Inicio La Pampa "Lamentable, preocupante y triste"

«Lamentable, preocupante y triste»

«Todo esto nos parece lamentable, preocupante y triste», definió Melisa Ibáñez, integrante de la Asamblea Permanente por el Río Colorado, a la licitación por Portezuelo en Mendoza cuya única firma, la china Sinohydro, según Mendoza On Line, cuenta con serios antecedentes.

Ibáñez, desde Río Colorado, contó a LA ARENA la opinión de los asambleístas rionegrinos al conocer la noticia sobre el desarrollo del proceso licitatorio y de la presentación de una única firma que, siempre según el mismo medio mendocino, construyó una represa en Ecuador con más de 8 mil fisuras y mantiene un litigio con el Gobierno de Ecuador por un elevado aumento de los costos que demandó hacer la obra inaugurada en 2016.

Para Ibáñez, los pliegos para la licitación tenían «raras condiciones como por ejemplo que ninguna empresa nacional pudiera participar salvo que haya construido tres represas en los últimos años».

-¿Cómo vivieron el proceso de licitación?

-Para nosotros fue una mezcla de tristeza, bronca y preocupación. Es una licitación lamentable. Mendoza se maneja sin respetar la unidad de cuenca queriendo usar nuestros bienes como propios. El río está compartido por cinco provincias.

Ibáñez fue una de las integrantes de la Asamblea que realizó la histórica marcha en Río Colorado en contra de «Portezuelo en manos de nadie». La manifestación contó con una gran cantidad de vecinos que por primera vez salieron a visibilizar la problemática.

«Después de la marcha muchas más personas se sumaron a la asamblea y por fin se terminó de visibilizar el rechazo de la localidad a Portezuelo: sin dudas era algo que faltaba porque muchas personas de Río Colorado no sabían de qué se trataba la obra», ponderó.

«LLENO DE VICIOS».

Ibáñez enumeró que una obra de esta magnitud no se puede realizar sin un estudio de impacto ambiental, sin pasar por el Congreso, sin respetar las leyes de Obras Hidráulicas, la Ley de Glaciares, la Ley de Medio Ambiente, ni la consulta previa a las comunidades originarias que viven a la vera del río Colorado.

«Portezuelo es un proyecto multipropósito lleno de vicios y también viola las leyes vigentes y el tratado del trasvase: esta obra, así como está planteada, a los rionegrinos, a los vecinos de Río Colorado, y a todos en general no nos beneficia en nada», completó.