Inicio La Pampa Las prepagas aumentan un 12%

Las prepagas aumentan un 12%

SUBA EN DICIEMBRE: EN EL AÑO ACUMULAN 60%

El fin de año que se aproxima en la Argentina no trae buenas noticias para los castigados consumidores: aumentos en la nafta, el pan, las tarifas y también la medicina prepaga. Ayer se confirmó que las obras sociales privadas tendrán un aumento de hasta el 12 por ciento a partir del mes de diciembre.
El Gobierno nacional autorizó a las empresas de medicina prepaga a que apliquen un nuevo aumento: será la sexta suba consecutiva porque subió un 5,5 por ciento en julio, 6 % en agosto, 6 % en septiembre, 4 % en octubre, 4 % en noviembre y ahora un 12 % en diciembre. También hubo subas en febrero (5,5 %) y en mayo (7,5 %). De esta forma, en todo 2019 se habrán registrado ocho aumentos, que acumulados ascienden al 61 por ciento, una cifra mayor a la inflación, que se espera que ascienda al 55 por ciento, según el Banco Central.
La Superintendencia de Seguros de Salud habilitó este aumento tras evaluar el «incremento de costos del sector», según indica el decreto. Es que las entidades que buscan realizar aumentos antes deben requerirlo a este organismo y finalmente lo aprueba la Secretaría de Salud. «Resulta razonable autorizar un aumento general, complementario y acumulativo de hasta 12 por ciento a partir del primero de diciembre», agrega el documento. Las prepagas deberán informar a los afiliados con al menos 30 días de antelación. El valor del plan intermedio de una prepaga para una persona de entre 30 y 40 años es de unos 8.000 pesos.

«No puede pagar más».
El Gobierno de Mauricio Macri aceptó el aumento tras el pedido de empresas prestadoras, sanatorios y financiadores. «El 40 por ciento de los costos están dolarizados, por lo que tuvimos aumentos en medicamentos, insumos y prótesis después de las elecciones, cuando el dólar pasó de 45 a más de 60 pesos», explicó al diario Página/12 Jorge Piva, director general de Medifé y vicepresidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud (UAS).
Según reveló Piva, antes de solicitar este aumento al Gobierno, intentaron acordar otras medidas, como exenciones impositivas en el pago del impuesto a las ganancias o ingresos brutos. Según plantean, son beneficios similares a los que tiene el sector de la educación privada.
«Somos subsidiarios al sistema de salud estatal, con nuestras prestaciones el Estado está relevado en invertir dinero», explicó. Además, destacó que las subas tienen impactos negativos en la cantidad de afiliados: «Hace 90 días que venimos trabajando para morigerar o eliminar el nuevo aumento, pero no tuvimos suerte. Ante cada suba se nos cae la cartera de clientes porque la gente no puede pagar más».