Las grandes cadenas padecen por la crisis

FUERTE RETRACCION EN VENTAS

La crisis económica que atraviesa al país no perdona a casi ningún sector empresario. Y las grandes cadenas de supermercados, que tienen presencia en nuestra provincia, finalizan un año con retracción en sus ventas y grandes procesos de reestructuración interna para afrontar el mal momento financiero.
Según un informe publicado en www.ambito.com, “la cadena de supermercados La Anónima transita un 2018 para el olvido. La retracción en el consumo junto al incremento de los costos está complicando su operatoria y eso se refleja en pérdidas millonarias. En el trimestre que va de julio a septiembre perdió poco más de $102 millones, prácticamente el mismo resultado negativo que obtuvo en los 12 meses anteriores, que fue de $120 millones”.
La nota periodística agrega que la empresa no cerraba un balance negativo desde 2001/02 y “aunque en los últimos meses concretó inversiones para potenciar su negocio orientado a la exportación de carne -incluso es uno de los mayores beneficiados de la Cuota Hilton- el grueso de sus ingresos dependen de las ventas en el mercado local y el panorama claramente no es muy alentador”.

Devaluación.
La Anónima, con fuerte presencia en distintas ciudades de La Pampa, tiene 163 sucursales, ocupa el cuarto lugar en ventas en el segmento supermercados a nivel nacional y su base de operaciones está en el sur, aunque también tiene sucursales en Buenos Aires y Córdoba.
“La fuerte y repentina devaluación del peso, que trajo aparejada una elevada inflación terminó por descalzar a la mayoría de las empresas locales y eso se refleja en sus números”, resaltó la nota firmada por Yanina Otero, quien también menciona a la francesa Carrefour como “otro caso emblemático”.
La cadena inició este año un fuerte proceso de reestructuración en la Argentina con cierre de sucursales y la reconversión de tiendas tradicionales en mayoristas, una decisión que generó gran incertidumbre en las sucursales de Santa Rosa.

Más problemas.
Wal Mart es otra de las firmas internacionales que inició un proceso de reestructuración orientado a la Argentina. “No sólo cerró su supermercado ubicado en el shopping DOT sino que también vendió 12 locales chicos que buscaban crecer en el segmento de proximidad. Ahora sus cañones están dirigidos a hacer crecer su cadena Changomas, que son supermercados mayoristas que ofrecen mejores precios en tiempos de crisis y ajuste”, sostuvo Ambito.
La cadena de española Dia y el grupo Chileno Cencosud, que en la Argentina opera con los supermercados Jumbo, también mostraron números complicados a raíz de la devaluación del peso argentino.