miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa Le dicen que no está en lista y no la vacunan

Le dicen que no está en lista y no la vacunan

MUJER EN SILLA DE RUEDAS

Una mujer diabética, recientemente amputada aseguró que la convocaron para vacunarse en Villa Santillán, que fue en silla de ruedas hasta el Centro de Salud a la hora del turno y que se negaron a inocularla porque «no figuraba en la lista».
Carina Cisneros denunció ayer que fue convocada al Centro de Salud de Villa Santillán, para vacunarse contra el Covid, y cuando llegó luego de recorrer varias cuadras en silla de ruedas, le dijeron que no había confirmado su asistencia, y le negaron la aplicación.
La mujer le relató la situación a un cronista de este diario. «A mí me llamaron el lunes a las 12.30 del mediodía desde la posta de Villa Santillán para decirme que tenía turno para aplicarme la vacuna contra el Covid a las 15.30. Cuando me llaman yo le comenté a la chica que estaba esperando el turno pero que hace dos semanas me habían amputado la pierna, yo ya tenía una pierna amputada y me amputaron la otra», explicó.
Y añadió que «entonces me dicen que fuera en un auto, que me vacunaban ahí en el auto, y les dije que como estoy, no me podía subir a un auto, pero que de una forma u otra iba a llegar, porque estaba esperando la vacuna. Si bien son unas cuantas cuadras hasta la posta, me llevó mi hija en la silla de ruedas, ya que era la única posibilidad que tenía para llegar».
Asimismo, Cisneros le dijo a LA ARENA que «a las 15.25 llegué, me preguntaron el nombre, y cuando les dije que era Carina Cisneros me dijeron que no estaba anotada, porque no había confirmado que iba. Que había 17 personas anotadas, pero yo no figuraba en la lista».
«Les dije que yo había informado que no podía ir en auto, pero no que no iba a ir, porque estaba esperando con ansias al llamado para la vacuna, porque soy diabética, de alto riesgo, y el médico me había dicho que era indispensable que me la ponga», añadió la mujer.

No figuraba.
En ese momento, según la mujer, «empezaron a dar vueltas, que no figuraba, que seguramente me habían pasado para otra lista, y les dije que no me podían mandar a mi casa sin vacunarme con lo que había pasado, que me fui agarrando hasta con los dientes a la silla de ruedas, por las calles rotas, con miedo de caerme porque tampoco mi hija es muy hábil con la silla para hacer tantas cuadras. Fue todo un sacrificio el que hicimos para poder ponerme la vacuna y me dijeron que no, que no la iban a aplicar».
«Llegue con la herida de la pierna sangrando del mismo movimiento, y los golpes por el desnivel de las calles, pero no les importó nada. Pasé un momento muy malo, incluso la gente que estaba esperando le decía que me vacunen, una docente se ofreció a que me pongan su vacuna, que ella podía volver en otro momento, pero le dijeron que no, y no hubo caso».

Por mail.
Cisneros señaló que en el Centro de Salud, «decían que ellos avisaban por mail, pero a mí no me llegó el mail, me llamaron por teléfono tres horas antes del turno para que vaya. No puede ser que en tres horas no esté más mi vacuna», y explicó que «a mí no me llegó nunca el mail, me llamaron por teléfono. El tema es que si me vuelven a llamar para ir no sé qué hacer, me tendrían que venir a vacunar en mi casa. No puedo volver a pasar por lo mismo de ir hasta allá, y que al llegar me vuelvan a decir que no me van a vacunar, porque es doble el riesgo», concluyó.