Inicio La Pampa Las cooperativas esperan precisiones

Las cooperativas esperan precisiones

DECRETO NACIONAL PARA EVITAR EL CORTE DE SERVICIOS

Las cooperativas prestadoras del servicio eléctrico en La Pampa aguardan «precisiones» respecto de la aplicación del decreto nacional que impone medidas para evitar cortes de servicio mientras dure la emergencia por el coronavirus. Conscientes de su rol social, pero también de lo delicado que es hoy el panorama económico y financiero, algunos dirigentes dijeron ayer a este diario que es importante que la Administración Provincial de Energía haga saber quienes deben seguir pagando y quienes son beneficiarios eventuales de la medida.
En la edición de ayer de LA ARENA, fue el gerente del área de la CPE santarroseña Luis Usero quien afirmó que la medida del no corte no es para todos. Los consultados indicaron que acuerdan con los dichos del gerente de la entidad capitalina pero que en cada entidad distribuidora esperan una circular de APE que dé respaldo y precisiones a las respectivas administraciones.
Además, aguardan que se concreten las señales del Gobierno de La Pampa en torno a medidas que tienen que ver con la toma mensual de estado de los medidores que luego permite la facturación. Hasta ayer, en la Secretaría de Energía le comunicaron a quienes consultaron que «estudian la medida» y que en breve habrá definiciones.
Ambos temas son de vital importancia para las cooperativas. De acuerdo a su tamaño y estructura, en los últimos días de cada mes se concentra la tarea de verificar los consumos para luego confeccionar las facturas. Esa tarea sería suspendida por APE, que dispondrá además una manera uniforme de facturar los consumos hasta tanto se levante la emergencia por coronavirus.

Nueva facturación.
Estiman que podría ser un promedio de cada consumidor o una cifra similar o igual al mismo período del año anterior. Una vez vuelto a tomar el estado del modo habitual se establecerá el consumo real y las facturas se ajustarán hacia arriba o hacia abajo, según corresponda.
La treintena de cooperativas que distribuyen energía en la provincia, además de otros servicios, toma el estado en sus medidores con diversos métodos y cantidad de trabajadores. En las más pequeñas un empleado y en un par de días hace la faena, mientras que las más grandes disponen de otras maneras, más personal y diversos sectores y fechas para hacer el trabajo. En todos los casos, la medida intenta quitar esos empleados de las calles y preservar su salud y el eventual contagio del virus que pueden generar.
Lo mismo sucede con las órdenes gubernamentales respecto de quién debe pagar o quién puede postergarlo o no hacerlo. Los dirigentes buscan de este modo poder ser útiles y cumplir el rol solidario de las cooperativas pero además velar por su salud económica y financiera en un momento que, además, sufre otros avatares más allá de la pandemia.

Por caja.
Hoy, buena parte de las entidades se ha plegado al cierre de puertas y el mantenimiento de sus servicios con personal de guardia y dotaciones indispensables. Sin embargo, y esto también de acuerdo a cada estructura, las cosas pueden variar con el cambio de mes en el almanaque y la llegada de abril. «Tomando las medidas del caso, abriremos las puertas y la caja. Acá, más de la mitad de la gente paga en nuestras oficinas, hay poco uso de los sistemas electrónicos y otras formas de pago están poco difundidas», indicó a este diario ayer un dirigente del interior. Agregó que «se hará la cola afuera, con la distancia debida entre personas e irán ingresando de a uno. Ya estamos haciendo las previsiones sanitarias para tener todo el orden y evitar el contagio del virus, que por suerte todavía no hay mucho en La Pampa».
Dijo también que espera «que la propia gente tome conciencia y el que esté en condiciones de pagar lo haga normalmente. Esto también es un acto de solidaridad, esperemos que no haya avivadas porque eso nos perjudica y perjudica a todos», por lo que también dijo estar «esperando saber los alcances concretos del decreto presidencial».