viernes, 18 septiembre 2020
Inicio La Pampa Las cámaras confirman que duró hasta la medianoche

Las cámaras confirman que duró hasta la medianoche

"CENA JUDICIAL"

Algunas fuentes oficiosas están dando cuenta que se habría complicado la situación de los funcionarios judiciales, vinculados a lo que ha dado en llamarse la «cena de los jueces». Eso después que el martes se abrieran las cámaras de video con las que se hizo una suerte de seguimiento del recorrido y horarios de lo que serían sus autos, al parecer partiendo desde el domicilio del juez Pablo Balaguer.
No obstante, el abogado José Mario Aguerrido, que ejerce la defensa de cinco involucrados en la causa, sostuvo en brevísimo diálogo con este diario, que «en las cámaras no se ve nada… sólo autos yendo y viniendo, pero no es posible identificar en las imágenes ni patentes ni quienes se conducían en ellos».

Los involucrados.
Como se ha venido informando los jueces Pablo Balaguer, Miguel Ángel Vagge, y el fiscal general Guillermo Sancho, fueron denunciados por el subsecretario de Salud Gustavo Vera, por haber infringido presuntamente el artículo 205 del Código Penal, que impone restricciones ante la situación de emergencia sanitaria. En la misma causa quedaron involucrados el empresario Carlos Ruiz y el abogado Marcelo Molín, que también participaron en el encuentro que se realizó en la vivienda de Balaguer.

Recorrido y horarios.
Las cámaras del Cecom (Centro de Comunicaciones de la Policía Provincial) revelan el recorrido que hicieron los autos que se asemejarían a los que tienen los funcionarios judiciales y el empresario, y el horario en que se movieron el 20 de julio, Día del Amigo, aunque fuentes cercanas a los imputados sostienen que «no se puede determinar ni patentes ni quienes iban en esos vehículos. Sólo se ven autos circulando, pero nada que pueda hacer presumir que salieron de la casa de Balaguer».

Hasta medianoche.
Las especulaciones de quienes siguen con detenimiento los movimientos del expediente, dan lugar a pensar que el encuentro se produjo fuera del horario permitido, y que se habría extendido hasta alrededor de la medianoche; aunque algunos de los presentes pretendió señalar que «fue una picadita» que sólo duró hasta las 20.30.
Después que se conociera que Carlos Ruiz -que horas antes había estado en la localidad de Pellegrini, donde había un importante foco- estaba infectado de coronavirus, el mismo empresario consultado por las autoridades de Salud reveló con quiénes había cenado el Día del Amigo, dejando en el ojo de la tormenta a los funcionarios judiciales y otros comensales.

Torino sigue.
Después que se realizara la denuncia, hubo idas y vueltas en torno al fiscal que tomaría la causa, que finalmente quedó en manos del fiscal general Jorge Marcelo Amado, y de Andrés Torino. Este pretendió apartarse pero el mismo Amado le negó la posibilidad; y después fue recusado por el Gobierno provincial por entender que era subordinado de Guillermo Sancho, y eso podría afectar su imparcialidad. La jueza Florencia Maza lo ratificó en el expediente.

¿Torino sí vio?
El fiscal Andrés Torino estuvo inhallable ante los llamados telefónicos, no obstante lo cual este diario pudo saber que él -en la observación de las imágenes del Cecom- entiende que se puede ver que el fiscal Guillermo Sancho se movilizaba en una camioneta Tucson; Carlos Ruiz en una Ranger 4×4; y Marcelo Molín en una VW Touareg.
El empresario habría llevado al entonces funcionario provincial -después despedido por el Gobierno- Pedro Arcuri hasta un domicilio en calle Argentino Valle, para continuar luego rumbo a General Acha.
Sancho se habría encargado de trasladar a Vagge hasta su domicilio en calle Sucre para después continuar viaje; y Marcelo Molín se fue en su auto a su casa en calle San Jorge.

«No se ve nada».
Lo cierto es que el defensor Aguerrido -quien también está remiso a hablar por estas horas, y lo hace de manera mínima- descree de tanta «claridad» en la precisión de autos y recorridos… «No se ve nada…», fue lo único que dijo en forma cortante.
En los pasillos de Tribunales -ahora con restringida cantidad de gente- se puede escuchar que el abogado considera que la jueza Maza no debió permitir medidas de prueba porque había dicho que era «prematuro» expresarse y que no está resuelto el pedido de nulidad.
Cabe recordar que Aguerrido había planteado en principio un resarcimiento económico -habría sido de 20 mil pesos-, sin que ello significara que sus defendidos aceptaban responsabilidad alguna en lo que se les achacaba. Esto fue desestimado por la Justicia.

La defensa irá al TIP.
En cuanto a su planteo de nulidad -porque se utilizaron para la denuncia datos conseguidos a partir de una práctica sanitaria que debiera ser reservada, según dice-, es seguro que Aguerrido va a recurrir esto en los próximos días. Hará una presentación ante el Tribunal de Impugnación Penal; y se estima que si es necesario irá a instancias superiores.
Aún faltan otras medidas de pruebas, como la apertura de celulares, que pueden ofrecer más elementos al expediente. Después, en caso de considerarse que son los suficientes para avanzar vendría la formalización de los imputados, el ofrecimiento de pruebas, y eventualmente el juicio que debería tramitar un juez de audiencia.