Lavacoches trabajan frente a la vereda del municipio

¿Y LA "FIRMEZA" COMUNAL?

El intendente santarroseño Leandro Altolaguirre ha retomado estos días, después de algunos meses de sosiego, su espíritu beligerante, o dicho de otro modo la toma de algunas medidas polémicas y que generan conflicto, según el sector que se sienta perjudicado.
Por estas horas, el proyecto para retirar a los trabajadores que llegan a la edad jubilatoria y que no cuentan con aportes suficientes y que parece camino al naufragio en el ámbito del Concejo Deliberante, es el que se lleva la mayoría de las miradas. Pero muy cerca en la consideración la comuna tiene abierto un frente polémico con la habilitación para la reapertura de la céntrica confitería inmersa en largo -y privado- conflicto de intereses y también está apenas retrasado en la consideración el tratamiento del retiro de los vendedores ambulantes del radio céntrico con los comerciantes presionando detrás.
Estos frentes no son los primeros de la gestión de Leandro. Y de acuerdo a su manera de proceder, no parece que serán los últimos. Ya ha tenido duros cruces, especialmente con los trabajadores municipales. Y es por todos recordada su pulseada a fondo para deshacerse de los “lavacoches”, que dominan ya no sólo el radio céntrico sino también otros lugares neurálgicos de la ciudad como las zonas de estacionamiento de centros de salud, terminal de micros y centros comerciales.
La carpa instalada como parte del reclamo de esos trabajadores informales ha quedado como un recuerdo emblemático de esa tenida. La “firmeza” que mostró en su momento el principal habitante de San Martín 50 quedó patentizada en esta toma gráfica de las últimas horas. Frente a las ventanas del despacho de Altolaguirre, allí donde en la vereda estuvieron las carpas, una camioneta está siendo lavada de una manera natural. Como tantas otras veces, y a pesar de caer en un lugar común, la imagen exime de más palabras.