Inicio La Pampa "Las fiestas clandestinas molestan mucho"

«Las fiestas clandestinas molestan mucho»

DESDE EL SITRASAP LAMENTAN FALTA DE CUIDADOS DE PARTE DE LA POBLACION

La secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Salud Pública (Sitrasap), Mirta Viola, aseguró que las restricciones que dispuso el gobierno provincial «frenan el avance» de la pandemia al tiempo que admitió que las fiestas clandestinas «molestan y mucho» por la falta de interés con los cuidados colectivos.
Viola habló ayer con Radio Noticias y destacó el accionar del personal de salud al conmemorarse el 12 de mayo el Día Internacional de la Enfermería. «El personal que atiende a quienes llegan a terapia, es el mismo que atiende desde el año pasado esta situación de pandemia. Evitemos que colapse el personal y las camas. Lamentablemente, la experiencia en el país y en el mundo, demuestran que las restricciones frenan el avance de la pandemia», analizó Viola. Y en ese punto admitió que «las fiestas clandestinas molestan… Y mucho».
Viola insistió con ponderar las nuevas restricciones a la circulación y la interrupción de las clases presenciales como formas de evitar más contagios. «Hay un alto porcentaje de la población que es amante de mirar afuera al país: miremos en otros lados las restricciones que se hicieron, mucho más duras que las que hay acá para lograr frenar la escalada de casos».
Y agregó: «No quieren copiar lo que no les gusta. Y si esto no se para así con estas medidas, es imparable, es la forma. Decirle a alguien que no tiene cama no es lo ideal o la intención de nadie. Si no se frenaba ahora, esto iba a suceder acá en poco tiempo».

Vacunas.
La gremialista destacó que en la actualidad hay menos casos positivos entre el personal de salud. «En la provincia está casi un 90 % vacunado. Eso nos protege y disminuye la contagiosidad. Además, luego de un año y meses, hemos aprendido a cuidarnos correctamente. Los accidentes que suceden, son por el agotamiento. Si alguien se contagia, son menores».
En ese punto Viola advirtió que los y las trabajadoras tienen sobrecarga horaria y doble turno laboral. «No hay personal suficiente para atender y se trabaja doble turno o turno y medio. Además, en los brotes, se trasladó gente al interior, como ocurrió en Guatraché. Luego, cuando se habilitaron los modulares, llegó gente del interior a trabajar para no recargar al personal y esto sirvió de formación al personal, para que atiendan en el interior».

Clandestinas.
Frente a la repetición de las fiestas clandestinas y la falta de cumplimiento de medidas sanitarias de una parte de la población, la titular del Sitrasap no ocultó su malestar. «Eso molesta mucho, yo entiendo que uno está cansado, y eso enoja, no evalúan las consecuencias sociales y el costo, no solo afectivo, sino económico. Se valora poco porque hay mucho esfuerzo del personal de salud y parece que todo se desliza livianamente. Pero hay un entramado de mucha dedicación y trabajo, con errores propios, pero la cuestión de la fiesta molesta. Y mucho».
Viola, en tanto, resaltó la tarea de quienes trabajan en salud, sobre todo en esta era de pandemia mundial. «Médicos y enfermeros formamos parte del equipo de salud y logramos que funcione todo, pero también incluimos a los compañeros que trabajan en la caldera del hospital. Y esos compañeros se merecen un monumento, viven trasladando tubos de oxígeno y si no los llevan, los pacientes se mueren. Lo mismo que la mucama, el administrativo, el técnico o el chofer que traslada los pacientes. Todos somos un eslabón de la cadena, todos formamos parte de esto y nadie es más que otro», valoró.

Pedido.
Viola también reclamó mayor reconocimiento para el sector laboral que representa. «Nosotros consideramos personal de enfermería a todo el que trabaja en la enfermería: desde el auxiliar, al licenciado en enfermería o posgrado. Y vemos que no somos reconocidos. En lo público no llegamos a las mismas condiciones que otro personal de salud. No tenemos dedicación exclusiva y esas son luchas y reclamos en la Provincia, necesitamos que se nos reconozca. Son trabajos que no son atractivos desde lo económico, hay que trabajar en dos lugares, para tener una vida digna», apuntó la sindicalista.