Inicio La Pampa Las obras que ejecuta le permiten equilibrar cuentas

Las obras que ejecuta le permiten equilibrar cuentas

COOPERATIVA DE REALICO: SIN COMPENSACION NI SUBSIDIOS

Las obras de infraestructura en agua potable, gas y cloacas que construye la cooperativa de servicios públicos de Realicó (Coopagua) le permiten sobrellevar un creciente déficit operativo en la prestación de los servicios, seriamente perjudicados por el congelamiento tarifario y la creciente morosidad montada en la prohibición de corte.
Norma Falco, gerenta de la entidad, le dijo a LA ARENA que por esta difícil situación, la prestación y cobranza se hace «compleja» y que aún cuando desde el punto de vista contable es incorrecto, mientras dure la posibilidad de hacer obras para terceros los ingresos que genere permitirán mantener a flote a la entidad.
«No es nuestra intención cortar el agua, el servicio básico, pero las tarifas no se mueven y aumentan con los costos operativos. Y no pasa con nosotros lo que las cooperativas de electricidad tienen, acá no hay compensaciones no subsidios de ningún tipo», lamentó.
Sostuvo que si bien tienen un muy buen diálogo con el municipio, «es solo con Acción Social, desde donde hacen algunos aportes para que la gente con menos recursos pueda pagar, pero nada más». Agregó que esta etapa «está terminando, se viene el fin de la prohibición de cortes pero para entonces mucho gente tendrá el máximo posible de facturas impagas, una deuda que no desaparece, no habrá condonación, hay que pagarla».
También dijo que en este contexto «de pandemia, este año los salarios han aumentado menos que los insumos, pero ahí no se detienen porque están atados al valor del dólar».

Obras en marcha.
Desde hace mucho tiempo, la Coopagua añadió un departamento de obras que, por encargo, hace tendidos de gas natural, agua potable y cloacas, además de las extensiones comunes de su función. Esos ingresos extras son los que le permiten mantener equilibrio y sostener al resto, aunque técnicamente no sea lo correcto.
«Actualmente estamos haciendo una obra en la urbanización Caldenia, que son ocho manzanas con ochenta y cuatro viviendas», informó la dirigente y puntualizó que «es una subcontratación que nos hizo una UTE que ganó la licitación que se ejecuta con fondos nacionales. Es por un valor de algo más de veinte millones de pesos», dijo.
Tiene un plazo de siete meses de ejecución, mientras que por otro lado trabajan en obras de ampliaciones de redes de gas en Parera, Quetrequén, Maisonnave y Rancul y esperan por la constitución de consorcios vecinales en Realicó para la ampliación de redes cloacales.
Trabajadores de planta permanente son los ejecutores de las obras, que además «comparten las maquinarias que tenemos con los servicios básicos. Ahora hemos tenido que tomar personal temporario para todo lo que estamos haciendo y tenemos algún proyecto para incorporar más maquinarias, aunque con lo que tenemos estamos muy bien», contó.
Al responder sobre las condiciones técnicas de los servicios básicos, Falco indicó que «estamos muy bien en agua, tanto en la captación como en el almacenaje y la distribución», pero con una necesidad de inversiones importantes en cloacas. «La obra inicial se previó para dos mil conexiones y hoy estamos cerca de las tres mil. Hace falta urgente un nuevo piletón de tratamiento de los desechos», sostuvo e informó que «ya hay iniciadas gestiones desde el municipio ante el gobierno provincial por los fondos para hacerlo y nosotros estamos a cargo del proyecto técnico», concluyó.

“Basura cero”
La Coopagua lleva adelante desde 1999 el programa “Pro-Verde”, que gestiona la basura que produce la localidad. Realicó, en crecimiento, genera cada día más, obligando a la entidad a mejorar constantemente su planta de personal, su maquinaria e infraestructura.
Marina Arroyo, responsable del área, sostuvo que “es cierto que hay gente desaprensiva, pero hemos logrado avanzar en la concientización. La basura se recoge, se clasifica y hasta el descarte tiene destino. Podemos decir que cumplimos con ‘basura cero’, sostuvo.
Agregó que serían bienvenidos más personal y herramientas dado el crecimiento del trabajo, pero advirtió que aún cuando se procesa y se comercializa todo lo reciclado, “los precios que se pagan son bajos y lo que se recauda incide muy poco en los costos operativos que tiene la planta y el sistema de recolección”.