Le apuntan a la CEW porque cobró un seguro inexistente

UNA CIFRA MILLONARIA

(Winifreda) – Usuarios rurales manifestaron sentirse “doblemente estafados” por la Cooperativa Eléctrica de Winifreda (CEW) porque sus consejeros y gerente omitieron comunicarles que dieron de baja un seguro que protegía las redes de electrificación rural y demás artefactos de las inclemencias climáticas, pero lo siguieron cobrando en la boleta de servicios durante nueve meses.
En el salón de actos de la entidad solidaria, el lunes a la noche, se realizó una nueva reunión entre ambas partes, aunque esta vez participaron un centenar de ruralistas -entre ellos abogados y contadores- cuando en el encuentro anterior habían sido muchos menos. Casi todos sabían que los consejeros habían cancelado el seguro rural sin haberlos consultado previamente.
Los usuarios de los consorcios rurales, propietarios de más de 800 kilómetros de líneas, fueron notificados por carta, fechada el 22 de octubre, de “el cese de la operatoria del seguro de infraestructura de redes a partir del período septiembre 2018”. Se les comunicaba además que “a partir de este mes los daños ocasionados sobre la infraestructura eléctrica de media tensión (redes y transformador) por eventos climáticos extremos serán objeto de un tratamiento conforme las disposiciones del reglamento de uso del servicio eléctrico y las pautas que de modo consuetudinario hayan pactado los diversos consorcios de productores propietarios de las redes rurales bajo la concesión de la CEW”.
Los campesinos contaban con información dado que expresaron que la póliza había sido cancelada en diciembre de 2017, quedando vigente solo la de responsabilidad civil. “Qué hicieron con la plata que recaudaron durante nueve meses”, preguntó un usuario.
La entidad tiene 338 conexiones rurales y cada una abonaba 1.150 pesos por mes del prorrateo del costo de la póliza que brindaba cobertura casi total. El monto cobrado por la CEW asciende a casi 3,5 millones de pesos.

Cuestionamientos.
El presidente de la CEW, Javier Gómez, y los demás consejeros, entre ellos la intendenta Adriana García (se sumó al Consejo este año), mantuvieron silencio. Las explicaciones las dio el gerente, Hernán Camps. “Este año se repararon 30 transformadores”, dijo.
“No tuvimos cobertura en todos estos meses, pero igual la cobraste con la factura. Si eso hiciste es un delito”, lanzó un abogado. “Lo mínimo que tendrían que hacer es acreditarnos la plata”, agregó y preguntó “cuánto pagan por la póliza de responsabilidad civil en relación a la que dieron de baja, para saber si se justifica que nos hayan seguido facturando $1.150”, acotó. Otro usuario expresó: “No teníamos cobertura por más que digan que la cooperativa la prestaba con lo que recaudaba”.

Acta del Consejo.
Ante tantos cuestionamientos, Camps dio lectura a un acta del Consejo de Administración del 14 de diciembre de 2017. “El gerente expone que fue analizada la propuesta de renovación de la póliza de seguros de líneas rurales y de modo preventivo se continuó con la cobertura hasta el 30 de noviembre de 2017 hasta definir el alcance de la nueva propuesta de renovación. La misma es discutida y se decide dar de baja la cobertura por ser excesivamente oneroso para esta cooperativa y los usuarios rurales, a quienes es trasladado el costo. También se rescinde el seguro de incendio hogar y el seguro de vida por cada asociado”, textual del acta.
“Se encomienda al gerente adquirir materiales. El seguro de estructura de líneas se mantendrá a los usuarios rurales hasta tanto se cotice una nueva cobertura; en caso de no obtener una oferta conveniente se mantendrá el cobro del concepto referido a los fines de afrontar siniestros que pudieran afectar las estructuras rurales”, sigue el escrito.
Ante la evidencia, una chacarera planteó: “Por qué no nos llamaron al día siguiente para comunicarnos tal resolución”. “Nos queda la duda acerca de si podían hacer eso o no. Nos sentimos estafados doblemente en la plata y en las formas”, afirmó un usuario. Nadie lo contradijo.
Un dato: en la asamblea general ordinaria realizada el 6 de agosto pasado, presidida por los mismos consejeros, tampoco se les comunicó a los usuarios presentes lo resuelto en diciembre de 2017.

Evaluarán una compensación
“Para calmar las aguas”, un ruralista propuso que se contrate un nuevo seguro, pero que a cuenta de lo cobrado en los nueve meses en que no hubo cobertura total, por 90 días no se traslade el costo de la póliza a los usuarios sino que sea afrontado por la CEW. Pasado ese lapso “arrancamos pagando todos parejos”, mocionó. “Es una muy buena idea”, aceptó un ruralista y los demás asintieron. Otro chacarero entendió que los consejeros actuaron “de buena fe” pero “lo cortés no quita lo formal”, por eso opinó que la decisión final que se tome en otra reunión sea ratificada en la próxima asamblea.