncia, por vivir en inmediaciones de zonas donde se utilizan agroquímicos.

“Las personas que nos enfermamos nos tenemos que adaptar a la realidad que te digan ‘tenés cáncer’. Nosotros vivimos en Realicó fumigados por todos lados. Hay un ordenanza del 2011 que es súper permisiva con los fumigadores. Apenas cruzamos la calle ya nos están fumigando. Las tardecitas en los barrios periféricos en Realicó son así”, lamentó.

Y amplió: “Para nosotros es urgente. Para ustedes capaz no porque están en la
ciudad. No vamos a aceptar ninguna Ley que trate esto de ver cómo
aplicamos un poco menos de veneno. Porque la gente del campo tiene
otra alternativa. En mi caso cada 4 meses me tengo que hacer estudios.
Y hay gente que se tiene que hacer quimioterapia todos los días. Nosotros no vamos a aceptar una Ley que siga por el mismo camino”, advirtió.

Y sostuvo: “Los que estamos enfermos no tenemos tiempo. Nosotros no tuvimos
‘período de transición. A mí me sacaron las mamas de una, no me dieron
un ‘período’ tampoco cuando se me caía el pelo”.

Del mismo modo se manifestó Abel Lucero, de la agrupación anteriormente nombrada y habitante de Intendente Alvear. “Somos tres en nuestra familia que estamos intoxicados y todo el mundo miró para el costado”, denunció. “Acá hay que desengañarse, les pido a las autoridades que por favor nos ayuden. Yo viví 15 años al lado de las máquinas fumigadoras. Yo vivo en mi casa con 13 personas, pregunto si alguien se va a hacer cargo si esa familia empieza a destruirse”,
concluyó.

Los ambientalistas también pidieron participar de la reglamentación, “porque después en la reglamentación se termina modificando la ley, setermina dibujando y cambia todo, así que queremos participar”, solicitaron.